Reguladores pondrán fin a trato preferencial dado a empresas chinas que cotizan en bolsas de EE.UU.

Por Emel Akan
26 de Noviembre de 2020
Actualizado: 26 de Noviembre de 2020

WASHINGTON—Los reguladores de EE. UU. están avanzando con un plan para tomar medidas enérgicas contra las empresas chinas que cotizan en las bolsas de EE. UU., anulando un acuerdo firmado con Beijing en 2013 bajo la administración de Obama.

El plan requerirá que las empresas chinas que cotizan en las bolsas de EE. UU. utilicen auditores supervisados por los reguladores estadounidenses.

Se espera que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) emita una propuesta en diciembre para abordar los riesgos asociados con la inversión en acciones chinas, según un artículo del Wall Street Journal publicado el 17 de noviembre.

La propuesta de la SEC requeriría que la Bolsa de Nueva York y el Nasdaq exijan que las empresas extranjeras cumplan con las normas de auditoría de EE. UU. o les prohíban cotizar en las bolsas. Aquellas que ya tienen acciones que cotizan en estas bolsas tendrán un cierto tiempo para cumplirlas para evitar ser eliminadas de la lista.

Es posible que se solicite a las empresas chinas una segunda revisión de sus finanzas por parte de una empresa de auditoría con sede en un país en el que el organismo regulador de la auditoría coopere con el Consejo de Supervisión de Contabilidad de Empresas Públicas de Estados Unidos (PCAOB).

El PCAOB es una organización sin fines de lucro establecida en virtud de la Ley Sarbanes-Oxley de 2002 para supervisar las auditorías de las empresas que cotizan en bolsa a fin de proteger a los inversores. Las empresas que cotizan sus acciones en las bolsas de Estados Unidos deben hacer auditar sus libros contables por empresas de contabilidad pública independientes registradas en el PCAOB.

La SEC, que se negó a proporcionar información sobre sus planes, remitió a la declaración que Jay Clayton, presidente de la SEC, hizo pública en agosto.

En su declaración, Clayton anunció la intención de la SEC de “preparar propuestas” para reforzar y mejorar la supervisión de las empresas chinas en las bolsas estadounidenses. La decisión se tomó después de que el regulador celebrara una mesa redonda en julio con inversores, reguladores y expertos de la industria para discutir cuestiones relacionadas con los riesgos de invertir en estas empresas.

Las medidas de la SEC también siguen las recomendaciones emitidas el 24 de julio por un grupo de trabajo nombrado por el presidente Donald Trump, del que Clayton es miembro. El grupo publicó sus recomendaciones en el “Informe sobre la protección de los inversores de Estados Unidos de los riesgos significativos de las empresas chinas”.

El PCAOB no ha podido inspeccionar las empresas de auditoría con sede en China durante más de una década, según el informe.

Por lo tanto, el grupo de trabajo recomendó mejorar las normas de cotización para que el PCAOB pueda acceder a los documentos de auditoría de una empresa que cotiza en bolsa. Según el informe, las empresas que no pueden cumplir esta norma como resultado de las restricciones gubernamentales, como en China, pueden proporcionar la coauditoría de una empresa de auditoría con sede en otro país que proporcione suficiente acceso a los documentos de trabajo.

A fin de reducir la interrupción del mercado, los organismos reguladores de Estados Unidos concederían un período de transición hasta el 1º de enero de 2022 para que las empresas que actualmente cotizan en bolsa se ajusten a las nuevas normas.

“Las nuevas normas de cotización se aplicarían inmediatamente a las nuevas empresas que cotizan en bolsa una vez que las normas necesarias y/o el establecimiento de normas sean efectivos”, dice el informe.

Se espera que la SEC se mueva rápidamente para proponer su plan antes de la salida de Clayton. El 16 de noviembre, el presidente de la SEC anunció que renunciaría a finales de 2020.

Trato preferencial

Había 217 empresas chinas que cotizaban en las bolsas de Estados Unidos, con una valoración total de mercado de 2.2 billones de dólares, hasta el 2 de octubre.

Estas empresas chinas han aprovechado los mercados de capital de EE. UU. sin cumplir con las mismas normas estrictas de auditoría que sus contrapartes estadounidenses. Los reguladores en Beijing se han negado a permitir inspecciones de auditoría de las empresas chinas que cotizan en la bolsa de EE. UU. por razones de seguridad nacional y secreto de estado.

En 2013, bajo la administración de Obama-Biden, el PCAOB firmó un memorando de entendimiento (MOU) con los reguladores de Beijing, dando a las empresas chinas un trato preferencial.

Por ejemplo, el memorando de entendimiento estipulaba que “si la información y/o el consentimiento solicitados no son proporcionados por una de las Partes en este acuerdo, sobre la base de un conflicto de leyes, las Partes deben tratar de encontrar una solución mediante consultas”. Estas normas laxas han causado obstáculos a la SEC para hacer cumplir sus normas y reglamentos a las empresas y firmas de auditoría con sede en China.

La concesión fue parte de la participación activa del entonces vicepresidente Joe Biden en el fortalecimiento de los lazos comerciales de Estados Unidos con China. Las transcripciones de los archivos de la administración de Obama muestran que el acuerdo se alcanzó después de que los líderes chinos celebraran múltiples reuniones con Biden.

Como resultado de esta concesión, los inversores estadounidenses, a través de sus fondos de pensiones, han estado transfiriendo sin saberlo riqueza de Estados Unidos a empresas chinas que no cumplen con las leyes del país. Esta laguna jurídica hace que los inversionistas estadounidenses financien muchas empresas chinas que están involucradas en los aparatos militares y de espionaje del Partido Comunista Chino y que están implicadas en los abusos de los derechos humanos del PCCh.

El senador Rick Scott (R-Fla.) aplaudió los planes de la SEC para mejorar la supervisión de estas empresas.

“Las empresas chinas que cotizan en la bolsa de valores de Estados Unidos presentan desafíos de regulación, supervisión y aplicación que socavan la transparencia y la confianza en los mercados estadounidenses”, dijo Scott el 17 de noviembre en una declaración. “Me alegro de que estén dando este importante paso para proteger a los inversores al excluir a las empresas chinas de las bolsas estadounidenses si no son transparentes y no siguen las mismas reglas que las empresas estadounidenses”.

La acción representará el más reciente desafío para las empresas chinas que cotizan en las bolsas estadounidenses.

El 12 de noviembre, Trump emitió una orden ejecutiva para detener las inversiones en empresas chinas vinculadas al ejército chino, citando amenazas a la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos.

El 12 de noviembre, Trump emitió una orden ejecutiva para detener las inversiones en empresas chinas que tienen vínculos estrechos con el ejército chino. La orden se dirigía a 31 empresas previamente designadas por el Pentágono como “propiedad o controladas” por el Ejército Popular de Liberación de China.

Un análisis de The Epoch Times mostró que dos empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, China Mobile Ltd. y China Telecom Corp., estaban entre las empresas de la lista negra, y sus acciones, con un valor de 10.4 mil millones de dólares, estaban en manos de fondos de inversión de EE. UU. a partir del 20 de noviembre. Los inversionistas estadounidenses tienen alrededor de un año, hasta noviembre de 2021, para desinvertir, de acuerdo con la orden ejecutiva del presidente.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

EE. UU. confisca edulcorante de China tras hallar que es producto de trabajos forzados

TE RECOMENDAMOS