El encubrimiento de la pandemia demuestra patrón de engaño de Beijing, según informe

Por Eva Fu
06 de Mayo de 2020
Actualizado: 07 de Mayo de 2020

La incapacidad de China para contener el virus del PCCh ha expuesto la naturaleza engañosa del régimen al mundo y ha demostrado que puede traer consecuencias mortales, según un informe de un grupo de ética médica publicado el 5 de mayo.

El mal manejo del virus, que surgió por primera vez en la ciudad central de Wuhan en China, es consistente con las tácticas que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha desplegado en el pasado: negar, esconder, propagar desinformación y luego capitalizar las ganancias, dijo el grupo de ética Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH), con sede en EE.UU., llamando a tales acciones un “protocolo del engaño”.

Este patrón se ha repetido en las últimas décadas a medida que el régimen chino cometía violaciones de derechos humanos y la comunidad internacional observaba.

Durante esta pandemia, “las ramificaciones de las acciones del PCCh, en relación con el virus, ahora se están viendo en todos los rincones del mundo”, según el informe.

“La historia se ha repetido con la COVID-19 pero [con] consecuencias mucho más serias y mucho más graves”, dijo el subdirector de DAFOH Rob Gray en el evento de lanzamiento virtual del informe el martes.

Dos virus

Li Wenliang, el oftalmólogo reprendido por la policía por “difundir rumores” luego de que publicara en las redes sociales sobre el virus, fue apenas el último denunciante que cayó víctima de la censura draconiana de Beijing, señaló el informe. Li contrajo el virus de un paciente que estaba tratando y luego murió.

De manera similar a la crisis actual, los funcionarios chinos ocultaron información durante las primeras semanas del brote de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) en 2002 y no advirtieron al público durante meses. El destacado cirujano militar chino Jiang Yanyong pasó 45 días en la cárcel por sus intentos de revelar el encubrimiento de las autoridades. A raíz del brote que se extendió a docenas de países, la Organización Mundial de la Salud actualizó el Reglamento Sanitario Internacional para fortalecer la comunicación sobre riesgos para la salud y exigir a los países que notifiquen a la agencia de las Naciones Unidas sobre cualquier emergencia de salud pública.

Jiang, galardonado con el Premio Ramon Magsaysay por sus denuncias públicas, se ha enfrentado a un hostigamiento continuo por parte de las autoridades a lo largo de los años. Jiang, quien ahora tiene 88 años, permanece bajo arresto desde abril de 2019, luego de escribir a las autoridades pidiendo una “reevaluación” de las protestas prodemocráticas de la Plaza Tiananmen de 1989, que el régimen aplastó con tanques y armas.

“Parece que hablar en contra de la narrativa del PCCh durante las etapas iniciales de una epidemia o pandemia resulta en una cadena perpetua de una forma u otra”, indicó el informe.

Abusos médicos

La negación y el engaño sistemáticos se han repetido de forma similar en el ámbito médico de China en las últimas dos décadas, y podrían infligir más daños si continúa así, según el informe.

Desde 2006, han surgido informes que alegan que el régimen chino ha estado sustrayendo órganos de prisioneros de conciencia para realizar trasplantes con fines lucrativos.

En junio pasado, un tribunal independiente con sede en Londres concluyó, después de revisar la evidencia escrita y testimonios de testigos, que tales prácticas legitimadas por el Estado han tenido lugar durante años “en una escala significativa”–una acción “indicativa” de genocidio.

El tribunal determinó que la principal fuente de órganos proviene de practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa encarcelados, quienes han estado bajo severa persecución a nivel nacional desde 1999.

Adnan Sharif, secretario de DAFOH y nominado al Premio Nobel de la Paz 2016, también señala las recientes noticias de que dos pacientes ancianos infectados con el virus en China se sometieron a trasplantes de pulmón.

“Lo que el PCCh realmente quería mostrar era la brillantez científica de ser el primer país en hacer un trasplante de pulmón en este contexto, pero lo que realmente hace es (…) plantear más preguntas sobre las fuentes de los órganos”, dijo en el evento del martes, enfatizando los tiempos de espera sospechosamente cortos –tres días– para encontrar órganos compatibles para los pacientes de edad avanzada.

Desde 2015, el régimen chino ha sostenido que todos los trasplantes de órganos se realizan con órganos obtenidos a través de un sistema de donación voluntaria. Pero un estudio de BMC Medical Ethics de 2019 descubrió que el régimen chino probablemente falsificó sus datos de donación de órganos usando una función cuadrática. Shariff dijo que esto era solo otro ejemplo más de la manipulación de datos por parte del régimen.

Advertencia contra el silencio

DAFOH dijo que el silencio ante tales tragedias de derechos humanos –en sí mismo una forma de negación– tiene sus consecuencias: el encarcelamiento masivo de uigures en la región noroeste de China de Xinjiang repite las características de la persecución a Falun Dafa; la tecnología de vigilancia generalizada de China que se está expandiendo en el extranjero; y los datos falsos publicados durante el brote actual, señaló el informe.

El modelo estadístico, los relatos de testigos y documentos filtrados obtenidos por The Epoch Times han demostrado que las autoridades chinas están reportando menos infecciones y muertes por el virus.

Al no poder contener el virus dentro de sus fronteras, el régimen chino trató de presentarse como el líder mundial de la salud, exportando suministros médicos de calidad inferior a los países mientras realiza una agresiva campaña de desinformación en las redes sociales y la prensa estatal china para desviar la culpa.

“La naturaleza, la intención y las acciones del PCCh ya no deberían continuar así”, indica el informe. “El PCCh es el virus más grande y más grave de todos”, dijo, citando un discurso de Chen Guangcheng, un abogado chino ciego de derechos humanos que huyó a Estados Unidos en 2012 bajo la estrecha vigilancia de las autoridades.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Informe advierte que China enfrenta rechazo mundial a causa del virus | China en Foco

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS