Informe del Departamento de Estado de EE.UU. destaca abusos de DD.HH. del régimen chino

Por Frank Fang
12 de Marzo de 2020
Actualizado: 12 de Marzo de 2020

El pésimo historial de derechos humanos de China, en particular en lo que respecta a la persecución del grupo espiritual Falun Gong, fue uno de los temas del último informe sobre derechos humanos del Departamento de Estado de Estados Unidos.

“En China, el Partido Comunista Chino (PCCh) utiliza sistemas de vigilancia de alta tecnología para vigilar a los posibles disidentes”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo en una sesión informativa para la prensa el 11 de marzo sobre el comunicado de prensa del informe.

Todos los años, el Departamento de Estado evalúa a países de todo el mundo en su historial de derechos humanos.

Pompeo reiteró sus observaciones de julio del año pasado en una conferencia sobre libertad religiosa auspiciada por el Departamento de Estado, calificando el tratamiento que  da China a los uigures en Xinjiang al noroeste de China como “la mancha del siglo”. Añadió que Beijing “intenta ocultar lo que hace intimidando a los periodistas”.

Más de un millón de minorías étnicas musulmanas, incluidos los uigures, los kazakos y los kirguises, están detenidos en aproximadamente 1200 campos de internamiento en la región china de Xinjiang, según el informe del Departamento de Estado sobre el tráfico de personas correspondiente a 2019. Beijing afirma que estos campos son “centros de capacitación vocacional”.

“Está encarcelando a las minorías religiosas en campos de concentración—parte de su antipatía histórica hacia los creyentes religiosos”, dijo Pompeo.

Pompeo también criticó a Venezuela, Irán y Cuba por sus abusos a los derechos humanos.

“Rezamos por un día en el que los cubanos, venezolanos, chinos, iraníes y todos los pueblos puedan hablar y reunirse libremente sin temor a sus propios gobiernos”, concluyó.

Sustracción de órganos

En el informe también se señaló la práctica autorizada por el Estado chino de matar a prisioneros de conciencia para cirugías de trasplante de órganos, y se citaron dos conclusiones recientes.

En junio de 2019, un tribunal popular independiente no gubernamental de Londres encontró “pruebas directas e indirectas de la sustracción forzada de órganos” en China, citando “tiempos de espera extraordinariamente cortos” y “el desarrollo de infraestructura masiva de instalaciones y personal médico para operaciones de trasplante de órganos”.

El panel, conocido como el Tribunal de China, concluyó más allá de toda duda razonable que la sustracción forzada de órganos, autorizada por el régimen, había tenido lugar durante años en China “a una escala significativa” y sigue teniendo lugar hoy en día.

Además, los expertos encontraron que los practicantes de Falun Gong han sido la principal fuente de órganos.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una antigua práctica espiritual con ejercicios meditativos y enseñanzas morales. Desde julio de 1999, el régimen chino ha iniciado una persecución a nivel nacional, arrojando a cientos de miles de practicantes a las prisiones, campos de trabajo forzado y centros de lavado de cerebro, según el Centro de Información de Falun Dafa.

El tribunal emitió su fallo completo el 1 de marzo, incluyendo nueva evidencia acerca de la participación directa de los oficiales chinos en la sustracción forzada de órganos.

El Departamento de Estado también cuestionó la afirmación de China en 2015 de haber dejado de obtener órganos de prisioneros ejecutados para usarlos en trasplantes, citando un estudio realizado en 2019 por la Universidad Nacional Australiana y publicado en la revista científica BMC Medical Ethics. Beijing afirma que, desde 2015, ha dependido de un sistema de donación voluntaria para los trasplantes de órganos.

El estudio determinó que había “pruebas muy convincentes” de que las estadísticas oficiales chinas sobre donaciones de órganos eran “falsas”, incluso datos que correspondían a una ecuación matemática. En el estudio se señaló que en el sistema de donación de China probablemente habría “donantes no voluntarios”, posiblemente prisioneros, que se clasificaban erróneamente como donaciones voluntarias.

Abogados

Los abogados en China también son objetivo del régimen chino por asumir casos “sensibles”, como “defender a disidentes prodemocracia, activistas de iglesias, practicantes de Falun Gong o detractores del gobierno”, según el informe. Esos abogados fueron castigados por las autoridades, incluso con la revocación de sus licencias o la prisión.

Por ejemplo, Liu Zhengqing, un abogado de la provincia de Guangdong, en el sur de China, es conocido por defender a los activistas proderechos y a los practicantes de Falun Gong. En enero de este año, a Liu se le revocó la licencia después de que los fiscales locales le acusaran de “poner en peligro la seguridad nacional”.

Según un informe de diciembre de 2019 de Radio Free Asia (RFA), los cargos de Liu estaban relacionados con su representación de dos clientes: Zhang Haitao, un vendedor de electrónica que fue condenado a 19 años de prisión en 2016 por criticar en línea a las autoridades chinas por su trato a los uigures; y Li Yanming, un practicante de Falun Gong que vive en la ciudad de Foshan en Guangdong.

“Se exige a los abogados que sean miembros de All China Lawyers Association, controlada por el PCCh, y el Ministerio de Justicia exige que todos los abogados prometan su lealtad a la dirección del PCCh al emitir o renovar anualmente su licencia para ejercer la abogacía”, explicó el informe. El reglamento se publicó en julio de 2018, una medida que suscitó preocupación por la mayor erosión del estado de derecho en China.

Otro abogado chino, Qin Yongpei, que trabajó en casos relacionados con practicantes de Falun Gong y abogados arrestados con motivo de una represión nacional en julio de 2015, fue inhabilitado en mayo de 2018. La represión, en la que se detuvo a cientos de abogados en toda China, se conoce comúnmente como el incidente 709.

Luego fue detenido por la policía secreta en la región de Guangxi, en el sur de China, en octubre del año pasado, acusado de “incitar a la subversión del poder estatal”, según el informe del Departamento de Estado. Fue arrestado formalmente en diciembre.

El 11 de marzo, RFA informó que a la esposa de Qing, Deng Xiaoyun, se le negó el acceso al expediente judicial de su esposo por parte de la oficina del fiscal en Nanning, la capital de Guangxi. El tribunal denegó su solicitud sobre la justificación de que el archivo involucraba “secretos nacionales”.

Continúa la persecución

El informe identificó a muchos presos políticos que siguen detenidos en China desde finales del año pasado, incluidos dos practicantes de Falun Gong, Bian Lichao y Ma Zhenyu.

Bian, un exprofesor de educación media de la ciudad de Tangshan, en la provincia de Hebei, al norte de China, fue condenado a 12 años de prisión en 2012, según Minghui.org, un sitio web que monitorea la persecución de Falun Gong en China.

En marzo de 2014, la esposa y la hija de Bian fueron secuestradas por la policía local en Hebei. Luego fueron juzgadas en la corte en diciembre del mismo año. En abril de 2015, la hija fue sentenciada a 3.5 años y la esposa a 4 años, bajo el cargo de “promover a Falun Gong en Internet”.

Ma Zhenyu era anteriormente un ingeniero de radar que trabajaba para el 14º instituto de investigación de la corporación estatal China Electronics Technology Group.

En julio de 2019, la esposa de Ma, Zhang Yuhua, que escapó a Estados Unidos, dijo que su marido estaba cumpliendo una condena de 3 años de prisión.

En su comparecencia en la mencionada conferencia sobre libertad religiosa de 2019, organizada por el Departamento de Estado en Washington, Zhang expresó su preocupación por la posibilidad de que lo mataran por sus órganos mientras estaba encarcelado.

Según Zhang, Ma fue sentenciado en 2017 por enviar seis cartas a los principales líderes del régimen chino instándolos a poner fin a la persecución de Falun Gong.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Video relacionado

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS