Testimonios de una apelación histórica y una campaña de terror en la China comunista

Por Eva Fu
25 de Abril de 2022 10:28 PM Actualizado: 25 de Abril de 2022 10:35 PM

NUEVA YORK—Los miedos de acoso policial y detenciones han atormentado a Zhang Minghui, de 23 años, desde que tenía un año de nacida, año en que policías chinos golpearon a su padre con tablones de madera hasta que sus pies se hincharon y se pusieron de color púrpura oscuro, y le quemaron el brazo con un encendedor.

Cuando aún no cumplía dos años, la policía los encerró a ella y a su abuelo en un centro de detención no oficial durante una semana. Sin comida ni bebida, lograron sobrevivir gracias a bocados que un bondadoso amigo de su abuelo pudo escabullir.

La detención en aquel cuarto oscuro con solo 2 ventanas pequeñas formaba parte de los recuerdos fragmentados de su infancia. Cuando era pequeña, se preguntaba si todo eso era solo una pesadilla.

Si tan solo fuese eso. Tres meses después de que ella huyó de China a Estados Unidos en 2019, la policía arrestó nuevamente a su padre y luego lo condenó a cuatro años de prisión. La familia de 11 miembros de Zhang, al igual que millones de hogares chinos, fue atacada por las autoridades por solo ser practicantes de la creencia espiritual Falun Gong, y esforzarse por vivir según sus tres principios de verdad, benevolencia, y tolerancia.

Zhang Zhao, practicante de Falun Gong, en una foto sin fecha, quien fue sentenciado a cuatro años de prisión en 2019. (Cortesía de Zhang Minghui)

Zhang estuvo entre los 2000 practicantes de Falun Gong que participaron en un desfile en el distrito de Flushing de la ciudad de Nueva York el 23 de abril, marcando 23 años desde la histórica apelación de los practicantes en Beijing el 25 de abril de 1999.

La apelación fue la protesta pacífica más grande en la China moderna desde las protestas estudiantiles de 1989 en la Plaza de Tiananmen. Y al igual que las protestas de 1989, precedería a una feroz represión a manos del Partido Comunista Chino, un régimen que no tolera la disidencia.

Hostilidad

Falun Gong fue muy popular en China en la década de 1990. De boca en boca, atrajo entre 70 a 100 millones de practicantes por sus beneficios para la salud y sus enseñanzas morales. Los padres de Zhang se conocieron en un evento de Falun Gong durante este período y luego se casaron. Los funcionarios chinos durante años celebraron abiertamente los beneficios de Falun Gong en la salud.

Esos fueron los años que Zhang nunca experimentó, antes que el régimen ateo diera un giro totalmente abrupto.

En abril de 1999, en su primer acto de hostilidad abierta contra el grupo religioso, los funcionarios de la ciudad de Tianjin, al norte de China, desplegaron policías para golpear y arrestar a decenas de practicantes.

Las autoridades de la ciudad dijeron a los practicantes que tenían que solicitar a la capital de China, Beijing, que liberara a los detenidos. A medida que se corrió la voz, más de 10,000 practicantes de todo el país eventualmente se dirigieron a Beijing.

Si bien Zhang era una bebé en ese momento, otros practicantes que asistieron a los eventos de conmemoración en Flushing y en otros lugares tenían la edad suficiente para recordar la apelación en la que habían participado hace más de dos décadas.

Defendiendo lo que es correcto

Fan Minghua, de 62 años, quien vive en Virginia, fue una de ellos.

En 1999, Fan era una comerciante de Tianjin de casi 30 años. Su participación en la apelación del 25 de abril habría conmocionado a la mujer de negocios feroz que era solo unos años atrás.

En el municipio de Yangcun, su ciudad natal, Fan alguna vez fue conocida por ser una persona “inteligente”. Había vendido de todo, desde ropa hasta pescado y carbón, y ganó dinero estafando a sus vecinos. Mentía sobre el largo de los pantalones que vendía, manipulaba la balanza para que sus productos parecieran más pesados, ​​y diluía el aceite de sésamo, un alimento básico en la cocina china, con el aceite vegetal más barato para sacar provecho de la diferencia.

“No pensé nada acerca de la moral en ese momento. El dinero era el rey”, dijo Fan, quien participó en un evento de conmemoración similar en Washington el 23 de abril, a The Epoch Times.

Pero el leer los libros de Falun Gong en 1997, dijo Fan, provocó un “cambio de la noche a la mañana” en su forma de pensar. Detuvo todos sus engaños sin escrúpulos luego de aprender lo que significaba ser verdaderamente una buena persona. A veces, regalaba sus productos de forma gratuita a clientes que tenían dificultades financieras.

La practicante de Falun Gong Fan Minghua participa en un evento para conmemorar el 23º aniversario de la apelación pacífica del 25 de abril en Beijing, Washington, el 23 de abril de 2022. (Lynn Lin/The Epoch Times)

De pie en la calle Fuyou, cerca del complejo Zhongnanhai, la sede del Partido Comunista Chino en Beijing, Fan se sintió inmensamente orgullosa de sí misma por poder defender los valores en los que creía.

Su sentimiento fue compartido por Li Huilai, una residente de Beijing que era solo unos años mayor. Li se había escabullido de su casa temprano esa mañana cuando su esposo e hijo aún estaban profundamente dormidos. Al igual que Fan, Li se vio impulsado a tomar una postura.

“Si ellos pueden arrestar a la gente en Tianjin hoy, pueden hacer lo mismo con nosotros mañana”, dijo a The Epoch Times Li, una residente de la ciudad de Nueva York de 66 años que participó en el desfile de Flushing.

Una apelación pacífica

En una calle bordeada de árboles, los practicantes formaron silenciosamente filas que se extendían por más de una milla, algunos haciendo los ejercicios de meditación de la práctica o leyendo los libros de Falun Gong que trajeron. Otros, como Fan, recogieron botellas de plástico y otra basura del suelo. Muchos recordaron haber visto autos pasar lentamente por la calle y personas con cámaras filmando desde adentro.

Fan recordó a practicantes que estaban parados en la acera y dejaban un amplio espacio para los peatones en la acera. La tranquilidad de los practicantes de Falun Gong formaba un marcado contraste con los coches de policía que estaban a todo volumen en la calle. Según Fan, ni un solo practicante hizo ruido o se comportó desordenadamente. “Fue magnífico”.

Los practicantes de Falun Gong se reunieron alrededor de Zhongnanhai para apelar en silencio y pacíficamente por un trato justo el 25 de abril de 1999. (Cortesía de Minghui.org)

Por la noche, todos los que vinieron para la apelación se fueron luego de enterarse de que los practicantes de Tianjin detenidos habían recuperado la libertad y se les aseguró su derecho a practicar libremente sin miedo.

Durante los eventos que se llevaron a cabo en la Plaza de Tiananmen, a unas pocas cuadras de distancia, normalmente se empleaban grandes grupos de conserjes para limpiar varias toneladas de basura en el sitio, dijo Li. Pero luego de un día de manifestación de 10,000 personas, ni siquiera se vieron colillas de cigarrillos de la policía en el suelo, agregó.

Al pasar junto a un policía que estaba grabando con una cámara, Li llamó su atención sobre esto. “Por favor, eche un vistazo, ¿dónde encuentra personas tan buenas como estas?”. La policía no dijo una palabra.

Terrorismo de estado

Las garantías que dio Beijing a los practicantes que apelaron resultaron ser la calma que precede a la tormenta.

El 20 de julio del mismo año, una represión sangrienta descendería y sembraría el terror en toda China. Li fue despedida de su empresa unos meses después por ir a Beijing a apelar contra la persecución. Su esposo temía tanto las represalias del estado que anunció su intención de divorciarse de ella en un periódico local, aunque luego retiró la solicitud de divorcio.

Fan, quien era una organizadora voluntaria en un sitio de ejercicios de Falun Gong en su área, se convirtió en un objetivo clave de la persecución desde el principio.

En la madrugada del 20 de julio, la policía irrumpió en su casa luego de escalar por las paredes y la arrestó. En el centro de detención, la policía la obligó a ver videos de propaganda y a firmar un documento de renuncia rompiendo los lazos con su fe.

Décadas antes, Fan se había estremecido por la experiencia que pasó cuando saquearon su casa cuando aún era una niña durante la tumultuosa Revolución Cultural, período en que los guardias rojos comunistas y jóvenes fanáticos hacían cumplir violentamente las doctrinas radicales del líder comunista Mao Zedong, y se llevaron todos los objetos de valor de su familia, incluida la puerta. Traumatizada por tales experiencias de terror patrocinado por el estado, Fan terminó cediendo ante la policía.

Ella nunca olvidará el momento en que la obligaron a renunciar a su fe. “Sentí como si todo mi cuerpo se paralizó”.

Zhang Minghui y su madre mientras su padre estaba detenido en la provincia de Shandong, China, en 2000. (Cortesía de Zhang Minghui)

Los estragos de una familia

Fue bajo esa atmósfera que Zhang creció.

Diez de los 11 miembros de la familia de Zhang practican Falun Gong, y han perdido la cuenta de los arrestos, redadas domiciliarias, y hostigamiento policial que han sufrido en las últimas dos décadas.

El mismo día en que se desató la campaña de persecución, la policía se llevó a la abuela de Zhang, Wang Zhen, en una camioneta en Weifang, parte central de la provincia de Shandong, al este de China, y la detuvo durante aproximadamente dos semanas.

Wang Zhen medita en una foto sin fecha. (Cortesía de Zhang Minghui)

El mismo día, el padre de Zhang estaba en Beijing apelando a favor de Falun Gong. Fue sometido a una brutal golpiza a manos de policías, quienes lo golpearon con puñetazos, patadas y usaron garrotes y tablones de madera. Las palizas lo dejaron ensangrentado con ampollas en la cabeza y moretones en todo el cuerpo, según un relato de 2017 que su esposa envió a Minghui, un centro de información con sede en EE. UU. que recopila información de primera mano sobre la persecución en China.

Mientras estuvo detenido, los pies de su padre terminaron hinchándose tanto que no podía ponerse los zapatos. Se formaron úlceras en sus brazos donde la policía lo había quemado con un encendedor. Más de dos meses pasaron antes de que la hinchazón desapareciera.

Durante su reunión familiar en el Año Nuevo chino de 2000, los padres y abuelos de Zhang se sometieron a otra ronda de arrestos, una de las muchas que les sucederían durante las siguientes dos décadas. Como resultado, Zhang fue cuidada mayormente por su tía.

Ese mes de extenuante tortura hizo que el padre de Zhang perdiera la mitad de su peso, de más de 200 libras a alrededor de 100. Poco después, fue sentenciado a tres años de prisión.

La prolongada persecución redujo a los Zhang de una familia acomodada a una que luchaba por sobrevivir. Cada vez que la policía visitaba, se llevaba todo el efectivo y los activos que podía, incluidos dos vehículos con un valor colectivo de 50,000 yuanes (USD 7622), aproximadamente cuatro veces el ingreso anual prescindible de los residentes de Shandong en ese momento.

Los practicantes de Falun Gong se reúnen para apoyar la renuncia de 390 millones de personas al Partido Comunista Chino y sus grupos asociados, en Brooklyn, Nueva York, el 27 de febrero de 2022. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Persistencia

Zhang, antes de venir a los Estados Unidos, esperaba reunirse con su familia aquí y comenzar una carrera universitaria en bellas artes, pero el arresto y encarcelamiento de su padre en 2019 truncó ese sueño.

“No deseamos vivir una vida extravagante, pero ahora es difícil incluso vivir la vida más básica”, dijo a The Epoch Times.

Las autoridades no han permitido visitas familiares a la prisión desde que estalló la COVID-19. Los familiares no han podido hacer videollamadas con el padre de Zhang desde diciembre y saben poco sobre cómo está.

A pesar de estar segura y libre en Estados Unidos, Zhang está preocupada por su familia en China. La presión psicológica, dijo, es casi “similar a estar en una prisión”.

Pero mirando hacia atrás, Zhang cree que los 22 años de perseverancia de su familia han valido la pena. “No habría nacido si no fuera por Dafa”, dijo, refiriéndose a otro nombre al que se le conoce a Falun Gong, Falun Dafa.

La cuestión de si persistir en su fe es una cuestión a la que se han enfrentado muchos practicantes en China.

Los antiguos compañeros de trabajo, funcionarios del comité vecinal, interrogadores y funcionarios de la empresa de Li, quien cojea levemente debido a una caída desde el cuarto piso de un edificio mientras huía de la policía, le han pedido en repetidas ocasiones que realice los trámites para renunciar a su fe.

La practicante de Falun Gong Li Huilai participa en un desfile para conmemorar el 23º aniversario de la apelación pacífica del 25 de abril en Beijing, en Flushing, Nueva York, el 23 de abril de 2022. (Chung I Ho/The Epoch Times)

“Puedes tener todo–tu salario, tu trabajo; nada se verá afectado si solo practicas en secreto en casa”, argumentaron ellos.

Si bien la propuesta a veces parecía atractiva para Li, había decidido apegarse a sus convicciones. Incluso mientras estaba detenida por sus creencias, un pensamiento permaneció con ella.

“Alguien tiene que defender la justicia”, dijo.

Con la contribución de Terri Wu.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.