Se acumulan las presiones para que EE. UU. boicotee los Juegos Olímpicos de Beijing 2022

Por Cathy He
01 de Marzo de 2021
Actualizado: 01 de Marzo de 2021

A menos de un año de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, aumentan los llamamientos alrededor del mundo para que los países boicoteen los Juegos por el continuo abuso a los derechos humanos llevado a cabo por el Partido Comunista Chino (PCCh).

En Estados Unidos, varios legisladores republicanos han pedido que los Juegos se trasladen fuera de Beijing o, en su defecto, que se boicotee el evento. Señalan la amplia campaña de represión del régimen chino contra las minorías étnicas, los creyentes religiosos y los disidentes, con especial énfasis en sus atrocidades contra los musulmanes uigures en la región autónoma de Xinjiang, que la Administración Trump declaró un genocidio.

Legisladores de Canadá y del Reino Unido, así como más de 100 grupos de todo el mundo, han hecho llamamientos similares. El Parlamento de Canadá aprobó en febrero una moción no vinculante que designaba la represión del PCCh en Xinjiang como un genocidio, al tiempo que instaba al Comité Olímpico Internacional (COI) a trasladar los Juegos fuera de China.

Más recientemente, el senador estadounidense Rick Scott (R-Fla.) escribió al presidente Joe Biden el 25 de febrero buscando una reunión para discutir los planes para reubicar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

“Bajo ninguna circunstancia debe la comunidad mundial dar a la China comunista una plataforma internacional para encubrir sus crímenes, que es lo que ocurrirá si se les permite organizar los Juegos Olímpicos de 2022 en Beijing”, escribió Scott en la carta.

Varios otros legisladores estadounidenses han introducido resoluciones que presionan para que los Juegos se trasladen de Beijing. Una resolución de la Cámara de Representantes presentada por el representante Michael Waltz (R-Fla.) también citó la violenta represión del PCCh contra los manifestantes por la democracia en Hong Kong y el encubrimiento de la pandemia del virus del PCCh como razones por las que sería “inmoral, poco ético y erróneo” que Beijing albergara los Juegos.

La exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, posible candidata republicana a la presidencia en 2024, también pidió un boicot en un reciente artículo de opinión.

“Si Estados Unidos boicotea los Juegos Olímpicos de Invierno, enviará un mensaje inequívoco de que la tiranía y las amenazas de China son inaceptables”, dijo Haley. “Demostrará que las acciones tienen consecuencias”.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el 25 de febrero que Estados Unidos no ha tomado una “decisión final” sobre la participación del país en los Juegos Olímpicos de Beijing, y añadió que buscaría “orientación del Comité Olímpico de Estados Unidos”. Hace unas semanas, Psaki señaló que no tenía planes de boicotear los Juegos.

El Comité Olímpico de Estados Unidos, en respuesta a las recientes declaraciones de Psaki, dijo que se oponía a un boicot del evento, una posición de la que se hicieron eco sus homólogos de Canadá y el Reino Unido.

“Nos oponemos a los boicots de los Juegos porque se ha demostrado que tienen un impacto negativo en los atletas y no abordan eficazmente los problemas globales”, dijo un portavoz del Comité en un comunicado. “Creemos que el curso de acción más eficaz es que los gobiernos del mundo y China se comprometan directamente con los derechos humanos y las cuestiones geopolíticas”.

Haley, en su artículo de opinión, se mostró en desacuerdo con los que dicen que los boicots no funcionan, diciendo que tales argumentos revelan una “falta de comprensión sobre la diplomacia”.

“Cuando dejas que tu contraparte se salga con la suya en un genocidio, lo cual es literalmente cierto en el caso de China, estás negociando desde una posición de debilidad. Si te mantienes firme en cuestiones no negociables, estás en una posición de fuerza”, escribió Haley.

“Ignorar las acciones malvadas de China no es una forma de detener esas acciones en el futuro, y mucho menos de avanzar en otras cuestiones críticas de seguridad y económicas”, añadió.

El régimen chino no se ha tomado bien la campaña de boicot, acusando a los países de politizar los Juegos. Hu Xijin, redactor jefe del periódico estatal extremista Global Times, también ha recurrido a Twitter para amenazar con sanciones comerciales a los países que decidan boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing.

El COI, en unas declaraciones a The Epoch Times hace unas semanas, dijo que al elegir a Beijing como sede de los Juegos Olímpicos, su comisión de evaluación había “considerado las opiniones de las ONG independientes con respecto a una serie de cuestiones, incluidos los derechos humanos”, y planteó las preocupaciones a las autoridades gubernamentales.

“Recibimos garantías de que se respetarán los principios de la Carta Olímpica en el contexto de los Juegos”, añadió el COI, y dijo que seguiría discutiendo “las cuestiones relacionadas con los Juegos” con los organizadores.

Repetir la historia

A pesar de la insistencia de Beijing en que el deporte y la política deben estar separados, el régimen considera en realidad que la política y el deporte son esencialmente lo mismo, según Miles Yu, que trabajó como principal asesor para China del exsecretario de Estado estadounidense Mike Pompeo.

Beijing utiliza “los acontecimientos deportivos internacionales, como los Juegos Olímpicos, para hacer propaganda de la grandeza total del Partido Comunista, para demostrar al mundo que China es un país al que nadie puede criticar, haga lo que haga”, dijo Yu a The Epoch Times en una entrevista reciente.

“Por tanto, es el Partido Comunista Chino el que ha politizado los eventos deportivos internacionales como las Olimpiadas todo el tiempo”.

Yu dijo que el mundo debería aprender una lección de lo que ocurrió después de conceder a Beijing los Juegos Olímpicos de verano de 2008.

“El Comité Internacional siguió adelante, con la sincera esperanza de que la celebración de estos eventos deportivos internacionales en Beijing obligaría a China, al menos a los reformistas del Partido Comunista, a reformarse y a cambiar”, dijo. “Eso no ocurrió”.

En cambio, los Juegos Olímpicos de 2008 tuvieron el efecto de mejorar la imagen del PCCh tanto dentro como fuera del país.

“Le dio a China un enorme prestigio, pero también le dio al Partido Comunista Chino una gran oportunidad para presentarse como el máximo representante del nacionalismo chino”, dijo Yu.

En el período previo a los Juegos Olímpicos de 2008, el régimen intensificó la represión de activistas, periodistas y grupos religiosos, temiendo que utilizaran la presencia de los medios de comunicación internacionales durante los Juegos para llamar la atención sobre su situación. Se detuvo a los activistas que pedían el boicot de las Olimpiadas o que llamaban la atención sobre las violaciones de los derechos humanos por parte del régimen. El PCCh también intensificó las detenciones de los practicantes de Falun Gong, especialmente de los que vivían en zonas cercanas a las sedes olímpicas, en el periodo previo al evento. También se detuvo a los manifestantes que protestaban por los desalojos forzosos y la demolición de viviendas de la población para las obras relacionadas con los Juegos Olímpicos.

Gordon Chang, autor de “The Coming Collapse of China”, recomendó que el COI prohibiera también a los atletas chinos competir en los Juegos de 2022, por el mismo motivo por el que prohibió a Sudáfrica participar en los Juegos Olímpicos de Verano de 1964 en Tokio debido a sus políticas de apartheid, que solo permitían a los atletas blancos representar al país.

A China se le debe prohibir de forma similar porque “una población importante de China no puede participar en el deporte” porque es perseguida o está recluida en campos de internamiento, declaró recientemente Chang a The Epoch Times.

“No necesitamos otras Olimpiadas de 1936”, dijo Chang, en referencia a cuando la Alemania nazi organizó los Juegos.

“No necesitamos otras Olimpiadas de 2008, que básicamente promovieron el totalitarismo con esas espantosas exhibiciones. No necesitamos volver a hacerlo”.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS