“Luchando contra nosotros a diario”: Experto alerta sobre guerra política del PCCh contra Occidente

Por Cathy He
27 de Marzo de 2021
Actualizado: 28 de Marzo de 2021

La propaganda. Censura. Desinformación. Espionaje. Chantaje. Sobornos. Seducción sexual. Coacción. Asesinato. Secuestro. Agresiones físicas. Violencia de pandillas. Ciberataques. Campañas de influencia maligna.

Estas son solo algunas de las armas utilizadas por el Partido Comunista Chino (PCCh) en su guerra integral contra el mundo libre, según Kerry Gershaneck, autor del libro de 2020 (pdf) “Political Warfare: Strategies for Combating China’s Plan to ‘Win Without Fighting'”.

Apodada “guerra política”, pero también conocida por otros nombres como “guerra sin restricciones”, este modo de guerra no llega a ser una agresión militar. Pero no es menos letal, señala el autor, dado que el objetivo es ganar al enemigo sin disparar ni una sola bala.

El PCCh está “dispuesto a hacer la guerra con todo. No hay límites”, dijo Gershaneck, que ha sido profesor visitante en la Universidad Nacional Chengchi de Taiwán durante los últimos tres años, en una entrevista a The Epoch Times.

Es un concepto que Occidente no entiende, dijo.

En su libro, Gershaneck, que anteriormente se desempeñó en comunicaciones estratégicas de alto nivel y en tareas de contrainteligencia en el gobierno de Estados Unidos y enseñó en universidades del sudeste asiático, relata que recibió miradas inexpresivas de los instructores de los institutos que capacitan al personal del Departamento de Estado y del Pentágono cuando preguntó sobre el tema.

“Es como si les hubiera pedido que me explicaran cómo enseñaban la mecánica cuántica o la asimetría materia-antimateria, porque no tenían ni idea de lo que estaba hablando”, escribe, recordando una interacción hace unos años con instructores que enseñaban asuntos públicos en el Instituto del Servicio Exterior del Departamento de Estado en Arlington, Virginia.

Ignorancia institucional

Esta ignorancia, que impregnó a las sucesivas administraciones estadounidenses desde el final de la Guerra Fría hasta que el presidente Donald Trump asumió el cargo, fue el resultado de que Occidente fuera adormecido con una falsa sensación de seguridad después de derrotar a la Unión Soviética, dijo Gershaneck. Al final de la Guerra Fría, la democracia había prevalecido de una vez por todas sobre el comunismo, se pensaba.

“Ingenuamente ignoramos la otra amenaza creciente, que era la República Popular China”, dijo.

La idea era que el régimen chino acabaría siendo más democrático a medida que aumentara su comercio y sus relaciones con la comunidad internacional.

Por ello, Estados Unidos cerró el aparato de guerra política que había construido durante la Guerra Fría.

“Desmantelamos la Agencia de Información de Estados Unidos”, dijo Gershaneck. “Dejamos de enseñar [la guerra política] en nuestras escuelas militares de alto nivel. Dejamos de enseñarla en el Instituto del Servicio Exterior (…) Dejamos de enseñarla en las escuelas que nos sirven de base, como Georgetown y otras, que nos envían a muchos de nuestros candidatos para el servicio exterior”.

Además de la ignorancia, también hubo una ceguera deliberada entre quienes en Washington sí percibieron la amenaza china.

En el caso de los burócratas, muchos pusieron el asunto en la categoría de “no es mi trabajo”, dijo Gershaneck. “Lo vieron y pensaron que era demasiado problema. Así que ‘no es mi trabajo luchar contra la intimidación de las influencias malignas de Beijing, su coerción, su infiltración, la subversión'”, dijo.

En el caso de los funcionarios electos, estarían pensando: “No quiero saber que existe porque eso podría interferir en la financiación de mi próxima campaña”, según Gershaneck.

Además, el libro detalla que Beijing también ha demostrado ser hábil en la manipulación de la élite política, empresarial y cultural de Estados Unidos a través de una variedad de métodos que incluyen la coerción económica, el soborno, las amenazas y la manipulación psicológica.

El resultado neto es que Estados Unidos había estado en una “espiral de muerte” durante muchos años hasta el cambio de rumbo provocado por la toma de posesión del presidente Donald Trump. “Personas clave de todo el gobierno [en la Administración Trump] (…) estaban empezando a entender las gravísimas amenazas”, dijo.

Con el Departamento de Estado a la cabeza, la Administración Trump hizo frente a una serie de depredaciones del PCCh, desde sus medidas represivas en Hong Kong y Xinjiang hasta su robo de tecnología estadounidense.

“Creo que ahora, basándose en los cimientos que se establecieron bajo la Administración de Trump, la nueva administración tendrá más temple y tendrá más comprensión de la amenaza”, dijo Gershaneck. “Son más viejos y más sabios”.

Frente unido

Según Gershaneck, el régimen chino ha tenido un éxito especial en sus operaciones del “Frente Unido”, cuyo objetivo es influir en las élites estadounidenses para que actúen de forma aprobada por Beijing.

Apodado por los líderes del PCCh como un “arma mágica”, el “trabajo del Frente Unido” implica los esfuerzos de miles de grupos en el extranjero que llevan a cabo operaciones de influencia política, suprimen movimientos disidentes, reúnen información de inteligencia y facilitan la transferencia de tecnología a China. Muchos de estos grupos están coordinados por la agencia del Partido, el Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD). Una investigación realizada el año pasado por Newsweek encontró unos 600 grupos de este tipo en Estados Unidos.

“A las organizaciones del Frente Unido se les ha permitido operar casi con impunidad en Estados Unidos durante muchos, muchos años”, dijo Gershaneck.

Durante su estancia en un centro de estudios estadounidense y en el mundo académico, Gershaneck fue testigo directo de las operaciones de frente unido del régimen en acción. Descubrió que los agentes de influencia chinos tenían “mucho éxito” a la hora de cortejar a analistas, figuras académicas y líderes empresariales.

“Vi cómo los agentes de influencia chinos… [y] los operativos del Departamento de Trabajo del Frente Unido eran bienvenidos en instituciones educativas y think tanks”, dijo.

Estos estadounidenses, objetivos de las operaciones de influencia, son invitados a cenas o vuelan a China, donde son agasajados por los agentes chinos que pueden proporcionarles valiosa información privilegiada, como lo que sucede detrás de las cortinas entre los altos dirigentes del PCCh.

“Así que se creen importantes. No tienen ni idea (…) de lo manipulados que han sido”, dijo Gershaneck.

Esta manipulación psicológica de los objetivos estadounidenses es un testimonio de la eficacia de los esfuerzos del frente unido del PCCh, según Gershaneck.

“Con demasiada frecuencia he visto a estadounidenses que interactúan rutinariamente con el personal del UFWD hacer exactamente lo que el PCCh quiere que hagan: abogar en nombre del PCCh como parte de su proceso de pensamiento normal”.

“Se les ha condicionado para que básicamente repitan como loros la postura del PCCh en casi cualquier asunto sin que se les diga que lo hagan”.

En respuesta, Estados Unidos necesita tomarse en serio la identificación y la exposición de los grupos y operativos del frente unido en el país, y luego tomar medidas legales contra ellos, dijo Gershaneck.

La Administración Trump comenzó este proceso designando a la Asociación Nacional para la Unificación Pacífica de China, una organización controlada por el UFWD, como una misión extranjera. También hizo lo mismo con el Centro de los Institutos Confucio de EE.UU., el organismo que promueve los Institutos Confucio financiados por Beijing en las universidades y aulas estadounidenses.

En términos más generales, Estados Unidos tiene que hacer más para empezar a defenderse de la ofensiva de guerra política del PCCh, dijo Gershaneck. El primer paso es comprender la naturaleza de la amenaza, y el segundo es elaborar una estrategia global para contrarrestarla, que incluya la creación de aparatos institucionales y educativos para combatir los ataques del régimen.

Si esto se logra, “entonces tenemos una oportunidad de luchar”, dijo.

“Si no nos defendemos, van a ganar sin disparar una sola bala”.

El libro de Gershaneck “Political Warfare: Strategies for Combating China’s Plan to ‘Win Without Fighting” (Guerra política: estrategias para combatir el plan de China para ‘ganar sin luchar’) es proporcionado gratuitamente aquí por Marine Corps University Press.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS