Legisladores de EE. UU. denuncian 21 años de ‘implacable’ persecución de Beijing contra Falun Gong

Por Cathy He
20 de Julio de 2020
Actualizado: 20 de Julio de 2020

Alrededor de 30 legisladores y funcionarios de Estados Unidos han condenado la campaña de 21 años del régimen comunista chino para erradicar la práctica espiritual Falun Gong, que ha dado lugar a la brutal represión de millones de practicantes.

Con motivo del 21 aniversario del inicio de la persecución el 20 de julio, Sam Brownback, embajador itinerante de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional; Gary Bauer, comisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos (USCIRF); y 29 legisladores bipartidistas expresaron su apoyo a los practicantes de Falun Gong e hicieron un llamado al régimen chino para detener sus ataques a la práctica.

“Durante 21 años, el partido comunista chino ha estado llevando a cabo una campaña intensiva, exhaustiva e implacable contra aquellos que practican Falun Gong”, escribió el senador Ron Johnson (R-Wis.) en una carta.

El representante Ken Calvert (R-Calif.) escribió: “Los practicantes de Falun Gong han sido objeto de abusos, torturas, encarcelamiento ilegal, y la práctica extremadamente cruel de la sustracción de órganos”.

“Esta brutal persecución es intolerable y debe terminar”.

Los funcionarios de EE.UU. fueron algunos de los cientos de legisladores de todo el mundo que emitieron o firmaron declaraciones condenando la represión de Falun Gong por parte del Partido Comunista Chino (PCCh). Más de 600 legisladores actuales y anteriores de 30 países firmaron una declaración conjunta exigiendo el fin inmediato de la persecución y la libertad incondicional de todos los practicantes detenidos y otros prisioneros de conciencia en China.

“El Partido Comunista Chino está en guerra con la fe. Es una guerra que no ganarán”, dijo el embajador Brownback en una declaración en video. “La creencia de una persona es más fuerte que la de alguien que busca oprimirla”.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual que incluye ejercicios de meditación, un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Desde su presentación en 1992, la práctica se ha difundido ampliamente en China, con alrededor de 70 millones de personas practicando para el final de la década, según las estimaciones del gobierno en ese momento. Amenazado por esta popularidad, el PCCh prohibió la práctica el 20 de julio de 1999, lanzando una amplia campaña de persecución.

Desde entonces, grandes grupos de practicantes de Falun Gong han sido detenidos o encarcelados como resultado de su fe. Millones de practicantes han sido arrestados, y cientos de miles han sido torturados, según estimaciones del Centro de Información de Falun Dafa. Se ha confirmado que más de 4000 practicantes han muerto por torturas, según Minghui.org, un centro de información sobre la persecución a Falun Gong. Sin embargo, debido a la dificultad de obtener información de China, es probable que el verdadero número de muertes sea mucho mayor.

El Comisionado de la USCIRF, Bauer, denunció al PCCh por continuar deteniendo a los practicantes de Falun Gong a principios de este año “cuando debería haberse centrado en la contención de la pandemia del coronavirus”.

Muchos funcionarios también expresaron su indignación por la práctica del régimen chino de sustraer por la fuerza los órganos de los practicantes de Falun Gong detenidos. Las pruebas de esta espeluznante práctica han aumentado desde que surgieron las primeras acusaciones en 2006. En 2019, un tribunal popular independiente, tras la investigación de un año de duración, determinó, más allá de toda duda razonable, que el PCCh ha asesinado a practicantes de Falun Gong por sus órganos para venderlos en el mercado de trasplantes y continúa haciéndolo.

“No hay lugar en el siglo XXI para la sustracción forzada órganos”, dijo Bauer en una declaración grabada.

Brownback dijo que la administración continuará planteando este tema ante los organismos internacionales y pedirá a Beijing que abra sus registros de trasplantes de órganos para “dejar que el resto del mundo vea de dónde vienen los órganos de los trasplantes que se están haciendo”.

En un estudio publicado en noviembre en la revista científica BMC Medical Ethics se determinó que existían “pruebas muy convincentes” de que el régimen chino estaba falsificando sistemáticamente sus datos de donación de órganos. Encontró que las cifras oficiales se ajustaban casi exactamente a una fórmula matemática, una ecuación cuadrática.

Bauer dijo que la USCIRF insta a los Estados Unidos a llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre la cosecha de órganos autorizada por el estado de Beijing.

“Creemos que una investigación oficial del gobierno de Estados Unidos ayudará a que se preste mayor atención a este asunto y a movilizar el apoyo político necesario para tomar medidas concretas contra la China comunista por sus crímenes”, dijo.

La senadora Tammy Baldwin (D-Wis.) fue una de las muchas personas que expresaron su esperanza de que la persecución no se prolongara hasta el año 22.

“Espero que un día, pronto, los practicantes de Falun Gong en China y en todo el mundo puedan ejercer sus principios libres de opresión”, escribió en una carta.

Otros legisladores estadounidenses que emitieron comunicados expresando su solidaridad con los practicantes de Falun Gong fueron los senadores: Susan Collins (R-Maine) y Chris Van Hollen (D-Md.). Así como los representantes: Marcy Kaptur (D-Ohio), Ron Kind (D-Wis.), William Lacy Clay (D-Mo.), Gwen Moore (D-Wis.), Blaine Luetkemeyer (R-Mo.), Bill Foster (D-Ill.), Rep. Paul Tonko (D-N.Y.), Paul Gosar (R-Ariz.), Jaime Herrera Beutler (R-Wash.), Vicky Hartzler (R-Mo.), Mark Pocan (D-Wis.), Rodney Davis (R-Ill.), Glenn Grothman (R-Wis.), Jack Bergman (R-Mich.), Van Taylor (R-Tex.), Angie Craig (D-Minn.), Madeleine Dean (D-Pa.), David Trone (D-Md.), Daniel Crenshaw (R-Texas), Dean Phillips (D-Minn.), Ron Wright (R-Texas), Tom Tiffany (R-Wis.), y Del. Eleanor Norton (D-DC).

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“A continuación

La subversión comunista china de la OMS socavó la respuesta a la pandemia”

TE RECOMENDAMOS