Régimen chino mantiene estrecho control sobre académicos extranjeros, revela documento filtrado

Por EVA FU
06 de Noviembre de 2020
Actualizado: 06 de Noviembre de 2020

A medida que Estados Unidos redobla sus esfuerzos por frenar la infiltración china en los campus estadounidenses, un documento filtrado arroja luz sobre el grado de control que el régimen chino ejerce sobre sus académicos que estudian en el extranjero.

El documento, obtenido por The Epoch Times de una fuente de confianza, se refiere a una profesora de la provincia de Yunnan, en el suroeste de China, que solicitó a las autoridades que le permitieran una prórroga de su estancia en Estados Unidos para dos programas de investigación de biología vegetal en la Universidad de Cornell de Nueva York, con la expectativa de informar regularmente al consulado chino local.

El nombre de la persona fue retenido para proteger su privacidad.

Alrededor de 370,000 estudiantes e investigadores chinos estaban estudiando en Estados Unidos en enero, lo que representa un tercio de los aproximadamente 1.1 millones de estudiantes extranjeros, según datos del gobierno de Estados Unidos (pdf). Alrededor de 130,000 de estos estudiantes están en las áreas conocidas como STEM (ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas) a nivel de postgrado o postdoctorado.

La profesora, que enseña en la Facultad de Agronomía y Biotecnología de la Universidad Agrícola de Yunnan, recibió financiación en agosto de 2018 del Consejo de Becas de China (CSC) a través de un “programa especial de desarrollo de talentos de la región occidental”, el que patrocina a cientos de investigadores y académicos chinos para que estudien en el extranjero.

El CSC es una agencia controlada por el gobierno chino directamente al mando del Ministerio de Educación. Uno de los requisitos para los becarios del CSC es “apoyar el liderazgo del Partido Comunista Chino”.

Bajo el contrato de la profesora con el CSC, la financiación duraría hasta enero de 2021. Pero ella quiso quedarse un año más en Estados Unidos, citando el estancamiento del progreso de la investigación en el laboratorio como resultado de la pandemia en curso.

Ella prometió “seguir estrictamente las normas pertinentes y presentar regularmente informes trimestrales sobre el progreso de la investigación al consulado”, en una carta fechada el 29 de septiembre de su universidad a la oficina de educación de Yunnan. Estos arreglos, según la universidad, le permitirían un mayor compromiso académico en Cornell y “establecer una buena base” para la colaboración en materia de investigación entre ambas partes.

Una captura de pantalla de la carta de la Universidad Agrícola de Yunnan del 29 de septiembre de 2020. (Proporcionada a The Epoch Times)

No está claro si las autoridades de Yunnan aprobaron la solicitud. La Universidad de Cornell no respondió a una solicitud de comentario.

En relación con la carta, Chen Yonglin, diplomático que se convirtió en denunciante y que anteriormente contaba con un puesto en el consulado chino de Sydney, dijo que los investigadores patrocinados por China están bajo el control de los consulados chinos y “vinieron al extranjero con tareas en mano”. Desde que desertó en 2005, Chen ha expuesto las tácticas de infiltración del régimen chino en Occidente.

“Una vez que ellos llegan, tienen que registrarse en el consulado local y someterse periódicamente a un estudio político en el consulado sobre el discurso de [el líder del partido] Xi Jinping y las políticas del partido”, dijo en una entrevista. “Son las personas más fiables para el gobierno chino, incluso más que los estudiantes internacionales normales”.

A través de los programas de becas a corto plazo, los investigadores obtienen fácil acceso a tecnologías avanzadas, y su función es “robar cuando la ocasión lo permite”, dijo Chen.

“Son básicamente informantes, agentes del Partido Comunista Chino”, añadió.

La beca CSC cubre prácticamente todos los gastos durante el programa, desde los vuelos, el alojamiento, el transporte, las facturas de teléfono, hasta las actividades sociales. Aquellos que viajaron al extranjero con dinero del gobierno deben firmar un contrato con el CSC. Ellos tendrían que devolver el importe total de la subvención más las multas adicionales si incumplen los términos, como por ejemplo por comportarse de manera que “perjudique los intereses nacionales y la imagen nacional”, o por participar en actividades no relacionadas con los estudios académicos que creen un “impacto negativo”, según un manual del CSC de 2018. Como parte del acuerdo, los becarios también deben regresar a China al terminar el programa para un “servicio” obligatorio de dos años.

Carteles en el consulado chino después de que Estados Unidos ordenó a China cerrar sus puertas en Houston, Texas, el 22 de julio de 2020. (Go Nakamura/Getty Images)

“Los llamados académicos patrocinados por el gobierno están obligados a entregar sus hallazgos”, dijo Chen. “[Informan] de lo mucho que aprendieron, los logros de la investigación, lo que consiguieron robar y después de regresar, podrían recibir un ascenso o recibir nuevos fondos para investigación”.

Varios casos recientes de espionaje procesados por las autoridades de Estados Unidos involucran a investigadores financiados por el CSC.

Wang Xin, un oficial militar chino que ocultó sus vínculos con el ejército chino, fue encargado de “observar la disposición del laboratorio de la UCSF [Universidad de California, San Francisco]” donde estudiaba, y luego replicarla en China, según los fiscales. Hu Haizhou, un investigador de la Universidad de Virginia patrocinado por el CSC, fue acusado de robar el código informático avanzado “inspirado en procesos biológicos”. Tang Juan es supuestamente una oficial militar china que ocultó su identidad mientras investigaba en la Universidad de California, Davis. Ella huyó al consulado chino en San Francisco después de ser interrogada por agentes del FBI y fue arrestada en julio por cargos de fraude de visado.

En medio de las agrias relaciones entre Estados Unidos y China, la Universidad del Norte de Texas recientemente puso fin a un programa financiado por la CSC y le dijo a 15 becarios chinos visitantes en su campus que regresen a casa.

El presidente Donald Trump a fines de mayo emitió una proclama para limitar la capacidad de Beijing de cooptar a los estudiantes chinos de postgrado y académicos visitantes, deteniendo la emisión de visas a los investigadores vinculados con el ejército, alegando preocupaciones de robo de propiedad intelectual. En la implementación de la proclamación, el Departamento de Estado también revocó más de 1000 visas de ciudadanos chinos a partir de septiembre.

Con información de Luo Ya.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

TE RECOMENDAMOS