Revelaciones del virus arrojan sospechas sobre los esfuerzos de “guerra sin restricciones” de China

Por Chriss Street
05 de Abril de 2020 6:58 PM Actualizado: 05 de Abril de 2020 6:58 PM

Comentario

No hay pruebas que demuestren cómo el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, se desató en el mundo. Sin embargo, con 900 millones de personas bajo confinamiento pandémico, China se dispone a librar una “guerra sin restricciones” para beneficiarse económica y militarmente del dolor de las naciones occidentales.

El origen del virus del PCCh ha hecho sospechar que podría existir un encubrimiento de los proyectos de guerra biológica de China. Caixin Global alega que se distribuyeron muestras de un patógeno similar al SARS a laboratorios de toda China y que luego se destruyeron un mes antes de que el virus del PCCh se divulgara públicamente.

El virus del PCCh se ha extendido ahora a por lo menos 180 países, y la pandemia está causando una depresión económica en las naciones occidentales.

Se sabía que el Laboratorio Nacional de Bioseguridad de Wuhan había recibido una muestra de un paciente (que fue admitido en un hospital de Wuhan por neumonía), a través de la cual identificó un virus similar al SARS el 30 de diciembre. La instalación es el primer laboratorio de bioseguridad de nivel 4 (BSL-4) de China, certificado por la Organización Mundial de la Salud, cualificado para manejar los patógenos más peligrosos del mundo.

Los investigadores de Caixin encontraron que las muestras de virus ya habían sido distribuidas el 24 de diciembre por toda China a por lo menos otros tres laboratorios genéticos, incluyendo el Instituto de Genómica de Beijing (BGI) en Shenzhen, Vision Medicals en Guangzhou y CapitalBio Medlab en Beijing.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A pesar de que todos los laboratorios confirmaron la existencia de un coronavirus similar al SARS y secuenciaron su genoma, la Comisión Nacional de Salud de China emitió una orden de mordaza el 3 de enero, y luego le dijo a todos los laboratorios, incluido el laboratorio BSL-4 de Wuhan, que “no estaban calificados” y que debían destruir todas las pruebas. Como resultado, es imposible determinar si el origen del virus del PCCh es natural o hecho por el hombre.

En el Diálogo de Shangri-La de 2018, la principal cumbre anual de defensa de Asia, el secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, y los miembros del Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, expresaron una gran preocupación por el comportamiento cada vez más agresivo de China. Las amenazas de China al mundo incluyen el debilitamiento de los principios democráticos, el desprecio de los derechos humanos, la obstaculización del tránsito indo-pacífico, la falta de respeto a los derechos territoriales y la ignorancia del derecho internacional.

Los expertos en defensa declararon que los dirigentes del Partido Comunista Chino (PCCh) participan en una estrategia a largo plazo que se esbozó por primera vez en un libro titulado “Guerra sin restricciones: el plan maestro de China para destruir a América“. El libro fue escrito en 1999 por los coroneles Qiao Liang y Wang Xiangsui de la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular (PLAAF).

El libro anima a China a perseguir una amplia gama de amenazas, incluyendo provocaciones militares en el Mar del Sur de China para hacer que los Estados Unidos gasten recursos desplegando portaaviones; y la guerra económica con los Estados Unidos, que se supone es difícil de detectar y contrarrestar apropiadamente por parte de los estadounidenses.

Al librar una guerra en varios frentes, China trata de desestabilizar sistemáticamente a los Estados Unidos mediante una combinación de provocación militar y decadencia comercial.

Una de las principales claves de la estrategia de “guerra sin restricciones” de Beijing es su iniciativa “Made in China 2025”, que se puso en marcha en 2015 con planes para cubrir diez industrias, incluida la biofarmacéutica.

Los expertos advirtieron que China para 2020 ya había cumplido su objetivo biofarmacéutico provisional de suministrar más del 90 por ciento de todos los antibióticos, vitamina C, ibuprofeno e hidrocortisona de Estados Unidos.

China pretende para 2025 competir directamente con sus clientes biofarmacéuticos de EE.UU. Ha formado 100 empresas que producen productos farmacéuticos biotecnológicos patentados, es decir, “productos certificados por la Organización Mundial de la Salud listos para ser exportados a los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón”.

Con la apertura gradual de los puertos y fábricas de China, las autoridades chinas ordenaron a los bancos estatales que financiaran un crecimiento del PIB de entre el 4 y el 5.6 por ciento para crear otros 11 millones de nuevos puestos de trabajo.

Numerosos informes documentan que China ya está produciendo y vendiendo decenas de millones de dólares de equipos médicos a Occidente. Además de respiradores y equipos de protección, el Instituto de Genómica de Beijing está vendiendo equipos de prueba COVID-19, y Vision Medicals acaba de recibir la marca CE-IVD para su ensayo de secuenciación clínica del SARS-CoV-2.

Por el lado militar, el régimen chino lanzó una serie de provocaciones durante las últimas cuatro semanas a través del Ejército de Liberación Popular, la Marina, la Fuerza Aérea, la Guardia Costera y la Milicia Marítima en los mares del este y el sur de China contra Taiwán, Vietnam y Japón.

El USS Theodore Roosevelt, que se trasladó a la región en marzo para proteger los intereses vitales de Estados Unidos, se vio obligado a hacer una retirada de emergencia después de que unos 100 marineros contrajeran el coronavirus. Visto a través de la lente de la estrategia de “guerra sin restricciones” de China, uno de los principales sistemas de dominación de los Estados Unidos, que costó 4500 millones de dólares, se ha convertido rápidamente en un arma de combate ineficaz prácticamente sin costo alguno.

Cuando las naciones occidentales iniciaron los confinamientos por la pandemia en febrero, el Comando de Teatro Oriental del Ejército de Liberación del Pueblo lanzó ejercicios conjuntos de la marina y la fuerza aérea cerca de Taiwán, y ejercicios navales frente a la costa de Camboya.

A partir del 1 de abril, los aviones de guerra chinos realizaron un ejercicio intensivo de 36 horas que combinó aviones de reconocimiento y dos grupos de cazas, realizando acrobacias tácticas y “escenificando un enfrentamiento en un escenario de combate”.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como director general de varias empresas y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También da regularmente conferencias de estrategia a estudiantes de posgrado en las principales universidades del sur de California.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Los niños huérfanos y abandonados sufren de la tragedia en Hubei | Virus del PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.