EXCLUSIVA: Los CDC encuentran cientos de señales de seguridad en vacunas COVID-19 de Pfizer y Moderna

Por Zachary Stieber
03 de Enero de 2023 2:03 PM Actualizado: 03 de Enero de 2023 3:36 PM

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. han identificado cientos de señales de seguridad de las dos vacunas contra el COVID-19 más administradas, según los resultados del seguimiento obtenidos por The Epoch Times.

La parálisis de Bell, la coagulación de la sangre y la muerte fueron algunas de las señales marcadas mediante el análisis de los informes de acontecimientos adversos enviados al Sistema de Notificación de Acontecimientos Adversos a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés). Los CDC, que gestionan el VAERS junto con la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés), lo describen como “el sistema de alerta precoz del país” en materia de vacunas.

El análisis principal de los CDC comparó las notificaciones realizadas por acontecimientos específicos sufridos tras la recepción de una vacuna contra el COVID-19 de Moderna o Pfizer con las notificaciones presentadas tras la vacunación con cualquier otra vacuna, o con todas las vacunas que no son contra el COVID-19. El tipo de análisis se conoce como tasa de notificación proporcional (PRR).

Las señales de seguridad significan que una enfermedad puede estar relacionada con una vacuna. Las señales requieren más análisis para confirmar una posible relación.

El análisis de los CDC se realizó sobre los acontecimientos adversos notificados entre el 14 de diciembre de 2020 y el 29 de julio de 2022.

The Epoch Times obtuvo los resultados a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información después de que los CDC se negaran a hacerlos públicos.

VAERS es un sistema de notificación pasiva que acepta informes de cualquier persona, pero la mayoría son presentados por profesionales de la salud, a quienes se dijo durante la pandemia que estaban obligados a presentar informes si surgían problemas después de la vacunación. Las personas que presentan informes falsos se enfrentan a sanciones.

Las notificaciones no prueban la causalidad, es decir, la relación entre un acontecimiento y una vacuna. Al mismo tiempo, los estudios demuestran que el número de notificaciones suele ser inferior al número real de incidentes posvacunación.

“La responsabilidad recae en los reguladores”

Los CDC y la FDA afirmaron en documentos de procedimientos operativos que los funcionarios supervisarían el VAERS para identificar “posibles nuevos problemas de seguridad de las vacunas COVID-19”, y que los CDC realizarían el análisis de la tasa de notificación proporcional. Los CDC han emitido múltiples declaraciones falsas sobre la extracción de datos, pero finalmente reconocieron que no comenzaron a realizar la técnica de monitoreo hasta 2022, más de un año después de que se autorizaran las vacunas de Pfizer y Moderna.

La tasa de notificación proporcional consiste en comparar la incidencia de un evento adverso específico después de una vacuna específica con la incidencia después de todas las demás vacunas. Se activa una señal cuando se cumplen tres umbrales, según los CDC: una PRR de al menos dos, una estadística chi-cuadrado de al menos cuatro y tres o más casos del acontecimiento tras la recepción de la vacuna analizada. Las pruebas chi-cuadrado son una forma de análisis estadístico utilizado para examinar datos.

Los resultados obtenidos por The Epoch Times muestran que hay cientos de acontecimientos adversos (AA) que se ajustan a la definición, incluidas afecciones graves como la coagulación de la sangre en los pulmones, hemorragias intermenstruales, falta de oxígeno en el corazón e incluso la muerte. Las elevadas cifras, sobre todo las de chi-cuadrado, preocuparon a los expertos.

Para muchos de los casos, “la chi-cuadrado es tan alta que, desde una perspectiva bayesiana, la probabilidad de que la tasa real de AA de las vacunas COVID no sea superior a la de las vacunas no COVID es esencialmente cero”, dijo Norman Fenton, profesor de gestión de riesgos en la Universidad Queen Mary de Londres, a The Epoch Times en un correo electrónico después de pasar las cifras por un modelo bayesiano que proporciona probabilidades basadas en la información disponible.

Había una probabilidad inferior al 0.5% de que la tasa de cirrosis hepática, por ejemplo, fuera menor tras la vacunación contra el COVID-19 que sin ella. Para la miocarditis, o inflamación del corazón, en el grupo de 12 a 17 años, la probabilidad era cercana a cero.

Los resultados de los CDC también mostraron que una proporción mucho mayor de acontecimientos tras la vacunación contra el COVID-19 fueron graves. En el caso de los adultos, por ejemplo, la proporción fue del 11.1%, en comparación con el 5.5% tras las vacunas que no son contra el COVID-19. Además, la proporción de muertes en adultos fue del 15.4% tras la vacunación contra el COVID-19, muy superior al 2.5% tras otras vacunas.

