Australia, EE. UU., Reino Unido y Canadá se unen para condenar proyecto de seguridad de Hong Kong de Beijing

Experto en diplomacia dice que Beijing busca establecer la "Gran China"
Por DANIEL Y. TENG
29 de Mayo de 2020
Actualizado: 29 de Mayo de 2020

Una coalición de naciones democráticas que incluye a Australia, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá se unieron para condenar a Beijing por aprobar formalmente una nueva ley de seguridad contra Hong Kong. Es la segunda vez esta semana que Australia se une a otras naciones para hacerlo.

La declaración fue firmada por la Ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, y sus homólogos internacionales el 28 de mayo. La declaración llamó a Hong Kong un “bastión de la libertad”, y dijo que las acciones de Beijing “pondrían en peligro” la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong.

El 28 de mayo, Beijing aprobó el nuevo proyecto de ley de seguridad con 2878 votos a favor y un voto en contra. El proyecto de ley fue aprobado por la legislatura del régimen chino, el Congreso Nacional del Pueblo (NPC), y no por la legislatura de Hong Kong, anulando efectivamente el órgano legislativo oficial de la ciudad democrática.

La declaración conjunta dice que la medida “recorta las libertades del pueblo de Hong Kong y, al hacerlo, erosiona drásticamente la autonomía de Hong Kong y el sistema que la hizo tan próspera”.

“También nos preocupa mucho que esta acción exacerbe las profundas divisiones existentes en la sociedad de Hong Kong”, decía la declaración. “La ley no hace nada para construir un entendimiento mutuo y fomentar la reconciliación dentro de Hong Kong”.

“La atención del mundo a una pandemia mundial requiere una mayor confianza en los gobiernos y de cooperación internacional. La decisión sin precedentes de Beijing se arriesga a tener el efecto contrario”.

La declaración concluyó pidiendo “un acuerdo mutuamente aceptable que honre las obligaciones internacionales de China según la Declaración Conjunta Sino-Británica presentada por la ONU”.

Antes de esta declaración, la Ministra de Relaciones Exteriores de Australia, junto con sus homólogos de Canadá y Reino Unido emitieron su primera declaración el 23 de mayo.

La primera declaración condenó el anuncio inicial de Beijing sobre las leyes y dijo que Australia, Canadá y Reino Unido estaban “profundamente preocupados” de que Beijing haga leyes en nombre de Hong Kong sin la participación de su “pueblo, legislativo o judicial”, claramente debilitaría el principio de “Un país, dos sistemas”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha denunciado las acciones del régimen chino y está considerando la posibilidad de adoptar otras medidas.

Protestas de Hong Kong se reanudan debido a Ley de Seguridad de Beijing

Las protestas en Hong Kong se reavivaron con el controvertido proyecto de ley de seguridad de Beijing. El proyecto de ley pasa por alto la legislatura de Hong Kong completamente, mientras que en el pasado, los intentos anteriores de aprobar una legislación similar se habían realizado a través del Consejo Legislativo de la ciudad.

El documento completo de la ley no está disponible para su revisión, sin embargo, se publicó un resumen en el sitio web de los medios de comunicación del régimen chino Xinhua.

El proyecto de ley otorga al Congreso Legislativo Nacional la facultad de aprobar leyes para “salvaguardar la seguridad nacional” e impedir presuntas actividades que podrían “dividir el país, subvertir el poder estatal, organizar y llevar a cabo actividades terroristas”, así como impedir que “fuerzas extranjeras y externas” interfieran en los asuntos de la ciudad.

Una lectura amplia de estas cláusulas implica que Beijing tiene autoridad para hacer cambios importantes en el marco de “un país, dos sistemas”, que sustenta los derechos civiles en Hong Kong.

Joseph Siracusa, profesor de diplomacia internacional del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, dijo a The Epoch Times que la nueva ley de seguridad de Beijing “termina efectivamente” con el actual marco jurídico de Hong Kong y llevará al régimen comunista a intentar “aplastar” el movimiento de protesta.

Siracusa dijo que los manifestantes se podrían resistir pero que eventualmente se retirarán “ante la fuerza brutal”.

Según las leyes de Beijing “los líderes serán arrestados y juzgados por diversas infracciones de secesión, subversión o terrorismo; algunos irán a la clandestinidad y otros huirán”, dijo.

Los partidarios de la democracia se enfrentan a la policía antidisturbios durante una detención en un encuentro en el distrito de Causeway Bay el 27 de mayo de 2020 en Hong Kong, China. (Anthony Kwan/Getty Images)

“Beijing aplastará el movimiento como un ejemplo para otros (incluyendo para Taiwán) de que no se tolerará la disidencia “, dijo Siracusa.

Sin embargo, Beijing probablemente pagará un “alto precio político” y creará un “tsunami de sentimiento antichino en toda la comunidad internacional”.

Al mismo tiempo, los jóvenes manifestantes de Hong Kong podrían ser una “causa de una reunión” interna en China.

¿Por qué Beijing se está dirigiendo a Hong Kong ahora?

El régimen comunista chino actualmente debe hacer frente a un nuevo brote de la pandemia en sus regiones nororientales, y a una economía gravemente debilitada por el cierre mundial.

Siracusa cree que, a pesar de estos desafíos, el régimen chino ha tomado la decisión porque “el momento era perfecto, bajo el radar de la crisis de la pandemia [del virus del PCCh]”.

“Xi Jinping, quien ya no puede contar con una economía en auge, se movió para completar la Gran China”, dijo. “Y no podía esperar a poner a Taiwán en el punto de mira, sin antes aplastar el [movimiento de protesta] en Hong Kong”.

La “Gran China” es una adopción de una política expansionista de la antigua Unión Soviética, que considera que el régimen comunista une a los chinos de la etnia Han en toda Asia bajo una sola bandera.

“En cualquier caso, el objetivo final de Xi es devolver a Hong Kong y Taiwán al redil, y pagará cualquier precio político por ello”, dijo Siracusa.

El control de Hong Kong es importante porque Beijing ve a las protestas pro-democracia como un potencial “contra-revolución” para su gobierno.

El Partido Comunista Chino (PCCh), desde que asumió el poder en 1949, ha instigado a tomar medidas enérgicas periódicas cada vez que percibe una amenaza, entre ellas la masacre de la plaza de Tiananmen en 1989 y la persecución del movimiento de meditación Falun Gong en 1999.

“Siempre se puede esperar que los comunistas actúen como comunistas”, dijo Siracusa.

“El PCCh es consciente de que el bolchevismo (gobierno soviético) solo duró 73 años, y que ellos (el PCCh) ya tienen hasta 70. O para decirlo de otra manera, ¿cuánto tiempo podrán 90 millones de miembros del partido detener a 1300 millones de compatriotas?”

El Partido Comunista Chino obtuvo el poder sobre China en 1949. El 1 de octubre de 2019, marcó el 70º año en que ha gobernado el país.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

TE RECOMENDAMOS