El régimen chino recurrió al ejército para encubrir el virus del PCCh, dice exasesor de Trump

Por Cathy He
22 de Febrero de 2021
Actualizado: 22 de Febrero de 2021

El régimen chino recurrió a su ejército, en lugar de a su autoridad sanitaria, para encubrir y contener el brote del virus del PCCh, según un exasesor adjunto de seguridad nacional de la Casa Blanca.

Esta fue una de las razones por las que Estados Unidos no pudo obtener ningún dato útil del Partido Comunista Chino (PCCh) en las etapas de crecimiento rápido de la pandemia, dijo Matthew Pottinger, quien sirvió bajo la administración Trump, a “Face the Nation” de CBS News en una entrevista que salió al aire el 21 de febrero.

Durante ese tiempo, la comunidad de inteligencia de EE. UU. buscó información sobre el brote en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Pero los CDC, a su vez, dependían de sus homólogos chinos para obtener datos, dijo Pottinger.

“El problema fue que el Partido Comunista Chino no recurrió a sus CDC para hacer frente a esta crisis. Ellos recurrieron hacia sus militares. Y nuestros CDC no tenía relaciones establecidas con el ejército chino”, dijo.

Según los artículos de los medios, el jefe de los CDC de China no se enteró del brote hasta el 31 de diciembre de 2019, dijo Pottinger. Esta fue la fecha en que las autoridades chinas confirmaron oficialmente un grupo de infecciones en Wuhan, el cual fue un día después de que los médicos locales advirtieran sobre un virus similar al SARS en las redes sociales.

“Así que parece que los CDC chino en cierta medida se quedó fuera porque el Partido Comunista Chino recurrió a sus militares para tratar de encubrir esto, para tratar de contenerlo hasta que fue demasiado tarde”, dijo Pottinger.

El régimen chino no confirmó que el virus del PCCh (también conocido como el nuevo coronavirus) pudiera propagarse entre los humanos hasta el 20 de enero de 2020, a pesar de conocer la propagación de la enfermedad antes de esa fecha. También eliminó activamente la información que circulaba por Internet en contra de la narrativa oficial de que el brote se podía contener y castigó a los médicos que dieron la alarma sobre la enfermedad.

Los expertos en salud pública de EE. UU. fueron engañados por estas declaraciones del PCCh restando importancia a la gravedad del brote, que también fue replicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo Pottinger.

Los funcionarios de salud estadounidenses deberían haber buscado información de los médicos sobre el terreno en China, en lugar de “confiar en que el gobierno chino nos dé de comer con cuchara lo que necesitaríamos saber”, dijo.

Pottinger, quien cubrió el brote de SARS en 2003 mientras trabajaba como corresponsal en China para The Wall Street Journal, dijo que se acercó a antiguos contactos en China a fines de enero de 2020 para tratar de obtener una imagen real de lo que estaba sucediendo.

“Ellos me decían, mira, esto se propaga asintomáticamente. La mitad de los casos o más son asintomáticos. Ese fue un relato diferente al que estuvo contando el gobierno chino”, dijo Pottinger.

Accidente de laboratorio “muy posible”

El exasesor también atrajo la atención sobre una hoja informativa publicada en los últimos días de la administración Trump que planteaba dudas sobre si el brote podría haber sido el resultado de un accidente de laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés).

La hoja decía que Estados Unidos tiene “razones para creer” que varios investigadores de WIV se enfermaron y presentaron síntomas tanto de COVID-19 como de enfermedades estacionales comunes en el otoño de 2019.

E incluyó también que “el hecho de que tenemos razones muy sólidas para creer que el ejército chino estaba haciendo experimentos con animales secretos y clasificados en ese mismo laboratorio, que se remonta a por lo menos a 2017″, dijo Pottinger. “También sabemos que estaban trabajando con virus, haciendo un estudio de investigación de ganancia de función, tipos técnicos de experimentos con virus, incluido un virus que se descubrió en la provincia suroeste de Yunnan que es más similar al virus que ahora todos conocemos denominado como COVID”, agregó.

La investigación de ganancia de función implica la creación de virus artificiales con capacidades nuevas o mejoradas, a menudo para estudiar qué virus nuevos podrían surgir y cómo protegerse contra ellos.

Dado que el WIV estaba haciendo este tipo de investigación, Pottinger dijo que es “muy posible” que esto “condujera a algún tipo de accidente que originó la pandemia de COVID”.

“Si sopesas la evidencia circunstancial, el libro demostrativo al lado de una explicación que dice que esto fue el resultado de algún tipo de error humano, supera con creces el lado de la balanza que dice que esto fue un brote natural”, dijo.

Y señaló que la hoja de datos fue una “declaración elaborada muy cuidadosamente” que había sido examinada por muchas divisiones dentro del Departamento de Estado, el personal del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, oficiales de inteligencia y el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

“Este no fue un conjunto aleatorio de acusaciones que se presentaron en esa declaración”, dijo.

La OMS “tiene mucho que responder”

Pottinger señaló que el equipo de la OMS que fue recientemente a Wuhan para investigar los orígenes del virus no pudo obtener respuestas a las preguntas planteadas en la hoja de datos, el cual pidió al régimen chino que publicara los registros del WIV.

“No veo ninguna evidencia de que este panel de investigadores afiliados a la OMS haya podido obtener información sobre cualquiera de estas preguntas”, dijo.

Peter Ben Embarek, el jefe del equipo de la OMS, dijo el 9 de febrero que la posibilidad de que el virus se haya filtrado de un laboratorio era “extremadamente improbable” y no justificaba una mayor investigación. Días después, el director de la OMS, Adhanom Ghebreyesus, pareció dar marcha atrás a esta declaración, diciendo que “todas las hipótesis permanecen abiertas y requieren más estudio”.

El equipo de la OMS estuvo en China durante cuatro semanas, dos de las cuales estuvieron en cuarentena, y dependieron de las autoridades chinas para realizar la investigación real, según el asesor de la OMS, Jamie Metzl. El régimen chino también se negó a proporcionar datos brutos sobre los primeros casos de COVID-19 ante la OMS, según un miembro del equipo de la OMS.

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, pidió al PCCh que proporcione más datos sobre la propagación inicial del virus del PCCh.

“No creemos que China haya puesto a disposición suficientes datos originales sobre cómo esta pandemia comenzó a propagarse tanto en China como luego en todo el mundo”, dijo Sullivan a CBS News en el mismo artículo.

“Creemos que tanto la OMS como China deberían reforzar respecto a este asunto”.

Pottinger dijo que algunos miembros del equipo de la OMS enviado a China estaban “profundamente conflictuados”.

“Esto está compuesto por personas que se han beneficiado de fondos públicos para trabajar en el mismo laboratorio donde esto puede haberse originado en el Instituto de Virología de Wuhan. Hay personas que fueron seleccionadas a dedo por el gobierno chino”, dijo.

Peter Daszak, el único miembro de EE. UU. del equipo, ha trabajado con la WIV durante 18 años y también organizó una campaña de relaciones públicas a inicios de 2020 para retratar la teoría de las fugas de laboratorio como una “teoría de la conspiración”. Este mes, criticó el escepticismo de EE. UU. sobre la transparencia de China durante la investigación de la OMS y dijo en un tuit: “Por favor, no confíe demasiado en la información de EE. UU.: cada vez más desacoplado de Trump y francamente equivocado en muchos aspectos”.

Pottinger dijo que la investigación de la OMS equivalía a “una situación en la que es como si estuvieras recurriendo a los conejos para investigar qué pasó con la lechuga que ellos estaban protegiendo”.

“No es un ejercicio creíble que hayamos visto que se realizó para llegar a las raíces de donde se originó esto”, dijo.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS