“No se trata de Hunter Biden, sino de Joe”, dice autora de “Laptop From Hell”

Por Samantha Flom y Jan Jekielek
08 de Diciembre de 2022 3:37 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2022 3:37 PM

Han pasado más de dos años desde que las grandes empresas tecnológicas suprimieron polémicamente la infame revelación del New York Post sobre la laptop de Hunter Biden, pero a pesar de esos esfuerzos, la historia sigue dando que hablar.

“Supongo que todas las acciones terminan teniendo consecuencias”, señaló Miranda Devine, reportera del New York Post y autora de “Laptop From Hell: Hunter Biden, Big Tech, and the Dirty Secrets the President Tried to Hide”.

El 1 de diciembre, mientras el propietario de Twitter, Elon Musk, se preparaba para publicar documentos internos que revelaban las verdaderas motivaciones de la decisión de la plataforma de redes sociales de censurar la historia, Devine profundizó en los detalles de la historia, el encubrimiento y mucho más para el programa “American Thought Leaders” de Epoch TV. El episodio se emitirá el 8 de diciembre a las 9 p.m. ET.

Epoch Times Photo
La periodista del New York Post Miranda Devine, autora de “Laptop from Hell”, en Nueva York, el 1 de diciembre de 2022. (Otabius Williams/The Epoch Times)

La primicia

El 14 de octubre de 2020, pocas semanas antes de las elecciones presidenciales, el Post publicó su reporte bomba de que el entonces candidato presidencial Joe Biden se había reunido en 2015 con un ejecutivo de Burisma, una empresa energética ucraniana que había estado pagando a su hijo, Hunter, un salario de hasta 50,000 dólares al mes.

El reporte citaba correos electrónicos procedentes de una laptop que había sido abandonado en un taller de reparación de Delaware en abril de 2019 y que desde entonces había sido incautado por el FBI.

En un correo electrónico, Vadym Pozharskyi, un asesor de la junta de Burisma, se puso en contacto con el Biden más joven en busca de “consejos sobre cómo podrías usar tu influencia” para beneficiar a Burisma.

En un correo electrónico posterior, Pozharskyi agradeció al hijo del entonces vicepresidente “la oportunidad de conocer a tu padre” en Washington.

A lo largo de su campaña, Joe Biden había negado repetidamente cualquier conocimiento o participación en los negocios de su hijo. Y como el resto del contenido de la laptop incluía lo que parecía ser un video pornográfico de Hunter en el que también estaba fumando crack, el Post sabía que tenía una gran historia entre manos.

“Como estaba tan cerca de las elecciones, iba a tener un impacto, era perjudicial para uno de los dos candidatos a la presidencia”, señaló Devine. “Así que había mucho en juego; esperábamos que hubiera oposición por ello. Lo que no esperábamos era que las grandes empresas de tecnología intervinieran, que sacaran sus garras, que mostraran al mundo su poder, que intervinieran y censuraran al periódico más antiguo del país, el cuarto más grande por distribución”.

El encubrimiento

Sosteniendo que la “atroz” censura de la noticia equivalía esencialmente a una injerencia electoral, Devine relató cómo, apenas unas horas después de la publicación del artículo, Facebook anunció que limitaría el alcance de la noticia a la espera de una comprobación de los hechos.

“Y, por cierto, por lo que sabemos, esa comprobación nunca se llevó a cabo”, añadió, “porque la forma más obvia de hacerlo es ponerse en contacto con los otros destinatarios de los correos electrónicos que publicamos y preguntarles: ‘¿Recibiste este correo electrónico? Y sé, por haber hablado con los destinatarios, que ninguno de ellos recibió ninguna pregunta o llamada telefónica de Facebook.”

En agosto, Mark Zuckerberg, director ejecutivo  de la empresa matriz de Facebook, Meta, divulgó que la decisión de la plataforma de limitar la noticia se basaba en gran medida en las advertencias que Facebook había recibido del FBI sobre un posible “volcado” inminente de “propaganda rusa” para influir en las elecciones.

Y según el reciente testimonio de Yoel Roth, exjefe del Departamento de Confianza y Seguridad de Twitter, Twitter también recibió esas advertencias sobre una “operación de hackeo y filtración” que implicaba a Hunter.

“Obviamente, lo que el FBI había advertido a Twitter y Facebook era tan similar a nuestra historia que la censuraron a las pocas horas de su publicación”, dijo Devine.

Aunque los llamados “archivos Twitter” de Musk no revelaron los detalles de esas advertencias, los documentos publicados permitieron comprender la confusión de algunos empleados ante la decisión de censurar el artículo en virtud de la política de Twitter sobre “material hackeado”.

“Me cuesta entender en qué se basa la política para calificar este artículo de inseguro”, escribió Trenton Kennedy, director de comunicación, en un intercambio de mensajes, “y creo que la mejor explicación externa sería que estamos esperando a saber si esta historia es el resultado de material hackeado. Nos enfrentaremos a preguntas difíciles sobre esto si no tenemos algún tipo de razonamiento sólido para marcar el enlace como inseguro”.

Pero si bien el bloqueo de su cuenta de Twitter durante dos semanas fue ciertamente difícil para el Post, Devine señaló que fue particularmente impactante y descorazonador para el personal cuando los medios de comunicación y los exfuncionarios de inteligencia también adoptaron la narrativa de la “desinformación rusa”.

Y mientras que la Casa Blanca describió recientemente las nuevas revelaciones sobre la censura de la historia por parte de las grandes empresas tecnológicas como una “distracción”, Devine también señaló que los denunciantes del FBI se habían presentado para alegar que los esfuerzos para suprimir la historia se extendieron más allá de las redes sociales y en la propia oficina.

Un hombre pasa por delante de “The Mac Shop” en Wilmington, Delaware, el 21 de octubre de 2020. (Angela Weiss/AFP vía Getty Images)

Además, Devine dijo que cuando los agentes del FBI recuperaron la laptop de manos de John Paul Mac Isaac, propietario del taller de reparación donde fue abandonada, le dejaron la impresión de que podrían estar amenazándolo.

“Uno de ellos se volvió y le dijo: ‘Según nuestra experiencia, a la gente que básicamente mantiene la boca cerrada no le pasa nada'”, relató. “Y él no estaba muy seguro de si aquello era una advertencia, pero le incomodó”.

Admitiendo que en un principio había tachado de paranoia las preocupaciones de Mac Isaac, añadió: “Ahora, me inclino más a creer el instinto de John Paul Mac Isaac, que era que le estaban advirtiendo que mantuviera la boca cerrada”.

Venta de poder

Aunque señaló que el encubrimiento del contenido de la laptop es sin duda una gran historia en sí misma, Devine dijo que hay que reconocer el panorama general.

“No se puede perder de vista el hecho de que se trata de una historia sobre Joe Biden”, dijo. “Y por eso el encubrimiento fue tan concertado”.

Mientras que gran parte de la atención en torno al contenido de la laptop se ha centrado en Hunter y su estilo de vida caprichoso, Devine subrayó que su papel era solo el de ser el “hombre del maletín” de su padre.

“No se trata de Hunter Biden, sino de Joe Biden”, dijo. “Y se trata de una operación de tráfico de influencias que montó muy pronto con su hermano, Jim Biden, en sus primeros días en Delaware”.

Y la laptop de Hunter, añadió, aportó pruebas clave de que esos planes continuaron durante la etapa de su padre como vicepresidente.

“Joe Biden dijo al pueblo estadounidense durante la campaña y desde entonces que no sabía nada de los negocios de su hijo Hunter en el extranjero”, señaló Devine, “pero en la laptop hay abundantes pruebas de que se reunió con numerosos socios comerciales de Hunter Biden en China, Kazajstán, Rusia y Ucrania”.

Sin embargo, incluso sin el material de la laptop, sostuvo que los indicios de tráfico de influencias estaban a la vista de todos.

“Especialmente en China, fue muy obvio para los ojos chinos lo que estaba pasando cuando Joe Biden, como vicepresidente, voló a Beijing en el Air Force Two con su hijo, Hunter Biden, a cuestas”, dijo. “Se trataba del poder estadounidense, acudiendo a hacer negocios privados”.

Destacando la relación de la familia Biden con China como especialmente preocupante, Devine dijo que creía que servía como ejemplo de cómo China “juega a largo plazo para infiltrarse en las más altas esferas de las élites de poder estadounidenses”.

Devine remonta la “historia de amor” de Biden con China a su viaje a ese país en 1979, cuando era un joven senador, y sostiene que, desde entonces, Biden ha estado demasiado dispuesto a promover los objetivos del Partido Comunista Chino en Estados Unidos.

“Y es, creo, una gran tragedia para Estados Unidos que un hombre como Joe Biden… haya sido blanco tan temprano del Partido Comunista Chino, y haya sido una herramienta tan útil para ellos en toda su carrera”.

The Epoch Times se ha puesto en contacto con la Casa Blanca para solicitar sus comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.