Nadie detuvo a John Durham y sigue avanzando

Por Brian Cates
01 de Septiembre de 2021
Actualizado: 01 de Septiembre de 2021

Comentario

Mucha gente no parece comprender lo problemático que sería para un presidente o un fiscal general ser atrapado con las manos en la masa interfiriendo con la oficina de un abogado especial que investiga lo que se alega ampliamente como graves e históricos abusos de los poderes federales de aplicación de la ley y de vigilancia dirigidos a una campaña política durante unas elecciones presidenciales.

El hecho es —y parece que muchos lo han olvidado en este momento y necesitan que se les recuerde— que el propio inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, publicó un informe condenatorio en diciembre de 2019 (pdf) que demostró de forma abrumadora que una orden de vigilancia federal sobre un exasesor de la campaña de Trump se concedió mediante un fraude deliberado cometido contra el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC, por sus siglas en inglés) por el equipo Crossfire Hurricane del FBI y los operativos políticos privados que estaban utilizando como informantes.

No solo eso, posteriormente resultó que estos operativos políticos que trabajaban como informantes del FBI eran en realidad empleados pagados de la otra campaña en las elecciones de 2016: la de la candidata presidencial Hillary Clinton.

Ahora bien, si eso suena como algo que nunca debería haber sido permitido —una campaña que alimenta al FBI con falsas acusaciones contra la otra para conseguir que una agencia federal emplee sus considerables poderes de vigilancia y aplicación de la ley para apuntar y dañar políticamente a su candidato rival antes de unas elecciones presidenciales de EE.UU.— está en lo correcto.

Supuestamente, no teníamos un gobierno federal en el que este tipo de cosas pudieran siquiera intentarse, y mucho menos llevarse a cabo con éxito. Los agentes pagados no deberían haber podido convertirse en informantes clave para el FBI en una investigación dirigida a la campaña de Trump. Antes de que saliera a la luz, mucha gente afirmaba con confianza que lo que ocurrió en el escándalo del Spygate era imposible.

Y, sin embargo, ocurrió.

Cada una de las salvaguardas, regulaciones federales y políticas cuidadosamente colocadas que deberían haber evitado que este escándalo ocurriera fueron de alguna manera eludidas o subvertidas.

La tarea asignada al fiscal John Durham fue entrar y desmenuzar la actividad de cómo se produjo exactamente todo este fiasco en el gobierno federal, para determinar quién hizo qué y quién debe ser responsabilizado por cualquier conducta criminal.

Están surgiendo campañas de filtración de testigos

Recientemente, han aparecido en los principales medios de comunicación múltiples filtraciones que indican que tanto la investigación sobre Hunter Biden como la del Spygate están vivas.

En abril, fuentes anónimas acudieron a The New York Times para revelar que el think tank Brookings Institution, con sede en Washington D.C., se había visto obligado a entregar documentos citados, que están relacionados con Igor Danchenko, a la oficina del abogado especial de Durham.

Si recuerdan, el operador político de Clinton, Christopher Steele, había nombrado a Danchenko ante el FBI como su principal fuente para los fantásticos rumores de colusión entre Trump y Rusia que aparecieron en su ahora infame “Expediente Steele”. Al ser interrogado por el FBI al respecto, después de que el Tribunal FISA ya hubiera concedido una orden de vigilancia basada en las falsas afirmaciones del expediente, Danchenko había negado rigurosamente a los agentes entrevistadores que él fuera la fuente de Steele para esas alegaciones. (A pesar de que Danchenko negó ser la fuente, la orden de espionaje se renovó posteriormente dos veces más).

Lo que esta filtración dejó claro es que Durham sí está investigando a fondo cómo exactamente las alegaciones no verificadas y falsas del dossier de Steele acabaron siendo utilizadas para atacar al exasesor de la campaña de Trump, Carter Page, con una orden de vigilancia.

Una de las cosas clave para Durham va a ser responder a esta pregunta: Si Danchenko no fue la fuente de las falsas acusaciones del dossier que acabaron siendo la base de una orden de espionaje fraudulenta sobre un ciudadano estadounidense, entonces ¿quién lo fue?

