ONG de EE. UU. pide a la ONU que aborde la sustracción forzada de órganos en China

Por Frank Fang
24 de Septiembre de 2021
Actualizado: 24 de Septiembre de 2021

El grupo de defensa con sede en EE. UU. Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH) pide a las Naciones Unidas que actúen contra la práctica sancionada por el Estado chino de matar a prisioneros de conciencia para suministrar órganos a su lucrativo mercado de trasplantes.

“El hecho de que las Naciones Unidas no aborden e investiguen a fondo la sustracción forzada de órganos de personas vivas en China es una omisión inaceptable que debe resolverse”, afirmó el Dr. Torsten Trey, fundador y director general de DAFOH, en un comunicado de prensa el 23 de septiembre (pdf).

Actualmente se está celebrando en la ciudad de Nueva York la 76ª sesión de la Asamblea General de la ONU, en la cual se reúnen varios líderes mundiales y ministros de asuntos exteriores para debatir temas como el cambio climático y la pandemia de la COVID-19.

DAFOH dijo que la horrible práctica de China debería estar en la agenda del organismo mundial. También pidió a los participantes en la cumbre de la ONU que “traten este asunto como cualquier otro crimen contra la humanidad”.

“Después de más de dos décadas de sustracción forzada de órganos a practicantes vivos de Falun Gong y otros prisioneros de conciencia, DAFOH cree que la ONU se ha quedado corta a la hora de tomar la iniciativa para detener estos crímenes contra la humanidad”, según el comunicado de prensa.

China es uno de los principales destinos para quienes necesitan órganos vitales, ya que su industria de trasplantes presume de un tiempo de espera extraordinariamente corto. Para explicar tal fenómeno, el régimen comunista ha alegado que hay muchos donantes voluntarios en China y que los chinos tienen una baja demanda de órganos para trasplantes. Beijing también ha dicho que confía en su sistema nacional de donación de órganos para conseguirlos.

En 2019, surgieron pruebas de que Beijing estaba matando a personas inocentes para impulsar su mercado de trasplantes. Ese año, un tribunal popular con sede en Londres publicó un informe en el que concluía que la sustracción forzada de órganos se estaba produciendo a “escala significativa” en China, siendo los practicantes de Falun Gong la principal fuente de órganos.

Los practicantes de Falun Gong, una práctica espiritual también conocida como Falun Dafa, han sido objeto de persecución por parte del régimen chino desde 1999. Varios años después, el régimen chino comenzó supuestamente a extraer órganos de los practicantes de Falun Gong detenidos.

Los datos públicos sobre los trasplantes de China también han sido desacreditados, según un informe de 2016 elaborado por David Matas, abogado especializado en derechos humanos; David Kilgour, exsecretario de Estado canadiense para Asia-Pacífico, y Ethan Gutmann, periodista de investigación de EE. UU. El informe estimaba que Beijing realizaba entre 60,000 y 100,000 trasplantes de órganos al año, frente a los 10,000 que afirmaba Beijing.

El informe concluía que la mayoría de los órganos procedían de practicantes de Falun Gong, y que el resto tenía su origen en otros prisioneros de conciencia: cristianos de la Iglesia clandestina, musulmanes uigures y tibetanos.

“Dado el alcance de los delitos de sustracción de órganos en China, con un número desconocido de víctimas, y la naturaleza del propio delito, un asesinato comercializado para trasplantes, condenar esta práctica inhumana sigue siendo una tarea pendiente para la mayor organización del mundo”, añadió Trey.

Las Naciones Unidas, la Oficina del Portavoz del Secretario General de la ONU y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH) no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

En junio, algunos relatores especiales del ACNUDH y varios otros expertos en derechos humanos dijeron estar “extremadamente alarmados por los informes sobre la supuesta ‘sustracción de órganos’ de minorías, incluidos los practicantes de Falun Gong, los uigures, los tibetanos, los musulmanes y los cristianos, detenidos en China”.

Hicieron un llamamiento a China para que “responda rápidamente a las acusaciones de ‘sustracción de órganos’ y permita la supervisión independiente de los mecanismos internacionales de derechos humanos”.

La cuestión de la sustracción forzada de órganos en China se está debatiendo ahora en la Cumbre Mundial para Combatir y Prevenir la Sustracción Forzada de Órganos, que comenzó el 17 de septiembre y se reanudará el 24 de septiembre antes de finalizar el 26 de septiembre. DAFOH es una de las cinco ONG que patrocinan el evento por internet.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS