El público de Shen Yun critica el más reciente intento de interferencia del régimen chino

Por Nicole Hao
31 de Diciembre de 2019 5:53 PM Actualizado: 31 de Diciembre de 2019 5:53 PM

Mientras el público del norte del estado de Nueva York se preparaba para ver el espectáculo de danza clásica china de la compañía sin fines de lucro Shen Yun, con sede en Nueva York, un grupo de saboteadores se presentó frente al teatro.

Del 20 al 22 de diciembre, Shen Yun presentó cuatro espectáculos en el Centro de Artes Escénicas de Purchase College en Purchase, Nueva York. Las entradas se agotaron.

Shen Yun, que en chino significa “la belleza de los seres divinos al danzar”, según su sitio web, busca revivir 5000 años de civilización china a través de la música y la danza. Fundada en 2006 por artistas exiliados, la compañía fue establecida para presentar las artes tradicionales chinas, libres de la censura del régimen chino.

Entonces, ¿cuál es el motivo del sabotaje? Obedecer los planes de censura del régimen chino.

Beijing ha intentado continuamente sabotear las actuaciones de Shen Yun en Estados Unidos y otros países. Su último intento involucra a un grupo de fachada del Partido Comunista Chino (PCCh) en Nueva York.

Sabotaje

Aproximadamente a las 6:30 p.m. hora local, el 20 de diciembre, Li Huahong, la líder de un grupo de pantalla del PCCh conocido como la Alianza Mundial Antisectas de China (CACWA), encabezó a un grupo de 25 personas que entró al vestíbulo del teatro del Purchase College, afirmando que querían comprar entradas.

El grupo se presenta con frecuencia en los teatros donde Shen Yun se va a presentar y exhibe carteles y pancartas difamando a la compañía. También se sabe que acosan e intimidan a los practicantes locales de Falun Dafa, un grupo espiritual que actualmente está prohibido y fuertemente perseguido en China continental.

Algunas de las danzas de Shen Yun describen la actual persecución contra Falun Dafa en China.

Li y su séquito no compraron boletos, en lugar de eso gritaron insultos en chino al personal de Shen Yun dentro del teatro.

Poco después, el personal de seguridad del teatro llegó y los echó. Uno de los guardias de seguridad le dijo al personal de Shen Yun: “¡Por favor no se preocupen! Nos vamos a asegurar que el espectáculo se pueda presentar sin interrupciones. Aquí no es China ni Hong Kong”.

Un espectador gritó: “¡Regresen a la China comunista!”

Una vez afuera, Li y su grupo sostuvieron carteles con mensajes difamatorios sobre Shen Yun y Falun Dafa.

Al día siguiente, Li y su grupo llegaron de nuevo al teatro de Purchase en un autobús, antes de la función de Shen Yun de las 2:00 p.m. Nuevamente se pararon fuera del teatro con sus pancartas. Después, el grupo se fue en el autobús.

Cuando el autobús regresó al teatro por la noche, solo algunos integrantes del grupo se pararon de nuevo afuera del teatro con sus carteles.

Al tercer día, la policía local envió más oficiales para patrullar cerca del teatro. El grupo de Li tuvo notablemente menos integrantes ese día.

La opinión de los espectadores

El público criticó la interferencia del régimen chino a Shen Yun.

“[Shen Yun es] tan fabuloso. Es simplemente maravilloso. Realmente me encanta. Todo el mundo debería verlo. Es realmente genial”, dijo la artista plástica Betsy M. Fowler, en una entrevista a The Epoch Times después de ver el espectáculo del 22 de diciembre en Purchase.

“Cuando vi esta protesta por primera vez, sentí (…) que les pagaron para que se pararan ahí, sosteniendo los carteles con lo que les dijeron que debían decir”, dijo Rudy, un vendedor, a la edición en chino de The Epoch Times el 21 de diciembre. “No eran auténticos. No eran genuinos. No eran emotivos. No lo hicieron con pasión”.

Un empresario llamado John le dijo a la edición en chino de The Epoch Times el 21 de diciembre en el teatro: “En una situación como esta, donde hay arte y música, la protesta no tiene cabida”.

Después de ver a Shen Yun el 22 de diciembre, el Dr. Thakker, un científico de investigación clínica, le dijo a la edición en chino de The Epoch Times: “Ellos [los integrantes del grupo de Li] tienen el apoyo del gobierno chino. Y creo que eso es un error del gobierno chino. Si ellos [el régimen de Beijing] quieren convertirse en uno de los países más poderosos del mundo, tienen que dar a su gente completa libertad”.

Li Huahong (arriba a la derecha), agente del PCCh en Nueva York, y los integrantes de su equipo tratando de interferir en la presentación de Shen Yun en el Centro de Artes Escénicas del Purchase College en Purchase, NY, del 20 al 22 de diciembre de 2019. (The Epoch Times)

Li Huahong

Inmigrantes chinos previamente contratados por Li revelaron a The Epoch Times que CACWA recibe fondos del Comité de Asuntos Políticos y Legales de la Ciudad de Tianjin. Aquellos contratados reciben un pago por participar en las actividades del grupo.

El Comité de Asuntos Políticos y Legales es una agencia del PCCh que supervisa todas las autoridades del cumplimiento de la ley, incluyendo la fuerza de policía, en China. Cada gobierno regional en China tiene una oficina local de esta agencia.

El 9 de febrero, los vecinos estaban celebrando el Año Nuevo Chino en Flushing, un barrio de Queens, en la ciudad de Nueva York. Ahí se la vio a Li diciéndole a algunas personas que se ubicaran detrás de las barricadas policiales entre los espectadores y llevaran la bandera nacional del régimen chino. Había unas 100 personas portando la bandera a lo largo de la ruta del desfile.

Un hombre afroamericano que portaba la bandera le dijo a un reportero que le pagaron 200 dólares por llevar la bandera, añadiendo que el año pasado le pagaron 20 dólares. Se vio a otro hombre, un aparente coordinador que repartía banderas, diciéndole a los receptores que mantuvieran sus sobres rojos seguros y añadiendo que el pago era de 30 dólares. Los sobres rojos que contienen regalos en efectivo se dan tradicionalmente durante el Año Nuevo Chino.

Peter Tu, presidente del Desfile del Año Nuevo Chino de Flushing y director ejecutivo de la Asociación de Empresas Chinas de Flushing, dijo que le molestó el despliegue de banderas, y agregó que su asociación no le había permitido al grupo de Li unirse al desfile, pero no podía impedir que la gente llevara la bandera china en las aceras.

En 2013, Li también fue declarada culpable y sentenciada por agresión con intento de causar heridas, por un incidente en el que golpeó a un hombre llamado Cheng Changhe después de que este último intentara impedir que Li agrediera a un practicante de Falun Dafa.

El juez ordenó que Li recibiera sesiones de terapia para el manejo de la ira.

De acuerdo con los documentos de la corte, desde 2011 Li ha sido demandada en múltiples ocasiones por agredir físicamente a practicantes de Falun Gong en Flushing, donde los practicantes locales suelen distribuir volantes sobre la persecución a Falun Gong en China.

El PCCh ha utilizado una variedad de métodos para interferir con Shen Yun desde la fundación de la compañía, incluyendo amenazar a los teatros y a los gobiernos locales para que no permitan actuar a Shen Yun; sabotear a los autobuses que utiliza Shen Yun durante la gira; organizar que grupos de actuación de China se presenten en los mismos teatros que Shen Yun; y contratar trolls de Internet para influir en la opinión en Internet contra de la compañía.

***

Video relacionado:

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.