Especial: 22 años de persecución contra Falun Gong por parte de Beijing

Por The Epoch Times
19 de Julio de 2021
Actualizado: 19 de Julio de 2021

Durante 22 años, el régimen comunista en China ha desplegado una amplia campaña de represión contra los practicantes del grupo espiritual Falun Gong. Millones de practicantes de Falun Gong han sufrido arrestos, torturas, acosos, trabajos forzados, y sustracción de órganos.

A continuación se explica cómo empezó la persecución y cómo el Partido Comunista Chino (PCCh) ejecutó esta campaña expansiva.

¿Cómo 100 millones de personas se convirtieron en un blanco?

Una práctica popular

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica de meditación que presenta enseñanzas morales basadas en tres principios básicos, “verdad, benevolencia, y tolerancia”, junto con una serie de ejercicios de meditación.

En 1992, el fundador de la práctica, Li Hongzhi, la presentó al público en Changchun, una ciudad al noreste de China. Se propagó rápidamente de boca en boca a otras partes del país. Para 1999, aproximadamente entre 70 y 100 millones de personas en todo el país habían adoptado la práctica, según estimaciones oficiales en ese momento.

El mismo Li es cuatro veces nominado al Premio Nobel de la Paz. La práctica también fue reconocida por los organismos estatales por sus contribuciones a la sociedad, y algunos practicantes recibieron premios por su servicio comunitario antes de que el régimen comenzara una represión total en julio de 1999.

Foto de archivo de practicantes de Falun Gong haciendo los ejercicios en Guangzhou, China, antes de que comenzara la persecución en julio de 1999. (Minghui.org)

Una manifestación pacífica

El 25 de abril de 1999, alrededor de 10,000 practicantes de Falun Gong se reunieron en la oficina de apelaciones cerca de la sede del PCCh en Beijing para apelar por su derecho a practicar libremente. Esta se convirtió en la manifestación pacífica más grande que China experimentó en todo una década, desde la masacre de la Plaza de Tiananmen.

Lo que desencadenó la apelación fue el arresto de decenas de practicantes en la cercana megaciudad de Tianjin al protestar por un artículo difamatorio sobre su fe. El ambiente también se estaba volviendo más restrictivo: Se prohibió la publicación de libros de Falun Gong; y la policía en algunas áreas había estado hostigando a los practicantes, registrando sus casas, y golpeándolos.

Los peticionarios se reunieron con el entonces primer ministro Zhu Rongji y entregaron tres solicitudes: liberar a los practicantes que habían sido arrestados, revertir la prohibición de publicar los libros, y permitirles practicar en público sin miedo. Después de enterarse de que los practicantes de Tianjin habían sido liberados, los peticionarios se fueron en silencio esa noche.

Más tarde, las autoridades aprovecharían el evento para justificar la persecución, lanzada tres meses después, alegando que los practicantes estaban “sitiando” al régimen.

Miedo y odio

El rápido crecimiento de la disciplina–la cifra de practicantes superaban en número a los 60 millones de miembros del Partido en ese momento–significó que la práctica se consideraba una amenaza para el gobierno autoritario del régimen. Mientras tanto, los valores que defiende Falun Gong estaban en desacuerdo con la ideología marxista atea que sustenta al PCCh.

El entonces líder chino Jiang Zemin, quien ordenó personalmente la persecución, expresó repetidamente su vehemencia hacia la práctica en declaraciones y entrevistas con medios extranjeros.

Jiang, en una carta publicada inmediatamente después de la apelación del 25 de abril, expresó su alarma por el “número sustancial de miembros del Partido, facciones, intelectuales, soldados, trabajadores y campesinos” entre los practicantes de Falun Gong y prometió endurecer el control ideológico.

“¿Podría ser que el marxismo, el materialismo y el ateísmo que encarnamos los comunistas no puedan derrotar lo que promueve Falun Gong? Sería una tremenda broma si fuera cierto”, escribió en la carta.

Libros de Falun Gong aplastados bajo una máquina aplanadora durante la destrucción a nivel nacional de las publicaciones y materiales de la práctica espiritual en 1999. (ClearWisdom.net/CC0 1.0)

Todo un aparato estatal centrado en la persecución

Órdenes para eliminarlos

El PCCh tenía la intención de acabar con Falun Gong; Jiang inicialmente tenía como objetivo destruir la práctica en tres meses. Los principales líderes chinos también ordenaron a los funcionarios que “difamen su reputación, los arruinen financieramente, y los destruyan físicamente”, según un coronel militar que asistió a la reunión.

Los oficiales de policía declararon que si golpeaban a los practicantes hasta matarlos, se consideraría suicidio, según Minghui.

