Legisladores de EE. UU. y grupos de DDHH critican a Beijing por encarcelar a periodista ciudadana

Por Frank Fang
29 de Diciembre de 2020
Actualizado: 29 de Diciembre de 2020

La decisión de Beijing de encarcelar a la periodista ciudadana china Zhang Zhan por reportar sobre la pandemia de la COVID-19 ha suscitado fuertes críticas por parte de grupos de derechos internacionales y legisladores estadounidenses.

Zhang, una exabogada de 37 años, comenzó a reportar desde Wuhan, el epicentro de la pandemia en China, a principios de febrero. Ella desapareció repentinamente en mayo. Un mes después, las autoridades chinas anunciaron que había sido arrestada. El 28 de diciembre, Zhang fue sentenciada a cuatro años de prisión luego de haber sido declarada culpable de “provocar disputas y provocar problemas”, uno de los cargos comunes que utiliza el Partido Comunista Chino (PCCh) para encarcelar a los disidentes.

Juicio secreto

Ren Quanniu, uno de los abogados defensores de Zhang, dijo que el juicio de su clienta no fue abierto, ya que no se transmitió online. En una entrevista con la edición china de The Epoch Times, Ren dijo que las únicas personas que asistieron a la audiencia judicial fueron los padres de Zhang y dos funcionarios de la comunidad china encargados de monitorearlos.

Ren dijo que su clienta estuvo esposada a su silla de ruedas todo el tiempo, y que no estaba bien de salud. Antes de su juicio el lunes, Zhang hizo una huelga de hambre durante meses para protestar por sus cargos. Los funcionarios de la prisión la alimentaron a la fuerza, un trato que Amnistía Internacional consideró como tortura.

Zhang estuvo tan débil que necesitaba una silla de ruedas para moverse.

Ren recordó que el juez que presidía el lunes impidió que Zhang hablara en varias ocasiones.

El juicio también se llevó a cabo apresuradamente, agregó Ren, y señaló que la oficina del fiscal local no presentó pruebas ni materiales suficientes durante el juicio. Además, no se presentaron algunas de las declaraciones grabadas de Zhang.

La acusación de Zhang, que se hizo pública en noviembre, la acusó de “especular maliciosamente” sobre la pandemia de Wuhan al “hablar con los medios extranjeros Radio Free Asia y The Epoch Times”. El documento judicial nombró a varios testigos, quienes, según los fiscales, podrían testificar que Zhang no presentó la verdadera situación en Wuhan.

Zhang habló con la edición china de The Epoch Times en varias ocasiones. En una entrevista en marzo, ella cuestionó la afirmación del régimen chino de que el virus que causa la COVID-19 se originó en Estados Unidos.

En un video subido a YouTube a principios de marzo, Zhang criticó las medidas de bloqueo de Beijing, diciendo que las políticas eran “inhumanas” y violaban los derechos básicos de vida de los ciudadanos.

Según Ren, la madre de Zhang lloró fuertemente luego de escuchar la sentencia de su hija el lunes.

En una entrevista posterior con Radio Free Asia (RFA), la madre de Zhang explicó que la presionaron para que cooperara con la oficina de seguridad estatal local. Ella no habló con medios extranjeros en los meses anteriores.

Ahora, luego de ver a su hija recibir una sentencia fuerte, la madre de Zhang dijo que la engañaron para que creyera en los funcionarios chinos.

“Ellos no se limitaron a dictar una sentencia. Ellos quieren matar a Zhang Zhan. Ellos saben muy claramente sobre su estado de salud”, dijo la madre de Zhang a RFA.

En base a la rapidez con que concluyeron los procedimientos judiciales, Ren dijo que creía que Beijing quería dar un ejemplo con la sentencia de Zhang.

“Eso podría tener un efecto disuasorio, sirviendo como una amenaza para el público en general, en particular para aquellos a quienes les gusta comentar sobre eventos públicos importantes”, dijo Ren.

El palacio de justicia estuvo sometido a fuertes medidas de seguridad el lunes cuando agentes de policía uniformados y vestidos de civil dispersaron a los periodistas extranjeros y a las personas que acudían a apoyar a Zhang.

He Jiawei, un activista de derechos de la provincia de Hunan, al sur de China, dijo a la edición china de The Epoch Times que antes de llegar al juzgado, los agentes de policía lo llevaron a una comisaría cercana el lunes por la mañana.

Desde la estación de policía, He dijo que estaba entre las más de 10 personas detenidas allí, entre ellos un reportero de Reuters de Singapur y un periodista japonés.

Reacción

Varios legisladores estadounidenses recurrieron a sus cuentas de Twitter para expresar su preocupación por la sentencia de Zhang.

“Zhang Zhan fue encarcelada por intentar revelar lo que todos sabemos que es verdad. El COVID-19 comenzó en Wuhan y las mentiras y el engaño del #PCCh desencadenaron una pandemia global”, declaró el representante Ron Wright (R-Texas).

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas también dijo a través de Twitter que estaba “profundamente preocupado” por la sentencia de Zhang.

“Presentamos su caso ante las autoridades a lo largo de 2020 como un ejemplo de la excesiva represión a la libertad de expresión vinculada al #COVID19 y seguimos pidiendo su liberación”, afirmó el organismo de la ONU.

La misión china de la ONU defendió la sentencia de Zhang en un tuit, diciendo que “todos son iguales ante la ley”.

Sophie Richardson, directora de China de Human Rights Watch, reprendió la afirmación de China y tuiteó que “tiene todo que ver con la determinación de su gobierno de silenciar a los críticos, en violación de la ley de #China y de los #derechoshumanos internacionales”.

La Coalición de Mujeres en el Periodismo, una ONG con sede en Nueva York, dijo en un comunicado que estaban “completamente consternadas con la decisión del tribunal”.

“Es otra manifestación preocupante del entorno sofocante para la libertad de prensa en China. Ningún periodista debe ser objeto de una persecución legal y cruel, especialmente cuando informa al público sobre una epidemia mortal que se extiende por todo el país”, afirmó la coalición.

Barbara Trionfi, directora ejecutiva del Instituto de Prensa Internacional con sede en Viena, dijo en un comunicado que la sentencia de Zhang violaba “el derecho de las personas a recibir información de diferentes fuentes sobre un tema que está afectando en gran medida sus vidas”.

Trionfi agregó: “Mientras el mundo lucha por evaluar los orígenes, los patrones de diseminación y las consecuencias del virus del COVID-19, China está eludiendo sus responsabilidades y obligaciones al castigar a los periodistas que han contribuido a difundir información valiosa”.

El paradero de otros tres periodistas ciudadanos chinos que viajaron a Wuhan—Chen Qishui, Fang Bin y Li Zehua— aún se desconoce. Ellos desaparecieron a principios de este año.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

China en Foco: Aparece otro virus mortal en extrañas circunstancias.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS