Brazo propagandístico de Beijing continúa pagando millones para difundir influencia en Occidente

Por Eva Fu y Frank Fang
27 de Mayo de 2021
Actualizado: 27 de Mayo de 2021

El portavoz de propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh) ha seguido invirtiendo millones de dólares en periódicos estadounidenses para difundir su influencia, según mostró un nuevo documento presentado al Departamento de Justicia.

China Daily, un medio de comunicación en inglés controlado por el departamento de propaganda de Beijing, gastó aproximadamente USD 3 millones en los principales medios y agencias editoriales occidentales durante los últimos seis meses, según un documento (pdf) fechado el 24 de mayo.

Aproximadamente USD 1,6 millones en publicidad se destinaron a Los Angeles Times, Foreign Policy, Financial Times y Time Magazine. Una suma adicional de USD 329,898 se destinó a The Globe and Mail, un periódico canadiense.

China Daily también desembolsó más de USD 1 millón, la mayoría de los cuales se gastó en los Estados Unidos, para imprimir su periódico. Los receptores notables de los desembolsos incluyen Los Angeles Times, The Boston Globe, The Seattle Times, Chicago Tribune, y The Houston Chronicle.

El gasto total en impresión, publicidad y otros gastos aumentó en aproximadamente USD 1,1 millones, a USD 5,56 millones entre el 1 de noviembre de 2020 y el 30 de abril de 2021, en comparación con medio año antes.

China Daily fue uno de los más de una docena de medios estatales chinos que el Departamento de Estado designó como misiones extranjeras del PCCh el año pasado, exigiéndoles que registren a sus empleados y propiedades estadounidenses.

Los cálculos del Center for Responsive Politics, un grupo de transparencia del gobierno con sede en Washington, revelaron que el gasto de los agentes extranjeros chinos en Estados Unidos se ha multiplicado por seis en los últimos años, de poco más de USD 10 millones en 2016 a casi USD 64 millones en 2020.

Varios de los principales medios estadounidenses han dejado de publicar publirreportajes del periódico chino en medio de un creciente escrutinio de la influencia de la propaganda china.

The New York Times eliminó cientos de elementos de contenido pagado de su sitio web luego de terminar su relación con China Daily, según The Washington Free Beacon, que informó por primera vez sobre la divulgación de FARA.

“El único propósito de China Daily es cubrir las atrocidades en curso del Partido Comunista Chino”, dijo el representante Jim Banks (R-Ind.) a The Epoch Times.

“Todos los medios estadounidenses que apoyan al China Daily no tienen derecho a hablar sobre derechos humanos o democracia. Deberían avergonzarse de su complicidad”, añadió.

Los Angeles Times, Foreign Policy, Financial Times, Time, The Boston Globe, The Seattle Times, Chicago Tribune y The Houston Chronicle no respondieron de inmediato una solicitud de comentarios de The Epoch Times.

China Watch

Durante años, el régimen chino ha gastado millones de dólares en suplementos, bajo el título de “China Watch” o “China Focus”, en los principales periódicos occidentales.

Si bien los suplementos de China Watch tienen exenciones de responsabilidad en letra pequeña que muestran que el contenido es producido por China Daily y no por el periódico anfitrión, aún podría ser engañoso para los lectores promedio, advirtió Reporteros sin Fronteras (RSF), una organización internacional sin fines de lucro, en su informe de 2019, “China’s Pursuit of A New World Media Order”.

“El estilo periodístico y el diseño elegante pueden engañar fácilmente al lector apresurado o desatento que confía en la calidad general del periódico que lee todos los días”, afirmó el informe de RSF.

Un cliente lee un ejemplar de un periódico chino de la edición de África frente a un quiosco de prensa en la capital de Kenia el 14 de diciembre de 2012. (Tony Karumba/AFP vía Getty Images)

“Lecturas razonablemente agradables y bien presentadas, estos suplementos de China Watch son, sin embargo, caballos de Troya que permiten a Beijing insinuar su propaganda en las salas de estar de las élites”.

Los insertos chinos en prominentes medios occidentales han suscitado preocupaciones de grupos de derechos internacionales. Free Tibet, con sede en Londres, lanzó una campaña el año pasado, pidiendo a varios medios occidentales que dejen de alojar dicho contenido.

Free Tibet expresó su preocupación cuando una sección especial del Tíbet dentro del suplemento China Watch de Los Angeles Times en noviembre del año pasado alabó las “oportunidades” ofrecidas por la “formación profesional” en el Tíbet, pintando un cuadro diferente de la vigilancia masiva que China ha desplegado en la región desde el 1950 y los centros de entrenamiento de estilo militar que los expertos han descrito como campos de trabajos forzados.

“Esto parece ser un intento deliberado de encubrir un informe que destaca que más de 500,000 tibetanos han sido sometidos a trabajos forzados”, declaró Free Tibet en respuesta a la sección especial.

El PCCh también ha promovido sus narrativas sobre el sistema de donación voluntaria de órganos del país en China Watch, a pesar de la evidencia de que la práctica promovida por el estado de sustraer órganos a presos de conciencia continúa hasta el día de hoy.

Dicho contenido publicitario ha migrado cada vez más al ámbito digital tras años de existir en forma impresa para llegar a un público más amplio y específico.

Un artículo reciente de China Watch online sobre Política Extranjera critica al “sistema estadounidense” por no ser capaz de corregir las violaciones de derechos humanos en Estados Unidos. En otro artículo, se promovió la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI) de China como una contribución al “desarrollo de Asia y la recuperación [económica] global”. Los críticos han argumentado que la BRI ha puesto a los países en desarrollo en “trampas de deuda“.

El senador Roger Wicker (R-Miss.) intentó abordar el tema de la propaganda china en los medios de comunicación de EE. UU. en febrero con un nuevo proyecto de ley, S-319 , que requeriría que los “agentes extranjeros divulguen de manera destacada el principal extranjero como la fuente de encartes pagados colocados en los medios de comunicación estadounidenses”.

“Es un secreto a voces que Beijing está librando una guerra propagandística global en Estados Unidos, y los periódicos estadounidenses son cómplices”, dijo Wicker en un comunicado en febrero, y señaló que espera que “requisitos de divulgación más estrictos para los agentes extranjeros alentarán a todas las publicaciones estadounidenses a negarse a participar en la maquinaria de propaganda del PCCh”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS