Las tácticas agresivas de Beijing al sembrar desinformación pandémica desencadenan un retroceso

Por Cathy He
03 de Mayo de 2020
Actualizado: 04 de Mayo de 2020

La agresiva diplomacia del régimen chino en medio de la pandemia está causando un retroceso en todo el mundo a medida que los países duplican los pedidos de una investigación sobre el manejo del brote por parte de Beijing.

En las últimas semanas, los diplomáticos chinos se han involucrado en discusiones verbales sobre asuntos que incluyen productos médicos defectuosos enviados desde China, y países que exigen una mayor responsabilidad del régimen en Beijing por su papel en causar que el virus del PCCh se propague por todo el mundo.

El enfoque de confrontación–denominado diplomacia del “guerrero lobo” después de dos exitosas películas de acción chinas con connotaciones nacionalistas que se lanzaron en 2015 y 2017–no ha dado frutos.

Un número creciente de países ha citado a los embajadores chinos por infracciones relacionadas, desde difundir información errónea sobre la pandemia hasta discriminar a los inmigrantes africanos en la ciudad de Guangzhou, al sur de China, luego de que varios africanos dieran positivo por el virus.

Mientras tanto, los países están endureciendo cada vez más su postura hacia el régimen, reconsiderando su dependencia de fabricación en China y la aceptación de las empresas tecnológicas chinas que presentan riesgos de seguridad.

Las tensiones entre Australia y Beijing se extendieron durante la semana pasada, luego de que funcionarios australianos pidieran una investigación independiente sobre los orígenes del brote en China. En respuesta, el embajador chino, Cheng Jingye, insinuó que China podría boicotear los productos australianos si Australia no se retractaba de la investigación.

Si la investigación continuara, “La gente común podría preguntar: ‘¿Por qué deberíamos beber vino australiano? ¿Por qué comer carne australiana?’”, dijo Cheng en una entrevista con los medios locales.

La amenaza provocó enojo entre los funcionarios de todo el espectro político.

La ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Marise Payne, denunció el intento de “coerción económica” y reiteró los llamados a una investigación.

El régimen chino “durante décadas ha sido capaz de hacer retroceder a otros países amenazando con consecuencias económicas … pero no creo que vaya a funcionar tan bien”, dijo Helle Dale, investigadora principal de diplomacia pública en el grupo de expertos de The Heritage Foundation, con sede en Washington, a The Epoch Times, y agregó que los países ahora están trabajando juntos para enfrentar a China por la crisis.

En Europa, los legisladores en Alemania, Suecia y, más recientemente, el presidente de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE), han pedido una investigación sobre el origen del virus.

Mientras tanto, The New York Times reportó que la UE diluyó su informe sobre la desinformación pandémica luego de la presión de Beijing, un reclamo que fue negado por el máximo diplomático de la UE, Josep Borrell. Si bien reconoció que los funcionarios chinos se opusieron al contenido, dijo que “las revisiones habían sido parte del proceso de edición normal” y que los hallazgos no se habían suavizado.

La campaña de desinformación radical del régimen chino en los últimos meses, orientada a desviar la atención de su encubrimiento del brote, ha provocado el rechazo reiterado de los gobiernos occidentales y ha impulsado aún más a los países a repensar sus relaciones con el régimen.

“China se está volviendo más agresiva, más asertiva, y su conducta a lo largo del episodio de la COVID-19 ha ilustrado esto”, dijo Tobias Ellwood, miembro del Parlamento para el partido conservador gobernante de Gran Bretaña y presidente del Comité de Defensa de la Cámara de los Comunes a NTD, un medio afiliado a The Epoch Times.

Dijo que la falta de transparencia del régimen durante la crisis “ha iluminado sobre lo que muchas personas ya estaban preocupadas, la capacidad de China de actuar abiertamente con la comunidad internacional”.

Ellwood se encuentra entre un número creciente de políticos del Partido Conservador que instan a reajustar la relación del Reino Unido con el régimen, incluido el rechazo del gigante chino de telecomunicaciones Huawei en el lanzamiento de 5G en el país.

A principios de abril, el entonces primer ministro en funciones, Dominic Raab, dijo que el país no podía volver a “una situación normal” con China luego de la crisis.

“Tendremos que hacer preguntas difíciles sobre cómo surgió y cómo pudo haberse detenido antes”, dijo Raab.

Los diplomáticos chinos y los medios estatales han aumentado sus críticas hacia los Estados Unidos a medida que la administración Trump intensifica las demandas para que el régimen chino rinda cuentas por su encubrimiento del virus.

Después de que el presidente Donald Trump sugiriera el 27 de abril que Estados Unidos podría buscar una compensación “sustancial” del régimen chino por causar la pandemia, Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, acusó a los políticos en los Estados Unidos de “mentir entre dientes”.

Geng dijo en una conferencia de prensa el 28 de abril: “Aconsejamos a los políticos estadounidenses que reflexionen sobre sus propios problemas y hagan todo lo posible para controlar la epidemia lo antes posible, en lugar de seguir jugando trucos para desviar la culpa”.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, tildó más tarde esos comentarios como “desinformación comunista clásica”. Señaló los esfuerzos del régimen chino para silenciar a los médicos que intentaron hacer sonar la alarma sobre el brote durante sus primeras etapas.

“Esas son las cosas que hacen las instituciones comunistas. Todos los conocemos desde los días soviéticos. Sabemos el tipo de cosas que hacen los partidos comunistas para tratar de administrar la información dentro de su propio país y en todo el mundo”, dijo Pompeo en una entrevista con Fox el 29 de abril.

A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

TE RECOMENDAMOS