Practicantes de Falun Gong en Hong Kong exigen disculpas por propaganda de periódico pro-Beijing

Por Eva Fu
03 de Mayo de 2021
Actualizado: 03 de Mayo de 2021

Los practicantes hongkoneses de Falun Dafa, un grupo de fe perseguido, están exigiendo una disculpa de un periódico pro-Beijing por una serie de artículos que, según dijeron, incitaban al odio y socavaban la última pizca de libertad en la ciudad.

Entre el 20 y el 29 de abril, el periódico Ta Kung Pao publicó al menos ocho artículos que describían la práctica espiritual como un “culto maligno”, “superstición” y un “tumor maligno en la sociedad”. Un artículo afirmaba que la librería Tianti, donde se venden los libros de Falun Gong, estaba “contrabandeando libros venenosos”.

En un editorial del 29 de abril, el medio sugirió que el gobierno de Hong Kong debería prohibir la práctica y calificó al tema como un “primer imperativo”.

Tal lenguaje es “difamatorio” e “incita al odio hacia Falun Gong” ya que los practicantes en China continental “soportaron tribulaciones injustificadas”, respondió la Asociación de Falun Dafa de Hong Kong en una declaración del 3 de mayo.

La asociación exigió que Ta Kung Pao “retire los artículos de inmediato y emita una disculpa pública”.

“La Asociación también se reserva el derecho de aplicar todos y cada uno de los recursos legales y equitativos disponibles por los artículos falsos y posible difamación de Ta Kung Pao”, afirmó.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, enseña los principios de verdad, benevolencia y tolerancia, así como una serie de ejercicios de meditación, según su sitio web. Había cerca de 70 millones a 100 millones de personas practicando la disciplina en 1999, cuando el régimen chino vio su popularidad como una amenaza y lanzó una brutal campaña de erradicación.

Durante más de dos décadas, los practicantes de Falun Gong en Hong Kong y en otros lugares han estado creando conciencia sobre la persecución de sus compañeros practicantes en China continental, quienes corren constantes riesgos de arresto, tortura, trabajo esclavo, e incluso sustracción forzada de órganos por persistir en su fe.

Sin embargo, tales esfuerzos en Hong Kong se encuentran bajo una creciente presión desde que el régimen de Beijing impuso una radical ley de seguridad nacional, que hace que todo lo que el régimen considere secesión, subversión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras sea castigado hasta con cadena perpetua.

En las últimas semanas, delincuentes han atacado puestos de información de Falun Gong locales con cuchillos y pintura en aerosol, tumbando siete durante un período de 24 horas. La asociación sospecha que los ataques están relacionados con agentes estatales chinos.

Un puesto de información es objeto de vandalismo en Mong Kok en Hong Kong el 20 de diciembre de 2020. (Song Bilung/The Epoch Times)

“Hong Kong ya tiene la ley de seguridad nacional y no tolerará que las fuerzas anti-China y de Hong Kong sigan enloqueciendo”, declara el editorial de Ta Kung Pao. El medio nombró a varios activistas a favor de la democracia, entre ellos el editor Jimmy Lai, a quien las autoridades de Hong Kong han procesado utilizando la nueva ley de seguridad, antes de afirmar que los días para que los practicantes de Falun Gong “permanezcan en libertad tampoco serán largos”.

Al intentar ordenar al gobierno de Hong Kong a que prohiba Falun Gong, Ta Kung Pao ha tomado una postura equivocada y los actos eventualmente serán contraproducentes, dijo la Asociación de Falun Dafa de Hong Kong.

“Muchos consideran que la existencia de Falun Gong es la referencia de la libertad en Hong Kong”, declaró la asociación. “Una vez que Hong Kong pierda por completo la libertad de expresión y la libertad de prensa, Hong Kong dejará de ser Hong Kong”.

El 3 de mayo, cuatro practicantes de Falun Gong sostuvieron pancartas en protesta por los artículos frente a la oficina principal de Ta Kung Pao, el número máximo permitido para grupos públicos bajo las medidas de distanciamiento social de Hong Kong.

Zhou Sheng, uno de los manifestantes, dijo que vio a dos personas sospechosas que parecían ser agentes estatales chinos cerca de su apartamento el 13 de abril. Los dos, un hombre y una mujer, aparecieron en el piso de su apartamento diciendo que entregaban pizza. Cuando Zhou les cuestionó, ellos no pudieron mostrarle un recibo o explicar por qué necesitaban a dos personas para la entrega, y se fueron apresuradamente luego de que Zhou dijera que los reportaría a la policía si volvían a venir.

Un reportero encubierto de Ta Kung Pao se acercó a varios practicantes locales de Falun Gong fingiendo interés en la práctica. Incluso antes de los artículos difamatorios, dos de los practicantes ya estaban sufriendo acoso que interrumpió sus vidas, según Zhou.

Lau Ching Kwok, un practicante de Falun Gong quien fue nombrado en los artículos, dijo que el medio cambió sus palabras para dar una impresión negativa a la práctica.

“Falun Gong no tiene secretos, a los practicantes aquí no les importa la fama o el dinero, son solo un grupo de personas que se esfuerzan por ser buenos”, dijo durante la protesta.

Los funcionarios de Ta Kung Pao no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS