Juez de Flynn contrata abogada bien conectada en D.C. para enfrentar orden de la Corte Superior

Por Petr Svab
24 de Mayo de 2020
Actualizado: 24 de Mayo de 2020

El juez de Distrito de Estados Unidos, Emmet Sullivan, quien preside el caso del teniente general Michael Flynn, exasesor del presidente Donald Trump, ha contratado a una destacada abogada de Washington para que lo represente ante el tribunal de apelaciones en D.C, confirmó a The Epoch Times una persona familiarizada con la reciente decisión de Sullivan.

Sullivan contrató a Beth Wilkinson luego de que el tribunal superior le ordenara el 21 de mayo que respondiera en 10 días sobre por qué no aprobó la moción del Departamento de Justicia (DOJ) de archivar el caso del general de tres estrellas retirado del Ejército.

Wilkinson ha representado en el pasado a grandes corporaciones como Pfizer, Bayer, Microsoft y Phillip Morris, así como también a los asesores de la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, durante la investigación del FBI del servidor de correo electrónico privado de Clinton. También ayudó en 2018 al entonces nominado a la Corte Suprema, Bret Kavanaugh, en la preparación de su defensa contra una acusación de haber cometido una agresión sexual mientras estaba en la escuela secundaria.

Wilkinson está casada con el analista de la CNN, David Gregory, expresentador del programa de noticias de la NBC “Meet the Press”.

Flynn, exjefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa y exasesor de seguridad nacional del presidente Trump, se declaró culpable en 2017 de un cargo de mentir durante un interrogatorio de la FBI. En enero, negó la declaración y pidió al tribunal que le permitiera retirarla.

El Departamento de Justicia (DOJ) decidió archivar el caso de Flynn el 7 de mayo, diciendo que la entrevista con el FBI no se basaba en una investigación propiamente dicha y “parece que se llevó a cabo solo para obtener esas muy falsas declaraciones y, por lo tanto, criminalizar al Sr. Flynn”.

Sullivan se negó hasta ahora a confirmar la desestimación y en cambio estableció un plan que prolongaría el caso posiblemente durante meses. Él nombró al exjuez federal John Gleeson, como amicus curiae (Amigo de la Corte) “para presentar los argumentos en oposición a la moción de desestimación del gobierno”, así como para “abordar” si la corte debe hacer que la defensa explique por qué “Flynn no debería ser arrestado por desacato penal por falso testimonio”.

Sullivan también señaló que podría permitir que más amicus se unieran al caso.

Los abogados de Flynn, dirigidos por la exfiscal de Texas, Sidney Powell, presentaron el 19 de mayo una petición para una orden judicial de mandato, una solicitud al tribunal superior para ordenar a Sullivan que acepte la desestimación del caso, cancele el nombramiento de Gleeson y asigne el caso a otro juez.

La acción de Sullivan, la cual fue reportada por primera vez en The Washington Post, destaca la peculiaridad de la situación.

La mayoría de las peticiones de orden judicial son denegadas de inmediato, según el abogado de apelaciones John Reeves, exasistente del fiscal general de Missouri. Si la corte de apelaciones está dispuesta a considerar la petición, tiene que obtener una respuesta de la corte inferior primero. Por lo general, eso sucedería invitando al juez a responder o nombrando a un amicus para que lo represente.

Es inusual que la corte de apelaciones ordene directamente al juez, dijo Reeves a The Epoch Times.

“El corto plazo de tiempo reconoce la seriedad del asunto para la correcta administración de la justicia”, comentó Powell sobre la orden en un tweet el 21 de mayo.

Además, la orden incluye una referencia a un caso de 2016, en el que el tribunal dictaminó que un juez solo tiene un papel “restringido” cuando los fiscales le envían una moción para desestimar un caso.

“Las decisiones de desestimar los cargos penales pendientes, no menos que las decisiones de iniciar los cargos y de identificar qué cargos deben ser presentados, se encuentran directamente dentro del ámbito de la discreción de los fiscales”, dice el fallo.

El caso está siendo tratado en el tribunal de apelaciones por un panel de tres jueces: Karen Henderson, nombrada por G. W. Bush; Robert Wilkins, nombrado por Obama; y Neomi Rao, nombrada por Trump. No hubo disidencia en la orden.

La referencia de Sullivan al desacato por falso testimonio probablemente se refiere a que Flynn reiterará su declaración de culpabilidad ante el juez en 2018. Flynn dijo que solo lo hizo porque sus abogados le instaron y porque fue coaccionado a hacer la declaración por la amenaza de los fiscales de acusar a su hijo.

La declaración es legalmente irrelevante para la desestimación del caso, según Powell, porque el Departamento de Justicia basó su decisión en la falta de materialidad, es decir, el impacto de lo que Flynn dijo, en una investigación legítima de la FBI.

“Él tuvo que aceptar con fe que las preguntas [que el FBI le hizo] eran ‘materiales'”, dijo ella en la petición.

Además, como señaló el tribunal de apelaciones del 9º circuito en 2009, “está bien establecido que el gobierno puede solicitar la desestimación, incluso después de que una queja se haya convertido en una condena por una declaración de culpabilidad”.

“Este no es un principio nuevo en nuestro sistema legal, y entre abogados, jueces y académicos legales honestos, no está sujeto a ningún debate serio”, dijo Reeves por correo electrónico.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El peligro de poner la vara del ‘impeachment’ tan bajo: Juicio político a Trump, Estados Unidos

TE RECOMENDAMOS