800,000 hongkoneses salen a las calles para conmemorar el Día de los Derechos Humanos

Por Frank Fang
08 de Diciembre de 2019
Actualizado: 08 de Diciembre de 2019

HONG KONG – Un vasto mar de personas marchó por el centro de Hong Kong el 8 de diciembre para mostrar su determinación de preservar la autonomía de Hong Kong de la influencia del Partido Comunista Chino y presionar por una mayor democracia.

La marcha fue organizada por el grupo activista prodemocracia local llamado Frente Civil de Derechos Humanos (CHRF, por sus siglas en inglés) con el tema “Stand With Hong Kong, Walk With You All” (“Apoyamos a Hong Kong, caminamos con todos ustedes”). El grupo obtuvo una inusual aprobación de la policía para organizar el evento. Sus tres solicitudes anteriores del 31 de agosto, el 1 de octubre y el 20 de octubre, fueron rechazadas por la policía.

Decenas de miles de manifestantes marchan en las calles de Causeway Bay en Hong Kong el 8 de diciembre de 2019. (Sung Pi Lung / The Epoch Times)

Alrededor de las 8 p.m. hora local, el CHRF estimó que 800,000 personas participaron en la marcha del domingo. La policía local dio una estimación mucho más baja, diciendo que hubo 183,000 personas durante el pico de la manifestación.

La protesta coincidió con la celebración de los derechos humanos en todo el mundo. Naciones Unidas designó el 8 de diciembre como el Día de los Derechos Humanos.

Primero, se realizó un breve acto en Victoria Park, antes de que los manifestantes marcharan a las 3 p.m., hora local, hacia Chater Road.

Los manifestantes levantan la mano en señal de reclamar sus cinco demandas en una marcha en Hong Kong el 8 de diciembre de 2019. (Gordon Yu / The Epoch Times)

Se podía ver a los manifestantes ondeando banderas con las palabras de “liberar a Hong Kong”, así como banderas de diferentes países y regiones que han expresado su apoyo al movimiento, incluidos Estados Unidos, Japón y Taiwán.

También se escuchó a los manifestantes gritar consignas como “cinco demandas, ni una menos”, “defender la libertad de expresión”, “investigar la violencia policial, detener las mentiras policiales”, “disolver la fuerza policial, no demorar más” y “721 (21 de julio), no se ve a la policía en ninguna parte; 831 (31 de agosto), personas golpeadas hasta la muerte”.

El 21 de julio, hombres con camisas blancas con antecedentes en tríadas (grupos criminales de China) irrumpieron en la estación de metro Yuen Long y atacaron a los pasajeros con palos, porras y bastones. La policía no llegó a la escena hasta 45 minutos después.

El 31 de agosto, la policía antidisturbios irrumpió en la estación de metro Prince Edward y agredió indiscriminadamente a los pasajeros. Desde entonces, han circulado rumores de que la violencia policial ha provocado la muerte de manifestantes.

En una declaración en Internet, CHRF informó: “Las violaciones de los derechos humanos y la crisis humanitaria en Hong Kong y China están llegando al punto de inflexión”.

“El gobierno de Hong Kong debe cumplir con nuestras cinco demandas para cumplir con el deber de proteger los derechos humanos internacionales y defender el humanitarismo y la dignidad humana”, agrega la declaración.

Las continuas protestas masivas en Hong Kong, ahora en su sexto mes, fueron provocadas por las preocupaciones públicas sobre un proyecto de ley de extradición ya totalmente retirado, que muchos temían que erosionaría la independencia judicial de la ciudad. Ahora los manifestantes exigen que el gobierno de la ciudad responda a sus cinco demandas, incluido el sufragio universal y una investigación independiente sobre los casos de violencia policial.

La intrusión de Beijing

Decenas de miles de manifestantes marchan en las calles de Causeway Bay en Hong Kong el 8 de diciembre de 2019. (Gordon Yu / The Epoch Times)

Un manifestante apellidado Mak, de 73 años, le dijo a The Epoch Times que estaba insatisfecho con el gobierno de Hong Kong y con la policía local.

“El uso de la fuerza se ha ido por la borda”, dijo, y agregó que había visto muchos videos de policías golpeando a manifestantes jóvenes después de que fueron sometidos, con los brazos retorcidos detrás de ellos.

“He estado aquí por décadas. La policía en el pasado no era así”, agregó Mak.

Dijo que la vida en Hong Kong se había vuelto más y más “como la China continental”, lo que es muy diferente a cómo solía ser la vida en la ciudad.

Otro manifestante, de apellido Cheung, de 51 años, dijo: “Estamos en contra del Partido Comunista Chino (PCCh) porque nos está despojando de nuestras libertades”.

Dijo, por ejemplo, que, en 2018, los candidatos a favor de la democracia fueron descalificados a pesar de ser elegidos para el cargo.

“Tenemos que ponernos de pie a medida que Hong Kong tiene cada vez menos derechos humanos”, explicó sobre su razón para participar en la marcha.

Cheung dijo que tiene esperanza en el movimiento democrático, a pesar de que el PCCh ha declarado claramente en el pasado que no otorgará elecciones verdaderamente libres.

“Incluso si el PCCh no cede, seguiremos adelante. Los jóvenes ya han sacrificado mucho. Necesito salir [a apoyarlos]”, agregó Cheung.

Cheng, una madre de dos hijos de 2 y 10 años, dijo que asistía a la marcha porque quería que sus hijos tuvieran “libertad de expresión”.

Cheng expresó su optimismo sobre el movimiento democrático, particularmente después del reciente asedio policial contra la Universidad China de Hong Kong (CUHK) y la Universidad Politécnica (PolyU).

“Todavía estamos juntos (…) solo podemos seguir persistiendo”, dijo Cheng.

Agregó que no viviría con miedo a la policía a pesar del uso de la fuerza contra los manifestantes. Ella dijo: “Lo más importante es no tener miedo (…) Somos muchos, y solo unos 30,000 policías. ¿De qué tenemos que tener miedo?”

Otro manifestante, de apellido Kei, dijo que el mundo necesita hacer más para combatir la amenaza comunista china.

“El hoy de Hong Kong será el mañana del mundo (…) su patria será la próxima víctima del PCCh”, dijo Kei. Señaló que la infiltración china también ha corrompido las empresas y ha difundido los medios de comunicación del PCCh, que publican propaganda, en otros países.

Pidió al gobierno de los Estados Unidos que haga cumplir la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong recientemente aprobada contra los funcionarios de China continental. También sugirió que las Naciones Unidas envíen fuerzas de mantenimiento de la paz a Hong Kong para ayudar con la crisis.

Arrestos antes de la marcha

Pocas horas antes de la manifestación, los medios de comunicación de Hong Kong informaron que la policía local había arrestado a once “sospechosos” de entre 20 y 63 años, así como la incautación una pistola semiautomática con 105 balas en una operación en la isla de Hong Kong.

La policía afirmó que los sospechosos querían usar el arma contra la policía durante la marcha.

En respuesta al anuncio de la policía, CHRF se dirigió a su página de Facebook para preguntarse si la policía había creado pánico intencionalmente justo antes de la marcha.

Joshua Wong, activista y la figura icónica del Movimiento de los Paraguas de 2014, estuvo entre los participantes de la marcha. Según el medio local RTHK, Wong también cuestionó el momento de la operación policial que, según él, podría haber sido una “maniobra política”.

El 6 de diciembre, el Instituto de Investigación de Opinión Pública de Hong Kong (HKPORI) publicó una nueva encuesta hecha entre el 21 y el 26 de noviembre a 1062 personas. La encuesta mostró que el 65.1 por ciento estaba insatisfecho con el desempeño de la policía, un incremento desde el 28.1 por ciento de la encuesta anterior de junio.

Alrededor de las 5:30 p.m., hora local, la policía estableció una línea de defensa en las calles Paterson y Kingston, ubicadas a una cuadra de Victoria Park. Los manifestantes montaron una barricada de paraguas, pero luego se retiraron.

En un momento dado, la policía levantó una bandera negra advirtiendo a los manifestantes que se desplegarían gases lacrimógenos, pero finalmente no los dispararon.

Siga a Annie en Twitter: @annieeenyc

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?


TE RECOMENDAMOS