En junio de 2001, más de una docena de practicantes murieron en un campo de trabajo en Harbin, una ciudad en la provincia norteña de Heilongjiang, en lo que las autoridades afirmaron fue un suicidio masivo. “Solo han muerto 15 o 16 de cada 3000. ¿Cómo es esto mucho?”, le dijo el campo de trabajo forzado a la familia de Li Xiuqin, una de las víctimas. Ellos solo vieron sus cenizas.

La Oficina 610

El 10 de junio de 1999, se creó una agencia extralegal similar a la Gestapo y se denominó “Oficina 610” por la fecha de su creación. La Oficina 610 goza de amplios poderes y dirige a varios sectores de la sociedad a llevar a cabo la campaña de persecución. Un informe de 2017 del regulador de derechos humanos Freedom House estima que el presupuesto anual para las Oficinas 610 en toda China es de alrededor de 879 millones de yuanes (USD 135 millones).

En 2002, un practicante de Falun Gong de Changchun fue golpeado hasta la muerte tras ser arrestado por secuestrar las ondas de TV para transmitir programas que desacreditaban la propaganda estatal sobre la práctica. El jefe de la Oficina 610 de la ciudad que supervisa la persecución ordenó a la policía que mantuviera la confidencialidad del asunto. Él describió la campaña para destruir a Falun Gong como “una ardua tarea política” y le dijo a la policía que “no temieran la sangre o la muerte”, le dijo a Minghui un exoficial presente en la reunión.

La Oficina 610 también está involucrada en la sustracción forzada de órganos promovida por el estado, lo cual resulta en un número desconocido de muertes, según la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución a Falun Gong.

Una reconstrucción de un método de tortura aplicado a un practicante de Falun Dafa por la policía en un centro de detención. (Minghui.tv)

Represión de toda la sociedad

La campaña fue exhaustiva y movilizó a todos los niveles de la sociedad. La propaganda difamatoria de la práctica apareció en los periódicos estatales y en la televisión y la radio, así como en libros de texto escolares y juntas comunitarias.

El Departamento de Cultura dirigió la destrucción masiva de millones de materiales de Falun Gong, incluida la quema de libros y el encarcelamiento de los propietarios de librerías. Los lugares de trabajo despidieron a las personas que se negaron a renunciar a su fe, mientras que los estudiantes de primaria a la universidad fueron expulsados. Un estudiante de secundaria fue sentenciado a cinco años de prisión después de negarse a unirse a un desfile organizado por la escuela que difamaba la práctica, a pesar de que no tenía la edad suficiente para ser enviado a la cárcel.

Una escuela primaria de Shanghai castigó a una maestra que era practicante de Falun Gong degradándola al rol de limpiar los baños de la escuela, una decisión que un colega dijo que se remonta al abuso infligido durante la Revolución Cultural.

Con el sistema judicial bajo el control del PCCh, los juicios en China son una mera formalidad. Los practicantes a menudo son detenidos durante meses o más antes del juicio y, en ocasiones, se les niega asistencia letrada. Los abogados que los representan sufren acoso, agresión o amenazas, y con frecuencia son interrumpidos en la corte cuando abogan por sus clientes. Wu Shaoping, un abogado de derechos humanos ahora en los Estados Unidos, dijo a The Epoch Times que la policía lo detuvo a mitad de una discusión y lo escoltó fuera de la corte cuando argumentó que su cliente había sido acusado ilegalmente. Su cliente fue sentenciado a nueve años de prisión un mes después.

Demonizando a las víctimas

Propaganda y desinformación

Al descubrir que la opinión pública no estaba en contra de Falun Gong, el régimen lanzó en 2001 una descarada campaña de desinformación en un intento por incitar al odio público contra la práctica y sus practicantes. En enero de 2001, cinco personas se prendieron fuego en la Plaza de Tiananmen, un incidente que los medios estatales de China atribuyeron a Falun Gong. Después de la tragedia, aumentó el número de crímenes de odio contra los practicantes de Falun Gong.

El incidente resultó ser un evento organizado. Desde entonces, se han revelado y documentado circunstancias sospechosas que rodearon el evento en la galardonada película “False Fire“.

El régimen también inventó historias falsas sobre supuestos practicantes, como una persona que mató a su propio hijo antes de quitarse la vida, con la esperanza de influir en la opinión pública en China. Una investigación independiente reveló más tarde que la persona nunca existió.

Los funcionarios chinos han participado abiertamente en la difusión de la propaganda tanto en China como en el extranjero. En 2004, un partidario de Falun Gong presentó y ganó una demanda por difamación contra el cónsul general adjunto chino en Toronto por atacarlo en una carta publicada en el Toronto Star.

Durante la cumbre de Cooperación Económica de Asia-Pacífico de 1999 en Nueva Zelanda, Jiang repartió folletos difamando a Falun Gong a los participantes de la reunión.

Censura y adoctrinamiento

Los censores de China han borrado del Internet chino cualquier material auténtico sobre Falun Gong, al tiempo que permiten que la información errónea y propaganda sobre la práctica espiritual llenen el ciberespacio. Las palabras relacionadas con Falun Gong se han borrado de Internet y ha habido casos en los que los practicantes fueron detenidos por usar palabras relacionadas con la práctica en la popular plataforma de mensajería de China WeChat.

El Gran Cortafuegos, que impide que los ciudadanos chinos accedan a muchos sitios extranjeros como Facebook y Google, también bloquea los sitios web extranjeros relacionados con Falun Gong.

La censura del régimen no existe solo en el ciberespacio, también niega los derechos de los profesionales a la libertad de expresión. Los practicantes que hablan con vecinos o extraños sobre Falun Gong corren el riesgo de ser detenidos o, peor aún, condenados a prisión.

Los maestros deben adoctrinar a sus estudiantes con propaganda contra Falun Gong. En abril de 2020, la escuela primaria adjunta a la Universidad de Jinan de China celebró una “clase de seguridad nacional”, durante la cual se les enseñó a los estudiantes que Falun Gong “representaba una amenaza” para la sociedad.

Romper el cuerpo para vencer la voluntad

Desde 1999, varios millones de practicantes de Falun Gong han sido arrestados en centros de detención, campos de trabajo, prisiones, e instalaciones psiquiátricas, según el Centro de Información de Falun Dafa. En estas instalaciones, los practicantes de Falun Gong a menudo son señalados por un trato particularmente cruel, en un intento por obligarlos a renunciar a su fe, según relatos de los sobrevivientes.

La tortura y otras formas de malos tratos son endémicas en estas instalaciones. Un número incalculable de practicantes de Falun Gong ha muerto como resultado de la tortura o la sustracción forzada de órganos.

Gao Rongrong (Izq.) antes de que se iniciara la campaña de persecución de Falun Dafa. Gao Rongrong (Der.) 10 días después de que los guardias del campo de trabajos forzado de Longshan le dieran repetidas descargas en la cara con bastones eléctricos durante más de siete horas, simplemente porque practicaba Falun Dafa. (Minghui.org)

Trabajo esclavo

Los practicantes detenidos en campos de trabajo y prisiones también han sido sometidos a trabajos forzados, produciendo bienes baratos destinados a los mercados occidentales y enriqueciendo a los funcionarios del PCCh en el proceso.

Los detenidos se ven obligados a trabajar muchas horas, a veces hasta 19 horas al día para alcanzar las cuotas de producción, según Minghui. Se sabe que los guardias intensifican la tortura o el abuso contra quienes no cumplen con una cuota o se niegan a cumplir con las órdenes de trabajo.

Los productos que los practicantes se han visto obligados a hacer incluyen pelucas, palitos de dientes, palillos de comida, extensiones de pestañas, bordados, adornos, estuches para teléfonos celulares, chaquetas de invierno, hisopos de algodón médicos, bolsas de cuero, y más.

Desde el comienzo de la pandemia, algunas cárceles han obligado a los médicos a fabricar equipos de protección personal para la exportación, incluidas mascarillas y batas quirúrgicas.

Tortura

Los practicantes recluidos en lugares de detención e instalaciones psiquiátricas han sufrido diversas formas de tortura física, psicológica y psiquiátrica. El objetivo es obligarlos a firmar una declaración de renuncia a su fe. Muchos practicantes han sufrido heridas graves y han muerto como resultado.

Algunos métodos de tortura comunes incluyen la agresión sexual; alimentacion forzada; golpear con palos de madera o barras de acero; electrocutar con bastones eléctricos; perforar partes sensibles del cuerpo como las yemas de los dedos con brochetas de bambú; y quemar con cigarrillos, agua hirviendo o barras de hierro calientes.

Los guardias también someten a los practicantes a condiciones extremas durante períodos de tiempo prolongados, lo que incluye mantenerlos en una pequeña jaula llena de agua hasta el pecho, dejándolos expuestos a temperaturas bajo cero o privándolos del sueño.

En otros casos, los practicantes han sido obligados o atados a posiciones dolorosas durante períodos prolongados.

A los practicantes a veces se les alimenta a la fuerza con drogas desconocidas: sustancias químicas tóxicas que dañan el sistema nervioso central o sustancias químicas psicotrópicas que afectan su estado mental.

Una reconstrucción de la sustracción de órganos en China realizada por practicantes de la disciplina espiritual, durante un acto pidiendo el fin de la persecución contra Falun Dafa, en Ottawa, Canadá, en 2008. (The Epoch Times)

Sustracción de órganos

El régimen ha asesinado a un número incalculable de practicantes detenidos por sus órganos, que se utilizan para abastecer el vasto mercado de trasplantes de órganos de China.

En 2019, un tribunal popular independiente concluyó que el régimen había estado sustrayendo órganos a presos de conciencia durante años “en una escala significativa” y que los practicantes de Falun Gong eran la principal fuente de órganos. El tribunal no encontró evidencia de que estos crímenes hubieran terminado.

Gao Yixi, un practicante de Falun Gong del extremo norte de la provincia de Heilongjiang, murió 10 días después de su arresto en 2016, informó Minghui. No mucho después, los médicos diseccionaron el cuerpo de Gao, a pesar de las objeciones de su familia, y sustrajeron todos sus órganos principales y su cerebro.

Libertad denegada

Vigilancia

Las autoridades rastrean activamente el paradero de los practicantes interceptando sus teléfonos, rastreando su ubicación, y monitoreando las imágenes de las cámaras de vigilancia, que a menudo se mejoran con inteligencia artificial.

Para 2017, todas las personas en China se vieron obligadas a registrarse con su nombre real para usar los servicios telefónicos y hacer comentarios online, lo que facilita que la policía rastree a los practicantes. En enero de ese año, la policía de Harbin de la provincia de Heilongjiang arrestó al menos a cinco practicantes con la ayuda de tecnología de vigilancia después de encontrar una pancarta con las palabras “Falun Dafa es bueno”.

Una practicante fue arrestada en una estación de tren tras hablar sobre su itinerario de tren en mensajes privados de redes sociales. En 2019, un practicante fue arrestado en un hospital mientras cuidaba a un familiar enfermo luego de que el sistema de vigilancia facial alertara a la policía.

En 2020, la policía interrogó a otro practicante en Shanxi sobre la compra de algunos materiales de construcción en Internet.

Persecución financiera

Los agentes de policía y de seguridad chinos han confiscado ilegalmente dinero en efectivo y otros bienes personales de los practicantes. Algunos funcionarios han extorsionado a familiares de practicantes detenidos, diciendo que serían liberados si la familia pagaba una suma considerable.

Dentro de las prisiones y los campos de trabajo, a los practicantes se les puede negar el dinero y las pertenencias personales enviadas por sus familias. Los miembros de su familia también podrían ser obligados a pagar sobornos a los funcionarios para ver a sus parientes encarcelados.

Ha habido casos en los que los centros de lavado de cerebro han extorsionado a las familias de los practicantes detenidos para cubrir los gastos de las torturas utilizadas en sus detenidos, como la alimentación forzada.

Los tribunales también imponen fuertes multas a los practicantes. En la primera mitad de 2021, el tribunal sentenció a 674 personas con multas por un total de más de 3.4 millones de yuanes (USD 525,000), o alrededor de 5000 yuanes (USD 770) por persona, aproximadamente el salario de un mes para una persona promedio.

Los empleadores también han retenido el salario o la pensión de los practicantes, a veces a petición de las autoridades chinas.

Acoso

La policía local y los funcionarios del PCCh han sometido a los practicantes a hostigamiento, intimidación, y amenazas verbales y físicas.

El régimen también tiene como objetivo a los familiares de los practicantes, acosando a sus padres, cónyuges, o hijos.

El acoso se intensificó en 2020 cuando el régimen lanzó una campaña nacional “Poner en cero”, con el objetivo de reducir a cero el número de practicantes en China. La nueva campaña también incluye un sistema de recompensa monetaria que incita a los ciudadanos a denunciar a los practicantes conocidos a la policía.

Desafiando

Resistencia pacífica

A pesar del clima represivo, el grupo ha persistido en esfuerzos de base para llamar la atención sobre los abusos del régimen. Los practicantes de todo el país–corriendo un gran riesgo personal–distribuyen folletos, carteles, y CD caseros a los hogares y transeúntes para refutar la propaganda del régimen. Cuelgan pancartas en lugares destacados como símbolo de su perseverancia.

Desde 2004, los practicantes han estado instando a los chinos a desvincularse de los crímenes cometidos por el PCCh renunciando a sus organizaciones afiliadas.

En 2015, los practicantes comenzaron una ola de demandas que buscan llevar ante la justicia al exlíder Jiang.

La gente en algunas áreas de China ha mostrado su apoyo a los esfuerzos de los practicantes para contrarrestar la persecución. En 2017, alrededor de 300 personas en la ciudad de Huludao de la provincia de Liaoning firmaron una petición pidiendo la liberación incondicional de un practicante local de Falun Gong, informó Minghui.

Practicantes de Falun Gong marchan desde el Capitolio de EE.UU. hasta el Monumento a Washington que conmemora el 20º aniversario de la persecución de Falun Gong en China, en Washington el 18 de julio de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS