El plan encubierto de reclutamiento chino continúa a pesar del escrutinio de EEUU: documentos filtrados

Por Eva Fu
11 de Septiembre de 2020
Actualizado: 11 de Septiembre de 2020

El régimen chino continúa apuntando a los principales talentos extranjeros a través de un programa de reclutamiento muy bien financiado—el Plan de los Mil Talentos—el cual ha sido objeto de un estrecho escrutinio en Estados Unidos por sus amenazas percibidas a la seguridad nacional, según una serie de documentos internos que obtuvo The Epoch Times.

Implementado por Beijing en 2008, el Plan de los Mil Talentos es el programa estatal de reclutamiento de talentos más destacado de China. Existen cientos de operaciones similares a nivel del gobierno central y local, cuyo objetivo es atraer a expertos chinos y extranjeros prometedores en los campos de la ciencia y la tecnología para estimular su impulso de innovación.

Desde el 2007 hasta el 2017, más de 7000 “profesionales de alto nivel”, en su mayoría extranjeros, han participado en el Plan de los Mil Talentos, entre ellos seis premios Nobel, según informó un medio estatal chino. En medio de la creciente preocupación por el robo comercial y una serie de notables enjuiciamientos federales en Estados Unidos, el programa se ha vuelto clandestino y los censores chinos han eliminado del Internet las referencias del programa.

Los documentos vistos por The Epoch Times revelaron que una docena de investigadores y expertos que recibieron nominaciones para el programa tienen doctorados de universidades occidentales o han trabajado anteriormente en empresas e instituciones académicas occidentales.

Una lista, compilada a fines de 2019 por una agencia del gobierno provincial de Shaanxi, mostraba a todos los reclutas del Plan de los Mil Talentos que debían trabajar en la ciudad de Xi’an, su capital. El documento incluía sus cargos anteriores y cuándo comenzarían a trabajar en una empresa local de Xi’an, según el contrato que firmaron.

Los expertos, provenientes de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Dinamarca, Alemania y Japón, se especializan en campos que van desde la inteligencia artificial, la biomédica, la farmacéutica y la bioquímica—industrias a las que Beijing ha apuntado como parte de sus ambiciones para convertirse en una potencia de fabricación de alta tecnología.

Un profesor de química de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, quien se especializa en nanotecnología y biología molecular, fue nominado para el programa y firmó un contrato con una empresa de tecnología de la información en Xi’an en septiembre de 2019, muestra el documento.

Respondiendo por correo electrónico a una solicitud de comentarios, le dijo a The Epoch Times que en ese momento, él estaba “en transición” a su trabajo actual y había considerado regresar a China para trabajar como consultor a tiempo parcial en la empresa de Xi’an. Más tarde rechazó la oferta de trabajo y la nominación “exactamente porque la UIUC y los medios de comunicación de EE. UU. estaban educando a la gente de que esos programas podrían tener sospechas sobre ‘espías’ [sic]” y, por lo tanto, él “nunca estuvo en ningún programa de talentos”, dijo.

Daiichi Sankyo Company, una compañía farmacéutica japonesa, y Oxford Cancer Biomarkers, con sede en el Reino Unido, un desarrollador de pruebas de diagnóstico de cáncer, no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios sobre sus empleados que estaban en la lista.

Talentos controlados por el Partido

El Partido Comunista Chino (PCCh), que juega un papel central en la ejecución del plan de reclutamiento, es capaz de “ejercer niveles excepcionales” de control sobre los miembros para garantizar que el programa cumpla con sus prioridades, señaló un informe del Senado de 2019 (pdf).

Los miembros del Plan de los Mil Talentos firman contratos vinculantes con instituciones chinas que pueden contener acuerdos de no divulgación y que pueden incentivarlos a mentir al solicitar subvenciones federales de EE. UU., establecer “laboratorios paralelos” en China y transferir propiedad intelectual desde EE. UU., según el informe.

“El Partido tiene el control de los talentos”, declaró un Plan de Implementación de los Mil Talentos de Shaanxi publicado en 2017, una frase que ha aparecido en muchos discursos y políticas del Partido a lo largo de los años.

Esta redacción en sí misma debería despertar sospechas, dijo el comentarista de asuntos de China Li Linyi. La razón por la que hicieron tal énfasis, dijo, es que “el PCCh necesita que los expertos extranjeros obedezcan al Partido y ayuden al Partido a robar tecnologías extranjeras avanzadas”.

Los turistas caminan sobre la muralla de la ciudad mientras el denso smog envuelve a la ciudad de Xi An, China, el 18 de diciembre de 2013. (Getty Images)

Entre 2008 y 2016, China reclutó alrededor de 60,000 científicos, académicos, emprendedores e investigadores en el extranjero utilizando más de 200 programas de reclutamiento de talentos en el extranjero, entre ellos el Plan de los Mil Talentos, y al menos 600 “estaciones de trabajo de reclutamiento de talentos” del PCCh en el extranjero, según un informe de agosto del grupo de expertos Australian Strategic Policy Institute, citando estadísticas oficiales. Tan solo en Estados Unidos hay 146 estaciones de reclutamiento de este tipo, el número más alto del mundo.

Recompensas lucrativas

Los beneficios económicos de unirse al Plan de los Mil Talentos son atractivos.

La última información disponible públicamente del gobierno de Shaanxi mostraba que, además de sus salarios, los “mejores talentos” y aquellos seleccionados para unirse a su “equipo de innovación” pueden esperar 2 millones de yuanes (USD 292,637) en asistencia financiera, con incentivos adicionales para capacitación y desarrollo de investigación organizado de forma individual.

En el marco del programa, los reclutas clasificados como “jóvenes talentos” y “expertos extranjeros” también reciben premios del gobierno de entre 300,000 y 1 millón de yuanes (USD 438,956 a USD 146,319). Los expertos extranjeros disfrutarían de un trato privilegiado en estadías con visas, vivienda, atención médica, transporte, seguros y la educación de sus hijos. “Los departamentos pertinentes brindarán servicios muy eficientes y convenientes”, según el gobierno de Shaanxi.

Para alentarlos a trabajar en la zona de alta tecnología de Xi’an, las autoridades podrían recompensar hasta con 4.5 millones de yuanes (USD 658,434) por persona con subsidios de vivienda adicionales de hasta 700,000 yuanes (USD 102,423), junto con asignaciones de vida adicionales.

Los turistas visitan la muralla de la ciudad de la dinastía Xian Ming en Xian de la provincia de Shaanxi, China, el 16 de octubre de 2007. (China/Getty Images)

A partir de 2018, la zona de alta tecnología ha capacitado a 77 expertos para los programas nacionales de reclutamiento de talentos de China y 82 para el programa de los Mil Talentos a nivel provincial de Shaanxi, y ha reclutado a más de 4600 expertos extranjeros y más de 5400 académicos chinos que estudiaron en el extranjero, según el gobierno.

Algunos de los expertos involucrados en el Plan de los Mil Talentos de Shaanxi trabajaron en el desarrollo de la tecnología 5G, el sistema de navegación por satélite Beidou de China y circuitos integrados fotónicos a gran escala (chips de computadora) para competir con firmas de hardware de computadoras estadounidenses como IBM e Intel, según un documento interno separado que resume los logros del programa.

Las medidas de EE. UU.

En los últimos meses, los fiscales federales acusaron al menos a media docena de investigadores estadounidenses que tienen vínculos con el Plan de los Mil Talentos.

En julio, James Patrick Lewis, un exprofesor de la Universidad de West Virginia que trabajaba para la Academia de Ciencias de China bajo el Plan de los Mil Talentos, fue sentenciado a tres años de prisión por fraude en el programa federal.

Casi al mismo tiempo, un profesor nacido en Malasia y que trabajaba en la Universidad de Arkansas desde 1988 fue acusado de 42 cargos de fraude electrónico y dos cargos de fraude de pasaportes, principalmente relacionados por no divulgar sus vínculos con China y empresas chinas.

Charles Lieber, expresidente del departamento de química y biología química de la Universidad de Harvard, fue acusado en junio de dos cargos por hacer declaraciones falsas a las autoridades federales y nuevamente en julio por ocultar las ganancias que recibió del programa de talentos.

En un discurso del 7 de julio, Christopher Wray, director de la Oficina Federal de Investigaciones, dijo que la agencia está abriendo un nuevo caso aproximadamente una vez cada 10 horas para contrarrestar las amenazas provenientes de China.

“Los contribuyentes estadounidenses están pagando efectivamente la factura del propio desarrollo tecnológico de China. Luego, China aprovecha sus ganancias mal habidas para socavar a las instituciones y empresas de investigación de Estados Unidos, entorpeciendo el avance de nuestra nación y costándole empleos estadounidenses ”, dijo durante el discurso.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

EE.UU. incauta productos Apple falsificados en China | China al Descubierto

TE RECOMENDAMOS