Piden al Pentágono que aloje a menores no acompañados en instalaciones militares de Texas

Por Janita Kan
24 de Marzo de 2021
Actualizado: 24 de Marzo de 2021

El Pentágono dijo el martes que había recibido una solicitud de ayuda del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) para alojar temporalmente a los menores no acompañados en dos instalaciones militares de Texas.

La solicitud pedía específicamente utilizar la Base Conjunta de San Antonio en Lackland y Fort Bliss, que está en las afueras de El Paso, dijo el portavoz del Pentágono John Kirby a los periodistas durante una rueda de prensa.

“Acabamos de recibir esta solicitud, así que no tengo muchos más detalles que eso. La analizaremos y evaluaremos como lo haríamos con cualquier otra solicitud de ayuda y les mantendremos informados cuando sepamos más”, dijo.

Kirby no pudo decir cuántos menores no acompañados —niños que entran ilegalmente en el país sin un adulto— podrían ser alojados en los dos lugares, y añadió que no había visto los documentos de la solicitud. Añadió que el HHS ha realizado una evaluación del sitio en la Base Conjunta de San Antonio, pero no tenía información sobre una visita al sitio para Fort Bliss.

Minutos más tarde, Kirby dijo que el departamento había apoyado previamente solicitudes similares en 2012 y 2017, y añadió que “no está fuera de la norma” que el departamento apruebe tales solicitudes.

Estados Unidos se enfrenta actualmente a un aumento significativo de cruces ilegales de la frontera, en particular de menores no acompañados. Aunque las familias y los adultos que llegan solos están siendo expulsados en la frontera, la administración sigue aceptando a los menores no acompañados que llegan ilegalmente.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reconoció la semana pasada que Estados Unidos está “a punto de recibir más individuos en la frontera suroeste que en los últimos 20 años”.

El presidente Joe Biden, que prometió revertir las políticas de inmigración de su predecesor durante su campaña, ha rogado recientemente a los migrantes centroamericanos que se queden en su “pueblo o ciudad o comunidad” en lugar de hacer el peligroso viaje para cruzar ilegalmente a Estados Unidos.

Al asumir el cargo, Biden revirtió varias políticas de inmigración de la era de Trump, incluido el Protocolo de Protección a Migrantes de su predecesor, que buscaba poner fin a la problemática política de “captura y liberación”, y al que se le atribuye haber frenado significativamente el flujo de inmigrantes ilegales en 2019. Retomando las políticas de la era Obama que facilitan la “captura y liberación”, los solicitantes de asilo son liberados en el interior del país mientras esperan una audiencia judicial, y a menudo nunca se les vuelve a ver.

El fuerte aumento de menores no acompañados que llegan a la frontera, complicado por la pandemia en curso, ha desbordado las instalaciones y los recursos fronterizos y ha hecho que la administración abra más albergues de desbordamiento para gestionar la afluencia.

El secretario del HHS, Xavier Becerra, también ha hecho otras peticiones para hacer frente a la creciente crisis. Becerra había solicitado ayuda a la ciudad de San Diego para albergar a algunos de los menores no acompañados que han estado cruzando a Estados Unidos desde México.

Los funcionarios acordaron durante el fin de semana ceder el Centro de Convenciones de San Diego al gobierno federal para que lo utilice como refugio temporal.

“La ciudad y el condado apoyarán este plan financiado por el gobierno federal proporcionando servicios vitales a estos niños vulnerables que vinieron a nuestro país en busca de seguridad”, dijeron en un comunicado conjunto el alcalde Todd Gloria y el presidente de la Junta de Supervisores del Condado de San Diego, Nathan Fletcher, ambos demócratas.

“Estamos trabajando estrechamente con nuestros socios federales para ultimar los detalles de la preparación para recibir a estos jóvenes y proporcionarles atención, compasión y un espacio seguro para la transición mientras se reúnen con sus familias o tutores”.

Hace unos días, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el representante Henry Cuellar (D-Texas) y el Proyecto Veritas publicaron por separado fotos de menores no acompañados durmiendo en el suelo en condiciones de hacinamiento.

Las fotos de la CBP, que fueron tomadas en una instalación de desbordamiento de Donna, Texas, muestran lo que parecen ser niños durmiendo hombro con hombro en alfombras con lo que parecen ser mantas de aluminio, y en bancos. Otra foto muestra una gran fila de inmigrantes ilegales varones que esperan ser procesados, mientras que otra foto muestra a niños pequeños dentro de un corralito con un televisor que emite programas infantiles.

Una instalación de procesamiento temporal en Donna, Texas, el martes 23 de marzo de 2021. (CBP)

El lunes, Cuellar dijo a Border Report que agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a unos 150 inmigrantes ilegales en la frontera entre Estados Unidos y México durante el fin de semana, pero que fueron liberados en el interior del país sin que se les diera una futura cita en la corte ni se les notificara nada al respecto.

“Durante el fin de semana, en [la] zona de Anzalduas junto al puente, hubo unas 150 personas [que] fueron liberadas bajo lo que llamamos ‘discreción fiscal’, porque la Patrulla Fronteriza dice: ‘Simplemente no tenemos espacio'”, dijo Cuellar.

Cuellar dijo que fueron “liberados sin siquiera un Aviso de Comparecencia, lo cual es, en mi opinión, algo sin precedentes, que se vaya a liberar a alguien y esperar que se presente sin una cita en la corte”. Ninguna de las personas que fueron detenidas eran niños no acompañados, añadió.

“No estoy culpando a la Patrulla Fronteriza, pero escuchar que no tenían otra opción te dice lo crítica que es la situación en la frontera”, añadió, según el medio.

El número de cruces de la frontera suroeste ha aumentado de forma constante en los últimos meses. Entre octubre de 2020 y enero de 2021, el número de cruces fue de 296,259, un aumento del 79.6 por ciento respecto a los 164,932 del mismo periodo del año anterior, según los datos de la CBP.

El número de unidades familiares (19,246) y de menores no acompañados (9457) que cruzaron ilegalmente aumentó significativamente en febrero, en comparación con las 7294 unidades familiares y los 5585 menores no acompañados de enero, y las 4404 unidades familiares y los 4993 menores no acompañados de diciembre de 2020.

Jack Phillips y Zachary Stieber contribuyeron a la elaboración de este artículo.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS