Juez compara censura de Adm. Biden con tácticas tipo mafiosas: Abogados dicen que no hay pruebas

Por Tom Ozimek
12 de Agosto de 2023 12:44 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2023 12:44 PM

En el caso de censura de las redes sociales de Missouri contra la administración de Biden, aunque los abogados del presidente Joe Biden argumentaron que no hubo pruebas sólidas de la coerción del gobierno en las solicitudes de eliminación de contenido, los jueces afirmaron que la presión les recordaba las tácticas de estilo mafioso.

El ir y venir sobre si las acciones del gobierno fueron coercitivas resultó en uno de los varios intercambios tensos de una corte de Nueva Orleans el 10 de agosto, donde los jueces Edith Brown Clement, Jennifer Walker Elrod y Don R. Willett de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Quinto Circuito escucharon los argumentos orales en el caso de Missouri vs. Biden por la libertad de expresión, la censura y la colusión del gobierno.

El caso se centra en un desafío legal basado en la Primera Enmienda ante la campaña de presión de la administración Biden en las plataformas de redes sociales para que tomen medidas enérgicas contra el contenido que contradecía la narrativa favorita del gobierno sobre temas que van desde el laptop de Hunter Biden hasta las vacunas contra COVID-19 y las restricciones por la pandemia.

Un tema clave en la audiencia del jueves fue lo que se ha descrito como la “histórica” ​​orden del 4 de julio (pdf) del juez de distrito Terry Doughty, quien prohibió a las agencias gubernamentales contactar o trabajar con grandes empresas de tecnología para censurar posteos en las redes sociales.

El Departamento de Justicia apeló la medida cautelar del juez Doughty y ganó una suspensión administrativa de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, lo que bloqueó temporalmente la prohibición del contacto de la administración Biden con las redes sociales.

El jueves, los tres jueces del circuito escucharon los argumentos de los abogados que representan a ambas partes, y el abogado de Biden insistió en que las solicitudes de la administración no estaban llevando a que varios jueces hagan comparaciones con las tácticas del crimen organizado.

Amplio y vago

El abogado del Departamento de Justicia, Daniel Tenny, argumentó que la prohibición de contactar a las redes sociales del juez Doughty era demasiado amplia y vaga, lo que generaba confusión y socavaba los esfuerzos del gobierno para coordinarse con las empresas de redes sociales en temas legítimos como la lucha contra el crimen, tales como el tráfico de niños o la mitigación de los riesgos para la seguridad pública durante los períodos de desastres naturales

“Los demandantes han instado, por ejemplo, que si ocurriera un desastre natural y circularan declaraciones falsas en las redes sociales que fueran perjudiciales para el interés público, el gobierno no tendría poder bajo la medida cautelar para desalentar a las empresas de redes sociales de seguir difundiendo esas declaraciones incorrectas”, dijo el Sr. Tenny.

La jueza Elrod lo desafió en esta posición y señaló que la orden del juez Doughty presentaba una excepción que permitía a las agencias federales interactuar con las empresas de redes sociales con respecto a actividades delictivas, amenazas a la seguridad nacional y esfuerzos delictivos para influir en las elecciones.

El abogado respondió insistiendo en que la exclusión en la medida cautelar del juez Doughty es problemática, ya que carece de especificidad y que los demandantes sostienen que si no está claro si la conducta es delictiva, entonces esta no estaría cubierta por la excepción y está sujeta a la prohibición de contacto.

Buscando una aclaración, la jueza Elrod preguntó si el Sr. Tenny argumenta que se debe levantar la prohibición del juez Doughty y que se debe permitir que el gobierno use medidas “coercitivas” para presionar a las empresas de redes sociales para que eliminen o desamplifiquen las publicaciones que pueden presentar información veraz, pero que simplemente “no se ajustan a su mensaje”.

“Aquí hay mucha información de COVID en este registro”, dijo la jueza Elrod.

Si bien la jueza no entró en detalles, los documentos obtenidos por el Comité Judicial de la Cámara y hechos públicos el 27 de julio muestran que los funcionarios de la Casa Blanca aplicaron una presión cada vez mayor en Facebook para eliminar las publicaciones que supuestamente contenían contenido que desalentaba a las personas a vacunarse contra COVID-19.

NOTICIAS RELACIONADAS

Crece preocupación por papel del gobierno en el control del contenido de las redes sociales

Musk busca compensar usuarios maltratados por sus empleadores por publicar o dar me gusta al contenido

Fiscal general de Luisiana celebra fallo en caso de censura entre gobierno y gigantes de la tecnología

Elon Musk amenaza con demandar a grupo anti “odio” y “desinformación”

En un caso, la Casa Blanca presionó para que se eliminara un meme humorístico y cuando Facebook se negó, alegando que esa solicitud parecía violar las normas de libertad de expresión, Andy Slavitt, que en ese momento era funcionario de salud de la Casa Blanca, expresó su “indignación” porque el posteo no había sido eliminado.

