Países del G-7 acuerdan rechazar campaña de desinformación de Beijing sobre pandemia

Por Cathy He
26 de Marzo de 2020 Actualizado: 26 de Marzo de 2020

Los países del Grupo de los Siete (G-7) acordaron rechazar la extensa campaña de propaganda de Beijing diseñada para desviar la culpa de la pandemia mundial, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo el 26 de marzo.

Las economías del G-7 discutieron la “campaña de desinformación intencional” del régimen chino durante una reunión virtual celebrada el 25 de marzo, según Pompeo.

“Los países del G-7 ayer fueron unánimes al decir que entendemos que esto es un riesgo, que esto es un problema… para la UE y para Estados Unidos y el mundo”, dijo Pompeo al programa de radio The Hugh Hewitt el 26 de marzo, donde divulgó más detalles sobre las discusiones de la reunión. “Acordaron trabajar conjuntamente con nosotros para rechazar esta campaña de desinformación”.

También dijo que Japón y los países de la UE del G-7 (Francia, Alemania e Italia) entendieron cómo el régimen chino estaba reformulando su narrativa sobre el brote —desinformación en  la que “los chinos participan activamente incluso mientras hablamos”.

Esa campaña incluye al régimen “tratando de diferir la culpa, tratando de afirmar que son la solución a esto, y … [que] ellos no fueron la nación que, al comienzo de esto, [era el] único país que tuvo la oportunidad y el conjunto de datos que podrían haber puesto a este virus en un lugar mucho mejor de lo que estamos hoy y no lo hicieron”, dijo Pompeo.

En las últimas semanas, altos funcionarios y científicos chinos han afirmado que el virus no se originó en China. En Twitter, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China impulsó la teoría de conspiración infundada de que el virus fue introducido en China por personal del ejército de EE. UU.

Beijing también se presenta activamente como un líder mundial en la contención de la pandemia. Los expertos han dicho que esto es parte del objetivo del régimen de promover su modelo de gobierno autoritario a los países como una alternativa a la democracia.

El secretario de estado nuevamente pidió a Beijing que sea transparente sobre lo que sabe sobre el virus.

“Cuando hay crisis como esta, lo más importante al comienzo es asegurarse de que el mundo tenga acceso a los datos que necesitan para evitar esto, para evitar la propagación de esto, y el gobierno chino no actuó en una manera que sea consistente con… esa demanda global”, dijo Pompeo.

“Es importante que el mundo entienda cómo comenzó esto porque necesitamos transparencia para salvar vidas”, agregó.

A pesar de que los médicos chinos hicieron sonar la alarma sobre un brote similar al SARS a fines de diciembre, las autoridades locales suprimieron información vital sobre el brote en Wuhan. Cuando finalmente se implementaron las medidas de cierre el 23 de enero, alrededor de 5 millones de residentes de Wuhan ya habían abandonado la ciudad, lo que permitió que el virus se extendiera por todo el país y en todo el mundo.

“En lugar de tomar medidas enérgicas contra el virus de manera oportuna, tomaron medidas enérgicas contra el flujo de información. Expulsaron a los periodistas. Castigaron a quienes hablaban de esto dentro de su propio país”, dijo Pompeo.

Agregó que desde que Estados Unidos se enteró por primera vez del brote, “hicimos nuestro mejor esfuerzo para asegurarnos de tener transparencia e información. Ofrecimos enviar a nuestros proveedores médicos expertos. Nos ofrecimos para asegurarnos de que pudiéramos proporcionar cualquier apoyo que necesitaran”.

Desde enero, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., se ofrecieron repetidamente a enviar un equipo de expertos en salud a China para ayudar a combatir el brote. Finalmente, solo dos expertos estadounidenses pudieron ingresar a China. Los funcionarios estadounidenses originalmente recomendaron 13.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

A continuación:

Residente encerrada informa nuevos casos de virus del PCCh desde Wuhan

TE RECOMENDAMOS