Ciudadanos chinos indignados por duelo público de autoridades de Beijing hacia víctimas del virus

Por Frank Fang
05 de Abril de 2020
Actualizado: 05 de Abril de 2020

Muchos ciudadanos chinos se mostraron disgustados por el anuncio del gobierno central de un duelo público nacional por las personas que murieron en la actual pandemia. Criticaron a las autoridades por montar un espectáculo sin revelar la verdad del brote.

El Festival Qingming, también conocido como el Día del Barrido de Tumbas, es una fiesta tradicional china en la que la gente presenta sus respetos a los antepasados. Se celebra el 15º día después del equinoccio de primavera; este año cae el 4 de abril.

El Consejo de Estado de China emitió un comunicado el 3 de abril declarando que las actividades de duelo por las víctimas del virus del PCCh se celebrarían en todo el país al día siguiente.

Las banderas se ondearían a media asta en todo el país y en las embajadas en el extranjero. También se suspenderían todas las actividades de ocio en el país. Por último, la gente debería hacer el duelo durante tres minutos a partir de las 10 a.m. del 4 de abril. Los coches, trenes, buques de guerra y vehículos de defensa aérea también tocarían sus bocinas.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Algunos sitios web del régimen chino fueron convertidos a blanco y negro el 4 de abril, incluyendo el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Finanzas.

El medio de comunicación del régimen chino Xinhua informó que varios de los principales líderes de China, incluyendo a Xi Jinping, Li Keqiang, y Li Zhanshu, con flores blancas prendidas en sus pechos, permanecieron en silencio por 3 minutos comenzando a las 10 a.m. el 4 de abril en Zhongnanhai, el complejo del Partido Comunista Chino (PCCh) en Beijing.

La muestra pública de dolor de Beijing provocó la protesta de muchos ciudadanos chinos, que dijeron que eran actos de auténtica hipocresía.

Un ciudadano escribió en Weibo: “Ustedes [las autoridades chinas] asfixian sus gargantas cuando están vivos, y luego guardan luto durante tres minutos después de muertos. ¿No están siendo hipócritas? ¿Pueden ser amables con la gente cuando aún están vivos?”

Otro internauta escribió: “Todas estas bocinas y sirenas no son nada comparadas al sonido de denuncias”.

Aludieron a ocho médicos silenciados por parte de las autoridades , entre ellos el oftalmólogo Li Wenliang, después de que en diciembre publicaran en las redes sociales chinas una nueva forma de neumonía que se estaba propagando en la ciudad de Wuhan, en el centro de China.

Posteriormente, Li fue citado a una comisaría de policía donde fue amonestado por “difundir rumores” y fue obligado a firmar una declaración de “confesión”. Li falleció a principios de febrero tras contraer el virus de un paciente infectado.

Los ciudadanos chinos expresaron su frustración después de que Beijing anunciara los resultados de una investigación sobre el caso de Li el 19 de marzo, en la que los agentes de la comisaría local recibieron un castigo administrativo. Algunos ciudadanos dijeron que las acciones no fueron suficientes y no lograron aprehender a los verdaderos responsables de silenciar a Li.

Mientras tanto, un abogado de derechos humanos en Beijing, que pidió permanecer en el anonimato, dijo que creía que el encubrimiento de Beijing llevó a la propagación del virus del SARS del 2002 al 2003, y esta vez, el encubrimiento es aún más grave.

La pandemia del SARS del 2002 a 2003 infectó a 2769 personas y mató a 425 fuera de la China continental, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Los expertos dicen que las cifras dentro de China son probablemente mucho más altas que las cifras que se han reportado oficialmente.

“La naturaleza malvada del Partido Comunista Chino determina la forma en que se enfrenta a una crisis. Su primera prioridad no es la vida de la gente, sino la estabilidad de su gobierno autoritario”, dijo el abogado a la edición en chino de The Epoch Times en una entrevista.

Dijo que el luto público era solo un espectáculo para el entretenimiento del público, ya que los funcionarios chinos han seguido suprimiendo la libertad de expresión mientras encubren la verdadera escala del brote.

Chinese Human Rights Defenders, un grupo de defensa con sede en Washington, publicó un informe el 1 de abril, documentando 897 casos en los que usuarios chinos de Internet fueron penalizados por la policía por su ” diálogo o intercambio de información en línea sobre el coronavirus” desde el 1 de enero hasta el 26 de marzo.

“Los castigos impuestos por la policía son en gran medida de varios tipos: detención administrativa, detención penal, desaparición forzada, multas, advertencias/interrogatorios, confesiones forzadas y ‘reprimenda educativa'”, reveló el informe.

El Sr. Li, residente del distrito de Jian’an en Wuhan, dijo a The Epoch Times en idioma chino que los líderes chinos fueron los responsables de permitir que el virus se propagara.

En lugar de duelo público, Li dijo que la verdadera manera de ofrecer condolencias a los muertos sería que el PCCh investigara el encubrimiento inicial y el origen del virus.

“Muchas víctimas del virus están pidiendo al PCCh que se disculpe y renuncie [a su mandato]”, dijo Li.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


****

A continuación

China pierde 21 millones de usuarios de teléfonos. ¿Cuántos por la pandemia?

TE RECOMENDAMOS