Médico se opone a rechazo de juntas médicas estatales y nacionales de terapéutica para COVID-19

Por Matt McGregor
20 de Octubre de 2021 8:26 PM Actualizado: 20 de Octubre de 2021 8:27 PM

Las juntas médicas estatales y nacionales, las asociaciones de cabilderos farmacéuticos y las agencias federales de consumidores siguen esforzándose por señalar las vacunas contra el COVID-19 como el único remedio “seguro y eficaz” contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Leland Stillman, médico de Integrative Medicine en Florida que prescribe ivermectina, dijo a The Epoch Times en septiembre que ha visto las advertencias de las juntas médicas estatales.

“Dicen que si difundes desinformación o información errónea sobre el COVID-19, tomarán medidas disciplinarias, pero no nos han proporcionado ninguna especificación sobre lo que constituye desinformación o información errónea”, dijo Stillman.

Muchos médicos, dijo, guardan silencio porque temen perder su licencia.

“Realmente el gobierno y nuestras organizaciones profesionales como las juntas médicas estatales nos están diciendo que no se nos permite tener una opinión terapéutica que se desvíe de la del gobierno federal”, dijo Stillman.

Recientemente, la Junta de Examinadores Médicos de Tennessee (TBME) ha adoptado la política de la Federación de Juntas Médicas Estatales, organización nacional sin ánimo de lucro, de emprender acciones disciplinarias contra los médicos que difundan lo que la junta clasifica como información errónea o desinformación en torno al COVID-19.

En su reunión del 21 de septiembre, la junta de Tennessee debatió sobre tres categorías de médicos que, según la junta, están falseando la información: los médicos reacios a la vacuna que comparten su opinión con los pacientes, los médicos que “inventan hechos” sobre la vacuna y los médicos que aconsejan a varios pacientes que no se vacunen.

Después de que un miembro de la junta preguntara quién determinará lo que constituye información errónea, un miembro del personal se refirió a un proceso de investigación que requeriría que el médico mostrara pruebas de revistas académicas y médicas “reconocidas” que respaldaran la opinión del médico, y que el estado tendría que presentar pruebas.

La Asociación Americana de Farmacéuticos y la Sociedad Americana de Farmacéuticos del Sistema de Salud se encuentran entre las organizaciones que se unen a la Asociación Médica Americana en rechazar el uso de tratamientos médicos fuera de las tres vacunas.

La Comisión Federal de Comercio (FTC) ha llegado a amenazar a las clínicas médicas con una multa de 43,792 dólares por infracción por recomendar tratamientos distintos de las vacunas, como la vitamina D y la ivermectina.

En abril, la FTC dijo que “casi 400 vendedores y comercializadores que recibieron las cartas de advertencia de la FTC han sacado afirmaciones sin fundamento en el último año”.

Una segunda opinión

Stillman empezó a recetar ivermectina cuando vio que otros médicos la utilizaban con éxito en pacientes con COVID-19, dijo.

“Todo lo que no es ivermectina y que es recomendado por cualquiera para tratar o prevenir el COVID es más caro y, en muchos casos, menos práctico que la ivermectina”, dijo Stillman. “Existe una importante bibliografía que lo avala, pero a las compañías farmacéuticas no les genera dinero, por lo que se puede esperar que la FTA y el NIH (Instituto Nacional de la Salud) arremetan contra ella como un mazo”, dijo.

La ivermectina en el centro de atención

La CNN reprendió al podcaster Joe Rogan después de que éste dijera que había tratado el virus con ivermectina, entre otros tratamientos, aconsejado por su médico.

El medio de comunicación le acusó de haber tomado la ivermectina como desparasitante veterinario para caballos.

En aquel momento, Rolling Stone se basó en un medio de comunicación local que citaba al médico de Oklahoma Jason McElyea, quien afirmaba que la sobredosis de ivermectina de grado agrícola estaba provocando que las salas de urgencias se llenaran, sin dejar espacio para las víctimas de los disparos.

Rolling Stone actualizó su artículo después de que un portavoz del Northeastern Health System Sequoyah —donde McElyea dijo que se estaba produciendo la saturación— dijera que McElyea no había trabajado en ese lugar en más de dos meses, y que el hospital no había tratado a ningún paciente con complicaciones por la ivermectina.

“Difundidores de información desvergonzados”

“Yo diría que los medios de comunicación son difundidores de información desvergonzados de la industria farmacéutica porque dependen de sus dólares de publicidad para pagar sus facturas”, dijo Leland, y añadió que, a pesar de la controversia, no ha encontrado datos sobre si la ivermectina para animales es menos segura o eficaz que la humana.

Aunque dijo que no la respaldaría, ha visto pacientes que han utilizado ivermectina de caballo con resultados positivos, dijo Stillman, añadiendo que hay histeria en torno al medicamento que ha generado su propia desinformación.

“¿Ha muerto alguien en Estados Unidos por tomar una forma para animales de ivermectina? He buscado y no he podido encontrar ni un solo caso”, dijo Stillman.

Derechos de la Primera Enmienda

A pesar del miedo a perder su licencia, Stillman dijo que tiene más miedo a perder sus derechos de la Primera Enmienda.

“¿Qué clase de cobarde se preocupa por su sustento cuando sus derechos humanos fundamentales básicos están amenazados?”, preguntó Stillman. “Esta es una de las cosas que realmente me molesta de mi profesión en este momento. Parece que a muchos médicos no les importa defender nuestras libertades”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.