Gobernador de Florida presenta legislación estatal para hacer frente a la influencia del PCCh

Por Frank Fang
02 de Marzo de 2021
Actualizado: 02 de Marzo de 2021

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha presentado una amplia legislación destinada a hacer frente a la influencia extranjera maligna, en particular del Partido Comunista Chino (PCCh).

“Durante la última década, el Partido Comunista de China ha sido meticuloso y deliberado en su infiltración económica en todo el mundo”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa el 1 de marzo.

Y añadió: “El Partido Comunista Chino ha convertido en una misión de su expansión global del poder el robo de la propiedad intelectual de nuestras empresas, nuestro gobierno y nuestras instituciones académicas, todo ello para alimentar aún más sus objetivos globales”.

“Tenemos que actuar, mantenernos firmes contra el Partido Comunista Chino y la influencia e interferencia extranjera en la investigación, la educación y los asuntos públicos estadounidenses”, dijo el gobernador.

El lunes, el congresista Matt Gaetz (R-Fla.) escribió un tuit para agradecer al gobernador su iniciativa.

Según DeSantis, las agencias estatales, las universidades estatales, las escuelas públicas y los gobiernos locales no deben “utilizar nunca el dinero de los impuestos para establecer programas lingüísticos y culturales con gobiernos extranjeros que antepongan el interés de esos gobiernos a nuestro propio interés”.

Nombró como ejemplo a los Institutos Confucio (IC) financiados por Beijing, y elogió a la Administración Trump por haber tomado medidas críticas para limitar la expansión de estas escuelas en Estados Unidos.

Bajo la Administración Trump, los programas de lengua y cultura de los IC fueron objeto de escrutinio por parte de los funcionarios estadounidenses por la preocupación de que difundieran propaganda comunista china, restringieran la libertad académica y facilitaran el espionaje en las aulas estadounidenses. En agosto del año pasado, el Departamento de Estado designó como misión extranjera a un centro con sede en Washington que promueve los IC en Estados Unidos.

“Con nuestra propuesta de hoy, nos aseguraremos de que ninguna organización de este tipo pueda volver a establecerse en ninguna institución de educación superior de Florida”, dijo DeSantis.

A fecha del 17 de febrero, no había ningún IC en ninguno de los campus de Florida, según el grupo de defensa de la educación National Association of Scholars (NAS). Sin embargo, el grupo afirmó que 55 IC permanecen abiertos en Estados Unidos, incluyendo tres que está previsto que cierren a finales de este año.

Según DeSantis, las universidades tendrían que establecer “un estricto proceso de investigación y revisión” para los solicitantes extranjeros que quieran ocupar puestos de investigación. Por otro lado, las universidades también deben contar con programas para supervisar los viajes internacionales de sus empleados.

“Debemos asegurarnos de que la innovación y el talento de nuestra investigación beneficien a Florida y a nuestro país, y no a intereses extranjeros como el Partido Comunista Chino”, dijo DeSantis.

Según la legislación propuesta, las agencias estatales y las subdivisiones políticas, así como las instituciones públicas de educación superior, estarían obligadas a informar de cualquier regalo de 50,000 dólares o más procedente de un gobierno extranjero, una persona extranjera o cualquier individuo que trabaje como apoderado de siete países extranjeros preocupantes. Estos países son China, Cuba, Irán, Corea del Norte, Rusia, Siria y Venezuela.

Los infractores deberán devolver al estado de Florida el 105 por ciento del importe de los regalos no declarados, según DeSantis.

“Las entidades privadas que busquen subvenciones o contratos públicos que superen los 100,000 dólares también deberán informar de cualquier contrato con, donaciones de, o subvenciones recibidas de personas o entidades sustancialmente influenciadas por dichos gobiernos, que tengan un valor superior a 50,000 dólares durante los cinco años anteriores”, dijo DeSantis.

Para prevenir el espionaje corporativo, DeSantis declaró que la legislación propuesta también moderaría la ley estatal para crear “un delito de tercer grado para una persona que cometa el robo de un secreto comercial y un delito de segundo grado para el tráfico de secretos comerciales”.

Cualquiera que cometa un robo de secretos comerciales en nombre de un gobierno o entidad extranjera se enfrentaría a “penas de prisión más largas” porque su delito sería “reclasificado un grado más alto” según la legislación propuesta.

El presidente de la Cámara de Representantes de Florida, Chris Sprowls, dijo en la conferencia de prensa que “China está llevando a cabo agresivas campañas de propaganda y espionaje aquí mismo, en el estado de Florida”, señalando los recientes casos penales que implican a investigadores locales que no revelaron sus vínculos con China.

En febrero, Lin Yang, un antiguo profesor de la Universidad de Florida, fue acusado de cargos que incluían fraude electrónico y realización de declaraciones falsas, después de haber ocultado tanto su trabajo en China como el apoyo financiero del régimen chino.

“Apenas hemos empezado a arañar la superficie de la profundidad de la influencia y las operaciones de recolección de China [en Florida]”, añadió Sprowls.

Sprowls concluyó que la nueva legislación convertirá a Florida en “la primera del país” en desplegar su propia supervisión para proteger a las instituciones financiadas por los contribuyentes estadounidenses de la injerencia extranjera.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS