Legislador republicano condena injustas detenciones de China durante los Juegos Olímpicos de Invierno

Por Rita Li
09 de Febrero de 2022 1:01 PM Actualizado: 09 de Febrero de 2022 1:01 PM

El senador Rick Scott (R-Fla.) condenó las “brutales” detenciones de Beijing en vísperas de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, dirigidas a quienes se manifiestan en contra del régimen chino y dijo que tal medida “merece el desprecio de toda nación amante de la libertad”.

“Estas últimas detenciones son el más reciente ejemplo de la voluntad de Beijing de silenciar y encarcelar a las minorías religiosas y a los disidentes políticos”, dijo Scott en una declaración emitida el 7 de febrero.

El comentario se produjo después de que la policía arrestara a una practicante del grupo espiritual Falun Gong tres días antes del comienzo de los Juegos Olímpicos y a un veterano activista prodemocrático de Hong Kong horas antes de la ceremonia de apertura, el 4 de febrero.

El legislador republicano acusó al Comité Olímpico Internacional (COI) de permanecer en silencio, lo que “lo hace cómplice de los abusos de los derechos humanos que el pueblo chino experimenta cada día de la mano del Partido Comunista Chino [PCCh]”.

“Toda nación amante de la libertad debe hablar claramente y hacer lo que el COI no hará: castigar al secretario general Xi [Jinping] por su genocidio y sus medidas antidemocráticas”, dijo Scott.

El régimen lleva décadas persiguiendo a Falun Gong y los últimos años ha estado encarcelando a activistas prodemocráticos en Hong Kong, dado que “la China comunista despliega a la policía y al ejército contra aquellos a quienes teme”, dijo Scott.

La policía de Hong Kong detuvo a Koo Sze-yiu el 4 de febrero, días después de que el veterano activista local anunciara sus planes de protestar ante las oficinas del gobierno por los ciudadanos prodemocráticos encarcelados. Koo, un anciano de 75 años, padece un cáncer en fase 4.

Un agente de policía hace guardia dentro de la zona cerrada de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022, cerca del centro principal de medios de comunicación en el Parque Olímpico de Beijing, el 29 de enero de 2022. (Kevin Frayer/Getty Images)

Mientras los Juegos Olímpicos se ponían en marcha, tras ser detenida por última vez el 1 de febrero, Ji Yunzhi, una madre de 65 años, inició una huelga de hambre en un centro de detención local de Mongolia Interior, China, el primer día de la celebración del Año Nuevo chino. El centro de detención denegó las visitas a los familiares. Ji es practicante de Falun Gong y durante las dos últimas décadas se ha negado a renunciar a su fe. Sus dos hijos emigraron antes a Estados Unidos.

Las autoridades de China continental la han tenido bajo vigilancia desde 1999, cuando el PCCh inició la persecución a nivel nacional contra Falun Gong, práctica espiritual también llamada Falun Dafa, que se basa en los principios fundamentales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Ji fue sometida a trabajos forzados en dos ocasiones, en 2001 y 2008, y torturada casi hasta la muerte en cada uno de los arrestos después de recibir repetidas descargas eléctricas, ser alimentada a la fuerza y golpeada. Posteriormente, tras su liberación las autoridades la acosaron, pese a que quedó discapacitada, informó Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que hace un seguimiento de la persecución de la practica espiritual en China.

Tres semanas antes de los Juegos Olímpicos, Beijing sentenció a 11 practicantes a penas de hasta ocho años de prisión, lo que a continuación fue condenado por Washington.

El 21 de enero, el Departamento de Estado de EE.UU. pidió al régimen que “ponga fin inmediatamente a sus perversos abusos y maltratos contra los practicantes de Falun Gong”.

Se calcula que entre 70 y 100 millones de chinos practicaban Falun Gong en 1999, al comienzo de la persecución del régimen. El PCCh consideró que su popularidad era una amenaza. Desde entonces, millones de personas han sido detenidas en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, y cientos de miles han sido torturados mientras estaban encarcelados, según el Centro de Información de Falun Dafa.

“Es lamentable que el mundo deba participar en unas Olimpiadas manchadas por la crueldad y la agresión de China”, dijo el senador Roger Wicker (R-Miss.) en una declaración el 4 de febrero.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.