Departamento de Estado sanciona a funcionario chino por perseguir a Falun Gong

Por Eva Fu
12 de Mayo de 2021
Actualizado: 12 de Mayo de 2021

El Departamento de Estado dio a conocer sanciones contra un funcionario chino por perseguir a Falun Gong, a medida que la brutal represión contra la práctica espiritual por parte del régimen comunista se acerca a su 22º año.

La sanción impedirá que Yu Hui, exdirector del Grupo Líder Central para la Prevención y el Manejo de las Religiones Heréticas en la ciudad de Chengdu, provincia de Sichuan, al suroeste de China, ingrese a Estados Unidos. La pena también se extiende a los miembros de su familia inmediata.

“Continuaremos considerando todas las herramientas apropiadas para promover la rendición de cuentas de los responsables de violaciones y abusos de derechos humanos en China y en otros lugares”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken en una rueda de prensa al anunciar la publicación del informe anual del departamento sobre la libertad religiosa internacional, el cual citó arrestos arbitrarios, allanamientos domiciliarios, discriminación social, y sustracción forzada de órganos contra practicantes de Falun Gong.

Blinken dijo que la designación se le aplicó a Yu por su participación en “graves violaciones de los derechos humanos, concretamente por la detención arbitraria de practicantes de Falun Gong debido a sus creencias espirituales”.

El Departamento de Estado de EE. UU. en Washington, D.C., el 22 de julio de 2019. (Alastair Pike/AFP a través de Getty Images)

La disciplina espiritual Falun Gong comprende tres principios básicos–verdad, benevolencia, y tolerancia–junto con una serie de ejercicios de meditación. Después de que su fundador, Li Hongzhi, introdujera por primera vez la práctica en la ciudad de Changchun, al noreste de China, en 1992, Falun Gong ganó entre 70 y 100 millones de practicantes a través del boca a boca. El régimen chino se sintió amenazado por su popularidad, e inició una campaña de erradicación total en julio de 1999 con el objetivo de acabar con la fe en China.

La sanción del Departamento de Estado se produjo justo un día antes del Día Mundial de Falun Dafa, que marca el aniversario de la presentación de la práctica al público hace 29 años y el cumpleaños número 70 de Li.

Practicantes de Falun Gong, o Falun Dafa, haciendo la quinta serie de ejercicios en Central Park en Manhattan, el 10 de mayo de 2014. (Dai Bing/The Epoch Times)

La sanción también convirtió a Yu en el segundo funcionario chino que Washington castiga por perseguir a los practicantes de Falun Gong. En diciembre de 2020, la administración Trump sancionó a Huang Yuanxiong, un jefe de policía de la provincia de Fujian, por “violaciones particularmente graves de la libertad religiosa contra los practicantes de Falun Gong”. Esa designación se realizó en el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Erping Zhang, portavoz del Centro de Información de Falun Dafa en Nueva York, dijo que la decisión de Estados Unidos “seguramente enviará un potente mensaje a toda China de que el mundo está observando y habrá consecuencias en el mundo real por perseguir a los practicantes de Falun Gong”.

“A medida que la noticia se difunda entre el aparato de seguridad del PCCh, es muy probable que algunos lo piensen dos veces antes de perpetrar más abusos”, dijo en un comunicado.

La organización que Yu presidió entre 2016 y febrero de 2018 también se conoce como Oficina 610, una agencia extralegal establecida poco antes del inicio de la persecución con el objetivo explícito de llevar a cabo la campaña. La organización ejerce un enorme poder dentro del Partido y disfruta de un poder indiscutible para perseguir a las minorías religiosas.

La Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG), una organización con sede en Estados Unidos dedicada a los derechos del grupo religioso, nombró a Yu como autor de la campaña y enumeró dos casos de persecución que tuvieron lugar bajo la supervisión de Yu.

Liu Guiying, ingeniera senior de una importante empresa de telecomunicaciones estatal llamada China Electronics Technology Group, fue sentenciada a tres años de prisión en diciembre de 2017 por su creencia, luego de pasar dos años detenida sin juicio.

Recreación de uno de los métodos de tortura empleados por los oficiales del PCCh para obligar a los practicantes de Falun Gong a renunciar a su fe. (Cortesía de Minghui.org)

La jueza le dijo a su abogado en privado que “esto ha sido arreglado de antemano por los superiores y no tengo forma de evitarlo”.

Más tarde, en prisión, a Liu no se le permitió bañarse, lavarse el cabello, cepillarse los dientes, ni usar papel higiénico, informó la organización.

Pan Xiaojiang, asistente judicial del Tribunal Popular Intermedio de Nanchong de la provincia de Sichuan, fue arrestado en febrero de 2017 por colgar una pancarta en público, según Minghui, un sitio web establecido por los practicantes de Falun Gong en los Estados Unidos para recopilar relatos de primera mano sobre la persecución.

Pan fue sentenciada a cuatro años de prisión luego de declararse inocente en junio de 2018.

Minghui ha verificado y documentado miles de personas que murieron bajo las manos del régimen, aunque señaló que el número estaba lejos de ser completo debido al estricto control del Partido Comunista Chino sobre cualquier detalle relevante.

En 2020, más de 15,000 practicantes experimentaron arrestos o acoso, y más de 600 personas fueron condenadas a prisión. La persona más anciana entre los sentenciados tenía 88 años.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS