Durham actuó como abogado especial mucho antes de obtener el título oficial

Por Brian Cates
14 de Diciembre de 2020 8:21 PM Actualizado: 14 de Diciembre de 2020 8:21 PM

Comentario

El 1 de diciembre, el fiscal general de Estados Unidos William Barr finalmente confirmó lo que he sospechado por más de un año y medio. Barr publicó oficialmente una carta en la que anunciaba que el fiscal John Durham de Connecticut había sido designado como nuevo abogado especial.

La carta está fechada el 19 de octubre, lo que significa que durante más de 40 días desde que Barr la escribió, no se filtró nada sobre el aumento de los poderes de enjuiciamiento de Durham.

Y eso no es todo lo que Barr reveló en esa carta explosiva. Barr también dejó claro que el alcance de la investigación criminal de Durham se había ampliado dramáticamente.

A Durham se le encargó originalmente descubrir cómo la campaña presidencial de 2016 de Donald Trump terminó siendo una investigación de contrainteligencia llamada Crossfire Hurricane, con órdenes de vigilancia de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) que fueron concedidas en base a lo que resultó ser evidencia falsa que había sido inventada por operativos políticos que trabajaban para Hillary Clinton.

Pero ahora Barr está diciendo explícitamente que esta nueva oficina del abogado especial bajo Durham está investigando la última oficina del abogado especial, la que dirigió el exdirector del FBI Robert Mueller.

Evidencia documental mostró conducta cuestionable del equipo de Mueller

A partir de abril, cuando el fiscal general de Estados Unidos Jeffrey Jensen apareció por primera vez para entregar documentos explosivos a la abogada defensora principal del teniente general Michael Flynn, Sidney Powell, se hizo evidente que la anterior oficina del abogado especial, dirigida por Mueller, se había unido a una supuesta conspiración con el FBI para incriminar a Flynn por un crimen inexistente. Cuantos más documentos encontraba Jensen y le daba a Powell, mayor era la culpabilidad del equipo de Mueller de procesar erróneamente al general.

Todos los documentos de los primeros lotes (pdf) que Jensen dio a Powell llevaban el sello oficial de la oficina del abogado especial de Mueller, lo que significaba que sabían todo el tiempo que no había ningún fundamento real para una investigación criminal sobre el exjefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa. Y aún así procesaron a Flynn de todas formas.

Tan explosivos eran los documentos que Jensen encontró que el Departamento de Justicia rápidamente se movió para desestimar el caso contra Flynn el 7 de mayo. Esto llevó a que el juez presidente Emmet Sullivan se negara a emitir un fallo durante más de seis meses por sus propias razones políticas, hasta que finalmente dictó una orden de desestimación el 8 de diciembre.

Hace seis meses escribía columnas señalando los posibles problemas de responsabilidad penal planteados por la conducta del equipo de Mueller en el caso Flynn. Y ahora ha sido oficialmente confirmado por el fiscal general Barr que Durham está investigando al equipo del abogado especial Mueller con su propia oficina de abogado especial.

¿Qué le parece eso como un giro de la trama?

No se envía a un fiscal ordinario de EE. UU. tras este tipo de gente

Desde el principio, cuando Barr presentó a Durham en mayo de 2019 como la persona que dirigiría la investigación de cómo ocurrió Spygate, algo me pareció raro.

Me pareció extraño que un fiscal regular de un estado estuviera investigando esencialmente lo que equivale a toda una administración anterior de exfuncionarios de la Casa Blanca, directores de la CIA y el FBI, funcionarios del Departamento de Estado, etc.

Aunque las personas que fueron objeto de la investigación del Spygate en Durham son ahora exaltos funcionarios del gobierno, estas personas siguen siendo agentes de poder clave en el sistema de corrupción de Washington.

Este tipo de investigación requería enérgicamente un abogado especial que pudiera abarcar a toda la nación así como a las diversas agencias federales sin toparse con ninguna limitación jurisdiccional desordenada.

Por eso, en el momento en que escuché que Durham había llevado su investigación internacional viajando con Barr a Italia, a Reino Unido y también a Australia, me dije: “Si ni siquiera las fronteras nacionales pueden limitar a Durham, ¿sigue siendo solo un fiscal de EE. UU. en este momento?”

Mi opinión es que Barr está revelando la verdadera naturaleza del trabajo de Durham como un abogado especial designado oficialmente en este momento para disminuir el impacto explosivo de las próximas acusaciones.

Mueller emitió más de 30 acusaciones antes de que su cargo como abogado especial terminara y publicara su informe final. Ya puedo sentir el suspenso sobre cuántas va a revelar Durham antes de que emita el suyo.

Brian Cates es un escritor que reside en el sur de Texas y es autor de “Nobody Asked For My Opinion…But Here Is Anyway!” Se le puede contactar en Twitter @drawandstrike.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Manipulando a Estados Unidos: La estrategia del comunismo chino

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.