“Corresponde a los organismos reguladores presentar alguna otra explicación causal de esta diferencia si desean afirmar que la probabilidad de que un AA de la vacuna COVID provoque la muerte no es significativamente mayor que la de otras vacunas”, afirmó Fenton.

Los CDC y la FDA no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Un portavoz de los CDC dijo previamente a The Epoch Times en un correo electrónico que los resultados de la PRR “fueron en general consistentes con la extracción de datos de EB, revelando ninguna señal de seguridad inesperada adicional”.

La oficina de registros de la agencia, en una carta que acompañaba a los resultados, afirmaba que éstos “corroboraban en general las conclusiones de la extracción de datos empírica bayesiana (EB)”, un método empleado por la FDA. La FDA se ha negado a publicar los resultados de la minería empírica bayesiana.

Epoch Times Photo
Parte de los resultados de la PRR de los CDC. Haga clic para ampliar. Los resultados completos pueden descargarse al final del artículo. (Captura de pantalla vía The Epoch Times)

“Debe tomarse en serio e investigarse”

Las autoridades sanitarias estadounidenses se han mostrado prudentes a la hora de relacionar los acontecimientos adversos, o efectos secundarios, con las vacunas contra el COVID-19. Sin embargo, han reconocido que las vacunas de Moderna y Pfizer, que utilizan la tecnología del ARN mensajero (ARNm), provocan algunos efectos secundarios, como la miocarditis y una afección relacionada denominada pericarditis.

De hecho, algunos grupos de edad presentan un mayor riesgo de miocarditis y pericarditis tras la vacunación que tras la infección por COVID-19, lo que ha llevado a un número creciente de expertos a advertir contra la vacunación de determinadas personas.

Los resultados de la PRR recién obtenidos arrojaron más de 500 acontecimientos adversos mayores que la miocarditis y la pericarditis.

“Sabemos que la señal de la miocarditis está asociada a algo causado por las vacunas de ARNm, por lo que es más que razonable decir que cualquier cosa con una señal mayor que la miocarditis/pericarditis debe tomarse en serio e investigarse”, declaró a The Epoch Times por correo electrónico Josh Guetzkow, profesor israelí formado en estadística en la Universidad de Princeton y que ha estudiado los datos del VAERS durante la pandemia.

Los CDC y la FDA dijeron en sus procedimientos operativos que las señales de seguridad serían “revisadas según corresponda”.

“Antes de iniciar una revisión clínica, se supervisará el patrón o la tendencia de los resultados de la PRR y la extracción de datos durante un periodo de tiempo (por ejemplo, varias semanas). Otros factores, como la importancia clínica, si los AA son inesperados, la gravedad y si se identifica un síndrome o diagnóstico específico en lugar de síntomas inespecíficos, se tendrán en cuenta para determinar si se realizará una revisión clínica”, indicaban los documentos.

Si se desencadenara una revisión clínica, ésta incluiría la revisión de los informes y registros médicos asociados relativos al acontecimiento adverso, la confirmación del tiempo transcurrido desde la vacunación hasta la aparición de los síntomas, y otras tareas.

La FDA reveló recientemente que de cuatro señales identificadas en personas mayores tras la vacunación con Moderna o Pfizer, tres se descartaron con análisis adicionales, pero una —embolia pulmonar— siguió cumpliendo los criterios. La embolia pulmonar se identificó como señal en el análisis de la PRR para individuos de tan solo 12 años.

Descargar los archivos

Los resultados del análisis están en hojas Excel. Los resultados pueden descargarse en los siguientes enlaces. Las tablas uno y dos no se facilitaron.

7.29.22 Tabla 3 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de Pfizer comparada con Moderna

7.29.22 Tabla 4 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de Moderna comparada con Pfizer

7.29.22 Tabla 5 PRR de los Términos preferentes  para vacuna COVID19 de ARNm comparada con no COVID

7.22.29 Tabla 3 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de Pfizer comparada con Moderna

7.22.29 Tabla 4 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de Moderna comparada con Pfizer

7.22.29 Tabla 5 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de ARNm en comparación con no COVID

7.15.22 Tabla 3 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 Pfizer comparada con Moderna

7.15.22 Tabla 4 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de Moderna comparada con Pfizer

7.15.29 Tabla 5 PRR de los Términos preferentes para vacuna COVID19 de ARNm comparada con no COVID


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.