EE.UU. designa a frente unido del Partido Comunista Chino como una misión extranjera

Por Frank Fang
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

El Departamento de Estado ha designado a una organización del Partido Comunista Chino que opera en Estados Unidos como misión extranjera. También ha rescindido un acuerdo de 2011 con Beijing para celebrar una cumbre de colaboración entre los gobernadores de ambas naciones.

La Asociación Nacional para la Unificación Pacífica de China (NACPU), una organización controlada por el Departamento de Trabajo del Frente Unido de China (UFWD), fue sancionada con la designación el 28 de octubre, lo que significa que ahora será tratada como una embajada o misión diplomática extranjera y se le exigirá que registre sus listas de personal y propiedades estadounidenses en el Departamento de Estado.

La asociación estaba siendo utilizada por el UFWD para “avanzar en la propaganda y la influencia maligna de la RPC [República Popular China]”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado.

Operaciones del frente unido

El frente unido es un organismo ejecutivo del PCCh que respalda los esfuerzos de Beijing para persuadir a organizaciones o individuos a difundir la propaganda del Partido, tanto dentro como fuera de China.

Pompeo dijo que el Departamento de Estado tomó esta decisión para “arrojar luz a esta organización y dejar claro que sus mensajes vienen de Beijing”.

Según un informe de 2018 publicado por la Comisión de Revisión de Economía y Seguridad de EE.UU. y China (USCC), la NACPU es la rama estadounidense del Consejo de China para la Promoción de la Reunificación Pacífica (CPPRC), que es operada directamente por el frente unido. La entidad aboga por el reclamo de China sobre Taiwán, una isla autogobernada que tiene su propio gobierno elegido democráticamente, su ejército, su moneda y otras características de un estado soberano. Beijing ha amenazado con recurrir a la fuerza militar para poner a la isla bajo su dominio.

La CPPRC tiene al menos 200 sucursales en 90 países, incluyendo 33 en Estados Unidos, según el informe.

“Organizaciones del frente unido como la Asociación Nacional para la Unificación Pacífica de China, cultivan activamente los lazos con los donantes de campañas y los políticos en Estados Unidos con el fin de ejercer presión para las prioridades políticas de Beijing” y “animar a los chinos en el extranjero a involucrarse en la política para defender los intereses de Beijing”, declaró la USCC.

Acuerdo de 2011

Pompeo también anunció que Estados Unidos dejará de participar en un memorándum de acuerdo (MoU) firmado entre los dos países en 2011, que apoyaba la creación de un Foro Nacional de Gobernadores de EE.UU. y China.

El memorándum de acuerdo fue firmado por la entonces secretaria de Estado, Hilary Clinton, y el entonces ministro de Relaciones Exteriores chino Yang Jiechi el 19 de enero de 2011, durante una visita de estado del exlíder chino Hu Jintao a Estados Unidos.

El foro fue convocado conjuntamente por la Asociación Nacional de Gobernadores de EE.UU. (NGA) y la Asociación del Pueblo Chino para la Amistad con los Países Extranjeros (CPAFFC), otra organización que, según los analistas sobre China, es operada por el frente unido.

En un comunicado, Clinton dijo que el memorándum de acuerdo ayudaría a los estados de EE.UU. a “construir sus propios socios exitosos” con sus homólogos chinos y los gobernadores de EE.UU. podrían “compartir ideas” y “conectar a las personas y las empresas”.

Pompeo dijo en su comunicado del jueves que la CPAFFC llevó a cabo acciones que han “socavado el propósito original y bien intencionado del Foro de Gobernadores”.

Calificó al grupo como “una organización con sede en Beijing encargada de cooptar a los gobiernos subnacionales que ha tratado de influir directa y malignamente en los líderes estatales y locales para promover la agenda global de la RPC”, dijo Pompeo.

En febrero, Pompeo dijo que la CPAFFC era “la cara pública” del frente unido, en un discurso sobre la influencia de China pronunciado en una reunión de la Asociación Nacional de Gobernadores en Washington.

El año pasado, el quinto Foro de Gobernadores se celebró en Lexington, Kentucky.

Según el sitio web de la NGA, más de 400 representantes de empresas y gobiernos de los dos países asistieron al evento, incluyendo a los gobernadores de Kentucky y Tennessee y los subgobernadores de Washington, Michigan y Colorado.

John Dotson, editor del China Brief, analizó el evento de Lexiton en un artículo publicado por el grupo de estudios Jamestown Foundation en junio del año pasado. Señaló que los funcionarios chinos trataron de influir en las posiciones de los gobernadores de EE.UU. en la guerra comercial que se estaba desarrollando entre los dos países. Por ejemplo, el embajador chino en Estados Unidos, Cui Tiankai, subrayó la importancia de las “relaciones subnacionales” durante su discurso en el foro.

Cui también dijo que los estados de Estados Unidos, incluyendo Kentucky y Tennessee, vieron caer sus exportaciones a China debido a las fricciones comerciales y acusó a personas anónimas de “incitar una nueva Guerra Fría a expensas de los intereses del pueblo”.

Desde el año pasado, los medios de comunicación y los funcionarios del régimen chino han acusado repetidamente a Estados Unidos de lanzar “una nueva Guerra Fría” o de tener una “mentalidad de guerra fría”.

Dotson escribió: “La estrategia de la RPC de compromiso ‘subnacional’ con los estados de EE. UU. está motivada en parte por preocupaciones específicas relacionadas con las actuales disputas comerciales entre EE.UU. y China, y el deseo de buscar vías alternativas de compromiso económico a nivel estatal y, tal vez, la presión política indirecta sobre las autoridades federales de EE.UU.”

Las operaciones del frente unido han sido el objetivo de la administración de Estados Unidos en los últimos meses.

En septiembre, el agente del Departamento de Policía de Nueva York Baimadajie Angwang fue acusado de actuar como agente ilegal del régimen chino. Según documentos judiciales, su contacto en el consulado chino de la ciudad de Nueva York fue asignado a una división de la UFWD, la Asociación China para la Preservación y el Desarrollo de la Cultura Tibetana.

En agosto, el Departamento de Estado designó un centro con sede en Washington que promueve los Institutos de Confucio en Estados Unidos como una misión extranjera. Pompeo dijo que los institutos estaban siendo utilizados para promover “la campaña de propaganda global e influencia maligna de Beijing en los campus y aulas de K-12 de Estados Unidos”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS