Los “guerreros lobo” diplomáticos de China luchan una batalla política contra Occidente

Por Frank Fang y Cathy He
27 de Abril de 2021
Actualizado: 28 de Abril de 2021

Análisis de noticias

Desde Francia hasta Venezuela y Estados Unidos, los diplomáticos del régimen comunista chino estuvieron ocupados este año fanfarroneando, amenazando, y denigrando a sus países anfitriones como parte de un esfuerzo total para promover la agenda de Beijing en el escenario mundial.

Este estilo agresivo, apodado la diplomacia del “guerrero lobo”, se puso de manifiesto en marzo durante la primera reunión cara a cara entre los funcionarios de la administración de Biden y los diplomáticos del Partido Comunista Chino (PCCh) en Alaska. En un estallido ampliamente publicitado, los diplomáticos chinos respondieron a las críticas de Estados Unidos sobre las agresiones del PCCh en el país y en el extranjero lanzando una extensa diatriba acusando a Estados Unidos de infracciones similares.

Yang Jiechi, el más alto funcionario del PCCh a cargo de asuntos exteriores, rompió el protocolo al dedicar más de 15 minutos al discurso de apertura (el tiempo acordado fue de dos minutos), durante el cual arremetió contra Estados Unidos por lo que describió como una democracia en apuros, con un historial deficiente de derechos humanos, y políticas exteriores y comerciales injustas.

Luego de que tanto el secretario de Estado Antony Blinken como el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, respondieran en defensa de Estados Unidos, Yang respondió: “Bueno, fue mi culpa. Cuando entré en esta sala, debí haberle recordado a la parte estadounidense que preste atención a su tono en nuestros respectivos discursos de apertura, pero no lo hice”.

Luego acusó a la parte estadounidense de hablar de “manera condescendiente”, y de romper los protocolos diplomáticos. “Permítanme decir aquí que, frente a la parte china, Estados Unidos no tiene la calificación para decir que quiere hablar con China desde una posición de fuerza”, agregó Yang.

Los medios de comunicación estatales chinos se burlaron del enfrentamiento, convirtiendo el evento en una victoria para los diplomáticos chinos, quienes exudaban un “lenguaje corporal confiado” en contraste con los gestos “cerrados” de sus homólogos estadounidenses.

Pero el despliegue no fue solo para consumo doméstico. El PCCh, envalentonado por el supuesto éxito del régimen en capear la pandemia en comparación con otras naciones, ha estado impulsando recientemente la narrativa de que “Oriente está ascendiendo mientras que Occidente está decayendo”, y el comportamiento de sus diplomáticos está encarnando ese mensaje en el escenario internacional.

“Los guerreros lobo personifican el deseo de presentar a la RPC [República Popular de China] como un país poderoso que puede establecer las reglas del orden mundial”, dijo June Teufel Dreyer, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Miami, a The Epoch Times en email.

Dreyer describió el polémico acercamiento como una intensificación de una tendencia que se podía observar ya en 2010, cuando Yang tuvo un arrebato similar en una reunión de seguridad regional de la ASEAN en Hanoi, Vietnam. Enojado por los 12 países que expresaron su preocupación por la creciente agresividad de Beijing en el disputado Mar de China Meridional, Yang respondió: “China es un país grande y otros países son países pequeños y eso es un hecho”, mientras miraba al ministro de Relaciones Exteriores del pequeño Singapur.

El ascenso del “guerrero lobo”

La diplomacia del guerrero lobo del PCCh entró en plena vigencia durante la pandemia del año pasado, cuando Beijing se defendió agresivamente contra las críticas internacionales por su encubrimiento del brote del virus del PCCh. Desde entonces, las críticas extranjeras hacia las acciones del PCCh, desde sus abusos a los derechos humanos en Xinjiang hasta su agresión militar en el Mar de China Meridional, han generado habitualmente respuestas ardientes de funcionarios en Twitter y otros foros.

El descriptor lleva el nombre de dos exitosas películas chinas jingoístas de la franquicia “Guerrero Lobo”, estrenadas en 2015 y 2017. Las películas se centraron en un soldado de las fuerzas especiales chinas que lucha contra mercenarios extranjeros en la frontera sur de China y África.

Ejemplos de la diplomacia del guerrero lobo del régimen abundan.

En un tuit ahora tristemente célebre, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, acusó en marzo pasado al Ejército de los EE. UU. de llevar el virus a Wuhan cuando participaba en un evento deportivo militar en octubre de 2019, lo cual provocó una tormenta de críticas de los Estados Unidos y las democracias occidentales. La acusación infundada marcó el comienzo de la continua campaña de Beijing para difundir desinformación sobre el origen del virus para desviar la atención de su mal manejo del brote y evitar el escrutinio sobre la posibilidad de que se filtrara desde un laboratorio de Wuhan.

También en marzo, la Embajada de China en Caracas criticó a funcionarios venezolanos no identificados por llamar al virus el virus “Chino” o “de Wuhan” diciéndoles que “se pongan mascarillas y se callen”.

Zhao atacó de nuevo en noviembre, provocando la furia de Australia por tuitear una imagen retocada con Photoshop de un soldado australiano sosteniendo un cuchillo ensangrentado en la garganta de un niño pequeño. La imagen era una referencia a un artículo que descubrió que algunos soldados de las fuerzas especiales australianas mataron ilegalmente a civiles en Afganistán durante una misión allí. El tuit se produjo en medio de un aumento de las tensiones entre los dos países luego de que Australia pidiera una investigación independiente sobre los orígenes del virus. Beijing respondió con coacción económica, imponiendo restricciones a la importación de una variedad de productos australianos, incluida la carne vacuna, el carbón, la cebada, y el vino.

El estilo bravucón es una dirección trazada directamente por el líder del PCCh, Xi Jinping, dijo Anders Corr, editor del Journal of Political Risk y fundador de Corr Analytics, a The Epoch Times.

“[Xi] quiere una diplomacia agresiva para tratar de asustar a Estados Unidos, Japón, Taiwán y a sus aliados en concesiones territoriales y comerciales”, dijo Corr en un correo electrónico. “Él cree que el poder hace lo correcto y, por lo tanto, una China fuerte debe adaptarse debidamente”.

Cuando los países rechazan la agresividad de Beijing, Xi se redobla al “dirigir a sus diplomáticos para que aumenten el volumen, la intensidad, e incluso la ira de su diplomacia”, dijo Corr.

La “naturaleza de lobo” como la “naturaleza del Partido”

No estaba claro cuándo se utilizó por primera vez el término “guerrero lobo” para describir a los diplomáticos o tácticas diplomáticas del PCCh, pero dos medios de comunicación taiwaneses lo utilizaron alrededor de octubre de 2018 para describir las respuestas diplomáticas del régimen luego de que la policía local sacara a turistas chinos de un hotel en Suecia y posteriormente un programa de entrevistas satírico del país criticara a los turistas chinos en general.

En respuesta a estos incidentes, la Embajada de China en Suecia emitió un comunicado en el que afirmaba que Suecia no era segura para que los turistas chinos viajaran. Diba Central Army, una popular plataforma de redes sociales china conocida por su lealtad al PCCh, también pidió a sus usuarios que “bombardeen las páginas de Facebook del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia” y del presentador del programa de entrevistas, según el medio estatal Global Times.

Tras el incidente de 2018, la BBC en chino utilizó el término para describir un acalorado intercambio de Twitter en julio de 2019 entre el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, y la exasesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Susan Rice, en el que Zhao hizo comentarios racistas sobre las poblaciones blancas y negras en Washington. El término fue recogido más tarde por el Global Times y ganó fuerza durante la pandemia como una forma de describir las respuestas tajantes del PCCh a las crecientes críticas globales sobre una variedad de temas.

Sin embargo, el concepto subyacente de “guerrero lobo” tiene sus raíces en el pensamiento maoísta, llegando al corazón de la ideología del PCCh. De acuerdo a los medios chinos, el entonces líder del PCCh, Mao Zedong, dijo a los primeros diplomáticos del régimen: “El trabajo diplomático es una lucha política. No luchen con armas, luchen con la pluma y la boca”, en un comunicado que repite con la doctrina expansiva de la batalla política del Partido. La estrategia exige el uso de todas las tácticas, excepto los asaltos militares completos, para derrotar a un enemigo.

Tener una “naturaleza de lobo” equivale a tener una “naturaleza del Partido”, es decir, la cualidad que poseen las personas que tienen una lealtad absoluta al PCCh, dijo en su sitio web el gobierno municipal de Nantong, una ciudad china en la provincia costera de Jiangsu, volviendo a publicar un artículo de 2020 de un periódico local.

Fuera de las personas, el concepto también se ha utilizado para describir culturas institucionales. Un artículo de ciencias sociales de 2006 analizó la forma en que existía la “cultura del lobo” corporativa en la empresa china de telecomunicaciones Huawei y en el fabricante de computadoras Lenovo. Exempleados de Huawei dijeron anteriormente a The Epoch Times que la compañía promovía con celo la “cultura del lobo”, una filosofía defendida por el fundador Ren Zhengfei, quien se basó en su experiencia con el ejército chino.

Respaldo oficial

Los funcionarios del PCCh han respaldado públicamente este estilo. En mayo pasado, Liu Xiaoming, quien era el embajador de China en el Reino Unido en ese momento, dijo a la emisora ​​estatal china CCTV que los diplomáticos chinos debían actuar como “guerreros lobo”.

“Algunas personas dicen que hay muchos ‘guerreros lobo’ en China. Creo que hay ‘guerreros lobo’ porque hay ‘lobos’ en este mundo. De ahí la necesidad de ‘guerreros lobo’ para luchar contra estos ‘lobos’”, dijo Liu.

“Así que animo a los diplomáticos de todos los niveles de las embajadas [chinas] a que se enfrenten a la lucha de forma proactiva” cada vez que vean un “lobo”.

Meses después, en una sesión informativa diaria en diciembre, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que no “veía ningún problema en vivir con ese título de ‘guerrero lobo'”.

Hua también citó a Mao, quien dijo: “No atacaremos a menos que nos ataquen. Si somos atacados, ciertamente contraatacaremos “.

Beijing también afirma que tiene el apoyo de la gente para participar en tal forma de diplomacia. En diciembre, el Global Times informó que el 71.2 por ciento dijo que Beijing debía adoptar la diplomacia del “guerrero lobo”, en una encuesta reciente a 1945 personas en 16 ciudades chinas.

Sin embargo, en última instancia, los métodos del PCCh han sido contraproducentes, según Corr.

“ Otros países lo reconocen rápidamente por lo que es, sienten repulsión por su crudeza y responden mediante una coordinación económica y militar más estrecha y la construcción de alianzas”, dijo.

Para Dreyer, Estados Unidos y otros países deberían enviar un mensaje claro de que el comportamiento del régimen no es aceptable.

“Los países deben contrarrestar la agresión china negándose a aceptar sus reclamos territoriales, estando atentos a sus tácticas de frente único, denunciando su poder blando, y sus tácticas de poder agudo”, dijo.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS