Pompeo encabeza críticas de EE.UU. tras elección de China en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Por Frank Fang
14 de Octubre de 2020
Actualizado: 14 de Octubre de 2020

El secretario de Estado, Mike Pompeo, encabezó una serie de críticas contra el sistema de las Naciones Unidas, después de que se eligieran a países con un pobre historial de derechos humanos para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el 13 de octubre.

“La Asamblea General de la ONU eligió una vez más a los países con un abominable historial de derechos humanos, incluyendo China, Rusia y Cuba”, dijo Pompeo en un comunicado del martes. “Estas elecciones solo validan aún más la decisión de EE.UU. de retirarse y usar otros lugares y oportunidades para proteger y promover los derechos humanos universales”.

Estados Unidos se retiró del Consejo de Derechos Humanos en junio de 2018, antes de que expirara su mandato en 2019, por falta de reformas en el organismo de la ONU.

Las elecciones para el Consejo de Derechos Humanos de 47 escaños se realizaron en la sede de la ONU en la ciudad de Nueva York el martes para llenar 15 escaños vacantes distribuidos entre cinco grupos regionales: Estados de África, Estados de Asia y el Pacífico, Estados de Europa Oriental, Estados de Latinoamérica y el Caribe y Estados de Europa Occidental y otros Estados.

La única competición tuvo lugar entre los Estados de Asia y el Pacífico, donde cinco países competían por cuatro puestos vacantes. Los demás grupos regionales tenían cada uno el mismo número de candidatos que el número de puestos vacantes. Por ejemplo, Francia y el Reino Unido llenaron los dos puestos vacantes del grupo regional de Europa occidental y otros Estados.

Pakistán y Uzbekistán obtuvieron cada uno 169 votos, seguidos de Nepal con 150 votos y China 139, según una rueda de prensa de la ONU. Arabia Saudita quedó en quinto lugar con 90 votos.

Otros países que llenaron los 15 puestos vacantes fueron Rusia, Bolivia y Cuba.

Los 193 estados miembros de las Naciones Unidas pueden votar en cada grupo regional mediante voto secreto. Los países ganadores comenzarán su período de tres años el 1 de enero del próximo año.

A pesar de haber obtenido 139 votos, China vio cómo su apoyo en la ONU disminuyó considerablemente en comparación con la última vez que ganó un escaño en el consejo en 2016, cuando obtuvo 180 votos.

Pompeo señaló que Estados Unidos ha buscado otras vías para promover los derechos humanos, como un evento virtual paralelo durante la 75ª Asamblea General de la ONU en septiembre, así como un evento histórico sobre la libertad religiosa organizado por el presidente Donald Trump el año pasado.

Tras el evento virtual organizado por EE.UU. el 23 de septiembre, más de 50 países firmaron una declaración conjunta en la que se reconocía la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), señalando que “ciertos principios son tan fundamentales que se aplican a todos los seres humanos, en todas partes y en todo momento”.

La DUDH, proclamada por la Asamblea General de la ONU en 1948, es un documento histórico, ya que estipula, por primera vez, que los derechos humanos fundamentales deben ser protegidos universalmente.

“El compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos consiste en mucho más que simples palabras. A través de la acción del Departamento de Estado, hemos castigado a los violadores de los derechos humanos en Xinjiang, Myanmar [Birmania], Irán y otros lugares”, declaró Pompeo.

El gobierno de Estados Unidos sancionó a seis funcionarios chinos y a una entidad del Partido Comunista Chino por los abusos de los derechos humanos contra los musulmanes uigures en la región del extremo occidental de China, Xinjiang, donde se estima que un millón de uigures están detenidos en campos de detención.

En la última evaluación anual del grupo de investigación estadounidense Freedom House sobre el nivel de derechos políticos y libertades civiles de los países de todo el mundo, China fue calificada como “no libre”, con una puntuación de 10 sobre 100.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en una reunión informativa diaria el 14 de octubre, calificó los comentarios de Pompeo como “muy ridículos”. Dijo que Estados Unidos debería “dejar de propagar el virus político” y no usar “los derechos humanos como excusa para interferir en los asuntos internos de otros países”.

Desde entonces, varios legisladores estadounidenses han entrado en Twitter para expresar su oposición a los resultados de las elecciones, entre ellos el senador Marco Rubio (R-Fla.).

“Que China, Rusia y Cuba sean elegidas para la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas es una broma cuando se consideran las atroces violaciones de los derechos humanos que cometen”, escribió Rubio.

El senador añadió: “Este sistema está roto y es una tragedia con el número de desafíos urgentes de derechos humanos a nivel mundial”.

Nikki Haley, exembajadora de EE.UU. en la ONU, publicó en Twitter: “El Consejo de Derechos Humanos de la ONU es una farsa total que no merece su nombre ni que Estados Unidos le dé ninguna credibilidad”.

Hillel Neuer, director ejecutivo de la ONG UN Watch, con sede en Ginebra, llamó al martes “un día negro para los derechos humanos”, en un tuit.

En otro tuit, Neuer señaló que, según las clasificaciones de Freedom House, el 51 por ciento de los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos fueron calificados como “parcialmente libres” o “no libres”, lo que significa que “no cumplen con los estándares mínimos de una democracia libre”.

Ese porcentaje aumentará al 60 por ciento a partir del 1 de enero de 2021, cuando los países, incluyendo China, tomen sus asientos.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Pompeo: ‘La marea ha cambiado’ en cómo el mundo ve a China

TE RECOMENDAMOS