Debido a la creciente presión, Facebook inició un esfuerzo por cambiar sus políticas sobre la supuesta información errónea sobre COVID-19 y las vacunas para censurar aún más contenido, según los mensajes publicados por el Comité Judicial de la Cámara.

Tácticas mafiosas

El abogado Tenney argumentó que las expresiones de indignación u otras solicitudes enérgicas nunca cayeron en la categoría de coerción.

“El tipo de presión del que estamos hablando es, ya saben, se relaciona con que el gobierno generalmente se va a enojar. El gobierno podría hacer declaraciones públicas contra alguien”, dijo el Sr. Tenny, afirmando que tales gestos no son coerción.

“Facebook a veces está dispuesto a hacer lo que quiere el gobierno y a veces no”, agregó el abogado, afirmando que cree que el gobierno estaba haciendo poco más que articular enérgicamente su posición sobre varios temas y señalar el camino hacia un “buen curso de conducta”.

“Sí, eso podría influir en las personas. Es posible que la gente quiera ponerse del lado bueno del presidente”, indicó el Sr. Tenney, lo que provocó que la jueza Elrod interrumpiera y sugiriera que está minimizando las solicitudes de censura del gobierno.

“Lo que parece estar en el expediente son estos mensajes iracundos, de vez en cuando, de funcionarios gubernamentales de alto rango, que dicen: ‘Usted todavía no hizo esto’ —y ese es mi tono del lenguaje”, dijo la jueza Elrod, agregando “esto es como ‘lanzarse’ y ‘¿de qué altura?'”.

La jueza agregó que algunos de los intercambios contenidos en el expediente producido por el proceso de presentación de evidencias, en el caso de la corte del juez Doughty, indicaron que la dinámica entre las agencias federales y las empresas de redes sociales parecía ser la de un “supervisor quejándose de un trabajador”.

En un caso de ese registro, Rob Flaherty, exasistente adjunto del presidente, escribió un correo electrónico a Facebook el 15 de julio de 2021, en el que exigió saber por qué la compañía no estaba tomando medidas para frenar la propagación de algunas narrativas sobre COVID-19.

“¿Son ustedes chicos [improperio] serios?”, escribió el Sr. Flaherty. “Yo quiero una respuesta sobre lo que pasó aquí, y la quiero hoy”.

El Sr. Tenny respondió diciendo que usar un lenguaje “irritante” no era lo mismo que hacer amenazas.

“Si uno estuvieras diciendo ‘Nosotros vamos a imponer alguna sanción’, esa no es la forma en que lo haría”, dijo el abogado. “Uno no diría, ‘estoy realmente enojado’. Simplemente, diría, ‘Haz esto o de lo contrario’, entonces el ‘o lo contrario’ estarían claros”.

Sin embargo, la jueza impugnó la interpretación del abogado Tenny sobre los intercambios en las redes, recurriendo a lo que ella llamó una comparación “inepta” con el mundo del crimen organizado, en el que la amenaza de violencia u otras consecuencias adversas a menudo está implícita en lugar de expresarse en términos explícitos.

“Ciertamente, no estoy equiparando al gobierno federal con nadie en el crimen organizado ilegal”, dijo la jueza Elrod. “Pero hay ciertas relaciones en las que la gente sabe, sin decir siempre ‘o de lo contrario’”.

“O de lo contrario”

El abogado Tenney negó que la posición de la administración de Biden sea que el gobierno tiene que declarar explícitamente “o de lo contrario” para que su comportamiento se considere coercitivo.

Él insistió en que para que la etiqueta de “coercitivo” sea cierta, la amenaza de una acción de represalia por parte del gobierno tiene que estar ahí, al menos “en el fondo”.

“Nadie ha identificado qué es el ‘o de lo contrario’, con dos excepciones”, continuó el abogado, a saber, las enmiendas a la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones y la otra referencia a las leyes antimonopolio.

A continuación, el Sr. Tenney argumentó que las dos excepciones nunca llegaron al nivel de una amenaza.

“Ahora, la idea de que si usted sabe, si uno no hace exactamente lo que dice este miembro del personal de la Casa Blanca sobre este asunto en particular, el presidente va a enmendar unilateralmente la Sección 230 o enmendar las leyes antimonopolio es descabellada, y no es permisible para que la corte de distrito determine los hechos de que ese es el caso”, declaró el abogado.

El abogado Tenny apuntó a la orden del juez Doughty por haber “puesto entre comillas palabras que la secretaria de prensa no dijo en esa rueda de prensa”. Esto parecía ser una referencia al relato de la orden de una conferencia de prensa del 5 de mayo de 2021 con la entonces secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Psaki recordó públicamente a Facebook y otras plataformas de redes sociales la amenaza de las ‘consecuencias legales’ si no censuran la información errónea de manera más agresiva”, escribió el juez Doughty.

Si bien las palabras “consecuencias legales” no aparecen en la transcripción de la conferencia de prensa de la Casa Blanca de ese día, la Sra. Psaki pareció insinuar la posibilidad de que el gobierno se endurezca con medidas antimonopolio cuando respondió a una pregunta sobre la vigilancia del contenido de Facebook.

“La opinión del presidente es que las principales plataformas tienen la responsabilidad relacionada con la salud y la seguridad de todos los estadounidenses, de dejar de amplificar el contenido no confiable, la desinformación y la información errónea, especialmente en relación con COVID-19, las vacunas y las elecciones”, dijo la Sra. Psaki en ese momento.

El presidente Biden “también apoya mejores protecciones de la privacidad y un programa antimonopolio sólido”, agregó la secretaria de prensa, indicando que “su opinión es que se necesita hacer más para garantizar que este tipo de información errónea, desinformación, información dañina, a veces potencialmente mortal, no salga al público estadounidense”.

Mark Zuckerberg, CEO de Meta, la empresa matriz de Facebook, describió en el pasado una irrupción forzada de la empresa como una “amenaza existencial”.

John Sauer, un abogado que defiende a Louisiana (que es la parte de la demanda), comparó las declaraciones públicas y las comunicaciones privadas de los funcionarios de la administración Biden en busca de cambios de contenido como un llamado del gobierno para quemar libros.

“Imagínese un escenario en el que los altos funcionarios de la Casa Blanca se pongan en contacto con los editores (y vendedores) de libros”, dijo el abogado, “y decir: ‘Queremos tener un programa de quema de libros. Queremos identificar para usted los libros que queremos quemar. Los libros que critican la administración y sus políticas, y queremos ser socios. Entonces aquí hay 12 autores que queremos que saque de los estantes y los queme; estos son los realmente malos’”.

El Sr. Sauer se refería a las demandas de la administración Biden de que las empresas de redes sociales eliminen la llamada “docena de desinformación”, un grupo de médicos y otros activistas que compartieron información crítica sobre las vacunas contra COVID-19.

Robert F. Kennedy Jr., quien busca la nominación demócrata como candidato presidencial en 2024, está en esa lista.

El Sr. Sauer insistió en que los funcionarios de la administración de Biden enviaron correos electrónicos con “comentarios amenazantes implícitos”, alegando que los comentarios de Psaki en la conferencia de prensa equivalieron a una seria amenaza de intensificar los esfuerzos antimonopolio contra las plataformas de redes sociales.

“Esto ha transformado fundamentalmente el discurso en línea sobre cuestiones de importancia abrumadora a nivel social y de significancia política”, dijo el Sr. Sauer.

En un momento durante el debate, el juez Don R. Willett le preguntó al abogado Tenny por qué el gobierno recurrió a reuniones y comunicaciones privadas con empresas de redes sociales en lugar de simplemente proclamar públicamente su posición sobre COVID-19 u otros temas.

“Me parece perfectamente bien, en mi opinión, que el gobierno llame públicamente a alguien por publicar o publicar algo que el gobierno cree que es falso o peligroso. Eso pasa el examen de la Primera Enmienda con gran éxito”, dijo el juez Willet. “Pero aquí uno tiene al gobierno en secreto, en privado, fuera de la vista del público, confiando en, como describió la jueza Elrod, un tipo de mano dura bastante poco sutil y amenazas veladas o no tan veladas”.

“Esa es una muy buena plataforma de redes sociales la que tiene allí”, continuó el juez Willet. “Sería una pena que le pasara algo”.

En respuesta a una solicitud de comentarios, el Departamento de Justicia dijo a The Epoch Times que no comentaría sobre litigios pendientes como una cuestión de política.

Los jueces no han dado ninguna indicación para cuándo se puede esperar un fallo.

El fiscal general de Missouri, Andrew Bailey, comentó sobre los procedimientos en una cadena de posteos en X, la plataforma anteriormente conocida como Twitter.

“La audiencia de hoy fue una prueba más de que Joe Biden tiene cero respeto por la Constitución”, escribió el Sr. Bailey. “Pero Missouri está contraatacando. No se saldrá con la suya con esta flagrante violación de la Primera Enmienda”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.