Luego, en rápida sucesión durante las últimas dos semanas, aparecieron tres filtraciones en otros medios de comunicación. Las historias en The Wall Street Journal, The Washington Post y el Washington Examiner demuestran no solo que la investigación del Spygate de Durham sigue adelante, sino que también está empezando a crear una reacción entre sus objetivos.

Al parecer, las personas citadas para acudir a declarar bajo juramento ante el gran jurado federal de Durham han empezado a quejarse en voz alta de que más vale que el fiscal general Merrick Garland haga algo pronto para controlar a ese tipo de Durham.

Todo lo que obtienes del silencio es silencio; no es evidencia de nada

Es fácil especular que Joe Biden o Garland se movieron inmediatamente para cerrar los casos de la laptop Hunter y el Spygate. Lo que es más difícil es comprobarlo.

Debido a que ambas investigaciones han procedido bajo un completo silencio desde sus inicios, esto permitió a la gente “leer” el silencio de una manera que siempre terminó confirmando sus propios prejuicios. El silencio se tomó como que “no está pasando nada”.

Debido a que el abogado especial Mueller fue objeto de frecuentes filtraciones —muchas de las cuales eran falsas— se asumió que estaba ocurriendo una gran actividad furiosa que probaba la supuesta colusión Trump-Rusia. Solo al concluir la investigación de Mueller, cuando tuvo que anunciar sus conclusiones reales, se expuso la verdad. En cuanto a probar la colusión real, no había ocurrido absolutamente nada durante casi dos años a pesar de todas las historias que habían aparecido en la prensa.

Ahora tenemos una situación diametralmente opuesta en las investigaciones de Hunter Biden y el Spygate.

Después de años de un silencio ensordecedor, estamos empezando a tener filtraciones relacionadas con las investigaciones sobre Biden y el Spygate que empiezan a aparecer con una frecuencia cada vez mayor meses después de que Biden y Garland asumieran sus cargos.

Si bien era fácil suponer que ambas investigaciones habían terminado cuando se produjo el silencio, cada vez es más difícil mantener ese discurso ante las recientes campañas de filtraciones que están surgiendo.

Y cada vez está más claro que lo que está provocando estas filtraciones anónimas es una nueva y furiosa ronda de actividad de los grandes jurados federales reunidos en las investigaciones sobre Biden y el Spygate.

Entonces, ¿quién está haciendo todas estas filtraciones repentinas?

Los que filtran la información nunca son realmente quienes los medios de comunicación convencionales quieren que usted imagine que son. Cuando estas organizaciones de noticias publican una historia sobre una investigación criminal federal que proviene de una fuente anónima, tratan de dar la impresión de que el informante está dentro de la investigación. Pero a menudo no es el caso.

Y cuando se trata de la investigación de Durham, ha estado tras la pista de los informantes del Spygate desde abril de 2017. Después de más de cuatro años de silencio, ¿hay gente dentro de su oficina que de repente llega a filtrar a los medios de comunicación? Lo dudo.

Me parece que las personas que han estado recibiendo las órdenes de búsqueda de documentos y las citaciones para su testimonio del gran jurado federal de Durham son las que están acudiendo a estos medios de comunicación para filtrar anónimamente a la prensa.

Al igual que con quien filtro la información de la historia de Brookings Institution de abril, los que están realizando las filtraciones más recientes también están tratando de dar un giro defensivo y dar forma a un discurso en la prensa sobre una oficina del abogado especial fuera de control involucrada en una cacería de brujas partidista.

La historia del Washington Examiner mencionada anteriormente deja claro que algunas personas realmente esperan que el fiscal general Garland actúe pronto para detener a Durham.

Lo que trae a colación la pregunta que todo el mundo debería hacerse ahora mismo: Si iba a llamar a Durham y detenerlo o frenar su investigación, ¿por qué Garland no lo hizo hace meses?


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS