Senador estadounidense critica a la OMS por apoyar propaganda de China sobre COVID-19

Por FRANK FANG
01 de Febrero de 2021
Actualizado: 01 de Febrero de 2021

El senador estadounidense Rick Scott (R-Fla.) criticó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 31 de enero, después de que los investigadores del organismo de salud visitaran una exhibición de propaganda china el sábado.

El equipo de la OMS se encuentra actualmente en la ciudad de Wuhan, epicentro del brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) que surgió el año pasado, para investigar los orígenes de la pandemia. El virus del PCCh es responsable de causar la enfermedad COVID-19.

Los investigadores comenzaron a trabajar el jueves después de completar su cuarentena obligatoria. Desde entonces, el equipo visitó distintas áreas que incluyen dos hospitales locales, un mercado de mariscos y la exposición.

La gran exposición, que se inauguró en octubre del año pasado, según los medios estatales de China, muestra la propaganda del PCCh sobre sus primeras respuestas a la pandemia. El contenido y las narrativas mostradas alaban el liderazgo del PCCh en el control de la propagación del virus.

La evidencia apunta a que el virus se originó en Wuhan antes de extenderse a otras regiones y países del mundo.

“Increíble. La @WHO continúa dando oxígeno a la propaganda del PCCh y las mentiras sobre el COVID. El gobierno de Biden debería reconsiderar su reincorporación a la OMS sin una reforma significativa y sin  asegurarse que dejarán de repetir como loros el discurso de Xi, el Secretario General”, escribió Scott en Twitter.

El encubrimiento inicial del PCCh sobre el brote del virus fue bien documentado. El régimen silenció a ocho médicos, entre ellos el oftalmólogo Li Wenliang, después de que intentaron advertir al público sobre una nueva forma de neumonía que se propagaba en Wuhan a fines de 2019.

La OMS inicialmente repitió la afirmación de Beijing de que el virus no era contagioso, descartando una advertencia enviada por correo electrónico de Taiwán.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que sacaría al país de la OMS el 29 de mayo del año pasado, diciendo que el organismo se había negado a actuar sobre las reformas recomendadas por Estados Unidos, incluida la prueba de su independencia del PCCh.

La decisión de Trump fue revocada el 20 de enero, cuando el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que detenía la salida de Estados Unidos del organismo de las Naciones Unidas.

Ya hay indicios de que el régimen chino está utilizando la visita de expertos de la OMS para promover su narrativa sobre el coronavirus.

El 29 de enero, en una sesión informativa diaria, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, negó que los expertos de la OMS en China estuvieran allí para realizar una investigación.

“Me gustaría enfatizar que los intercambios y la cooperación sobre el rastreo del origen entre los expertos de la OMS y los profesionales chinos son parte de un estudio global, no una investigación”, dijo Zhao.

El 31 de enero, el portavoz estatal de China, el Global Times, publicó en Twitter su informe sobre la visita de expertos de la OMS al mercado de mariscos de Huanan. Hizo una afirmación sin fundamento de que el brote inicial en Wuhan podría haberse “originado a partir de alimentos congelados importados”.

En respuesta a tales afirmaciones del PCCh en junio del año pasado, la OMS dijo en agosto que no hay evidencia de que las personas puedan contraer COVID-19 a través de alimentos o envases de alimentos.

China también trató de culpar de la pandemia a países como Estados Unidos, Italia e India. Por ejemplo, en marzo del año pasado, Zhao acusó al ejército de Estados Unidos de llevar el virus a Wuhan.

Antes de que comenzara su investigación, se advirtió a los investigadores de la OMS que debían poder contrarrestar los esfuerzos de desinformación de China, de acuerdo con un artículo del 28 de enero publicado en The Strategist, un sitio web de comentarios y análisis dirigido por el grupo de expertos del Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI).

“El equipo de investigación de la OMS, y la comunidad internacional en general, deben estar dispuestos a contrarrestar cualquier narrativa que oscurezca los orígenes del COVID-19”, decía el artículo.

El artículo fue escrito por Yan Bennett, subdirector del Centro Paul and Marcia Wythes Center on Contemporary China de la Universidad de Princeton y por John Garrick, becario universitario en derecho de la Universidad Charles Darwin de Australia.

“[E] equipo de investigación de la OMS se enfrenta a serios desafíos para buscar ‘la verdad a partir de los hechos’ porque el Partido Comunista Chino bajo el liderazgo de Xi Jinping protege enérgicamente las narrativas oficiales contra los comentarios críticos, especialmente cuando provienen de la comunidad internacional”, explicaron los autores.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS