Legislador de EE. UU. pide esfuerzo global para lidiar con la desinformación de China e investigar el encubrimiento del virus

Por Frank Fang
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

El representante de EE. UU., Michael McCaul (R-Texas), está pidiendo al Departamento de Estado de EE. UU. que trabaje con aliados para contrarrestar la campaña de desinformación de China sobre el virus del PCCh.

“El PCCh (Partido Comunista Chino) está llevando a cabo una campaña de desinformación con la intención de transferir la culpa a Estados Unidos y está exacerbando esta dura situación”, escribió McCaul en una carta el 26 de marzo al secretario de Estado, Mike Pompeo.

El congresista agregó: “Para refutar la peligrosa campaña de desinformación del PCCh, Estados Unidos debería trabajar con democracias que piensan igual, incluyendo a Taiwán para producir un recuento definitivo de los orígenes del virus, de la culpabilidad del PCCh, y de cómo su indebida influencia socavó la legitimidad de la OMS [Organización Mundial de la Salud] en este tiempo crítico”.

McCaul también pidió una “investigación multilateral en el encubrimiento del coronavirus del PCCh”.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

El creciente brote global comenzó en Wuhan, la capital de la provincia Hubei en China, en diciembre de 2019. Ahora, el virus se ha desparramado a más de 200 países y regiones, y ha matado a más de 25.000 personas fuera de China continental.

El régimen chino encubrió inicialmente al brote cuando silenció a ocho denunciantes, entre ellos el oftalmólogo Li Wenliang, luego de que publicaron en las redes sociales chinas sobre una “neumonía desconocida” que se desparramaba en Wuhan. Li fue subsecuentemente convocado a una estación de policía y regañado por “diseminar rumores”.

La OMS repitió también inicialmente los dichos de Beijing de que no había “evidencia clara de transmisión de humano a humano” para el virus del PCCh.

Desde principios de marzo, Beijing comenzó a empujar agresivamente una campaña de propaganda global para desviar la atención de su mal manejo del brote.

Los medios estatales chinos comenzaron a esparcir falsas teorías conspirativas sobre el virus del PCCh, tal como acusar al ejército de EE. UU. de llevar el virus a Wuhan. Varios funcionarios chinos también diseminaron esta narrativa en sus cuentas de Twitter.

En días recientes, los medios estatales chinos también han hecho su blanco al presidente Donald Trump, promoviendo hashtags tales como “#Trump Pandemic” (Pandemia de Trump) y “Trump Virus” (Virus de Trump) en las redes sociales.

McCaul urgió la cooperación con Taiwán, el cual ha recibido elogios internacionales por su éxito en contener el brote, con un número relativamente bajo de 298 casos confirmados y tres muertes al 29 de marzo—a pesar de estar a solo 80 millas (130 km) de China continental.

No obstante, Taiwán también está enfrentando una creciente amenaza por los intentos de desinformación de China. El 25 de marzo, el legislador local Chao Tien-lin, miembro del Partido Progresista Democrático (DPP), declaró que las autoridades locales detectaron 96.000 instancias de diseminación de información falsa en internet y en los medios—de las cuales 23.000 eran relacionadas al virus—entre el 11 de enero y el 22 de marzo. Chao cita datos del Buró de Seguridad Nacional de Taiwán.

En un ejemplo, la estación de policía en la ciudad Taoyuan en Taiwán, informó al público a principios de marzo sobre un documento falso del gobierno de la ciudad que circulaba en Internet. El documento falso afirmaba que las autoridades locales habían impuesto cerrar la ciudad con el fin de prevenir que el virus se disemine, según la estatal Agencia Central de Noticias.

La policía de Taoyuan rastreó el documento hasta una dirección IP en China, donde alguien fingió ser un usuario de Facebook con el nombre “Zhang Xiang” en Taiwán.

McCaul pidió a los aliados internacionales investigar el encubrimiento del régimen chino que condujo a la pandemia global. “El trágico encubrimiento del coronavirus del PCCh es un llamado a la acción para la justicia” escribió en la carta.

El legislador estadounidense también le pidió al Departamento de Estado que considere enviar una “propuesta legislativa formal” al Congreso por cualquier “autoridad nueva que pueda necesitar para tratar efectivamente con la campaña de desinformación del PCCh”.

El 24 de marzo, McCaul envió una carta a los CEO de Amazon, Facebook, Google y Twitter, pidiendo a los gigantes tecnológicos de EE. UU. que expulsen de sus plataformas a los medios estatales chinos y a funcionarios del PCCh que estén diseminando desinformación sobre el virus del PCCh. Amazon ya no opera más en China, mientras que los tres últimos están prohibidos en China.

“Es decepcionante que funcionarios del PCCh puedan bloquear el acceso a sus plataformas en China, pero que aún así puedan registrar cuentas verificadas y desparramar mentiras, las cuales aparentemente no violan algunos términos de servicio de las compañías”, escribió McCaul.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos ¿Cuántos por la pandemia?

TE RECOMENDAMOS