Sustracción forzada de órganos debería estar en agenda EE.UU.-China: Funcionario de libertad religiosa

Por Eva Fu
22 de Abril de 2021
Actualizado: 22 de Abril de 2021

La sustracción forzada de órganos de prisioneros políticos y religiosos por parte del régimen chino “debería sacarse a colación cada vez que Estados Unidos y la China comunista se sienten a la mesa de negociaciones”, según Gary Bauer, que forma parte de la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF, por sus siglas en inglés).

“Creo que gran parte del mundo lo ha negado durante mucho, mucho tiempo. Pero las pruebas son cada vez más abrumadoras de que es algo en lo que participan los chinos comunistas”, dijo el comisionado en una entrevista del 21 de abril con The Epoch Times.

En su informe anual, publicado ese mismo día, el grupo independiente calificó a China como uno de los “violadores atroces” de la libertad religiosa en el mundo. Las acusaciones sobre la sustracción forzada de órganos sancionada por el régimen han surgido desde 2006, y los investigadores han señalado los cortos tiempos de espera de China y el suministro de órganos aparentemente a demanda. Un tribunal popular en 2019 después de una investigación de un año concluyó que la práctica ha tenido lugar “en una escala significativa“, y que los practicantes de Falun Gong eran “probablemente la fuente principal”.

“No hay pruebas de que la práctica se haya detenido”, dijo el tribunal en su sentencia final de 160 páginas emitida el pasado marzo.

A principios de marzo, un grupo bipartidista de legisladores estadounidenses presentó en la Cámara de Representantes y en el Senado la Ley para Detener la Sustracción Forzada de Órganos, con el fin de hacer frente a este problema. Nury Turkel, otro comisionado de la USCIRF, advirtió durante una conferencia de prensa virtual el miércoles que la práctica se ha extendido probablemente a los musulmanes uigures detenidos en campos de concentración.

“Incluso están comercializando órganos uigures en los países de mayoría musulmana”, dijo Turkel, señalando informes de tiempos de espera tan cortos como 48 horas.

“La sola idea de que en 2021, una nación poderosa como la China comunista esté sustrayendo órganos de prisioneros o de minorías religiosas que están siendo perseguidas, es casi increíble”, dijo Bauer.

Falun Gong, una disciplina espiritual china que se hizo inmensamente popular en el país en la década de 1990, ha sido objeto de una brutal represión desde 1999. Durante los últimos 22 años, los practicantes se han enfrentado a continuas detenciones, acoso, trabajo esclavo y administración de fármacos psiquiátricos, entre otros métodos de tortura destinados a hacerles renunciar a su fe. Los expertos han observado que los mismos métodos de persecución se han convertido desde entonces en el modelo del régimen chino para reprimir a otros grupos religiosos, especialmente la población musulmana uigur de la región de Xinjiang.

“El Partido Comunista Chino se siente profundamente amenazado cada vez que alguno de sus ciudadanos es devoto de una filosofía o una fe que es más importante para ellos que el Partido Comunista de China”, dijo Bauer.

“Ojalá hace 20 años Estados Unidos hubiera escuchado más a Falun Gong, porque ya en los años 90 y principios de los 2000 advertían al mundo de que la China comunista era un régimen muy represivo y que no se liberalizaría mientras estuvieran bajo el comunismo”.

Enemigo de la libertad religiosa

El trato del régimen chino a los uigures de Xinjiang ha llamado la atención en todo el mundo. Legisladores de Estados Unidos y de otros países piden que los Juegos Olímpicos se trasladen fuera de Beijing para no dar al régimen una plataforma para limpiar su imagen.

Al tiempo que respaldaba este sentimiento, el vicepresidente del USCIRF, Tony Perkins, señaló que la represión de los derechos humanos en la China comunista es mucho más amplia, y que la comunidad cristiana ha sido objeto de una persecución cada vez mayor en los últimos años. Tanto Perkins como la presidenta Gayle Manchin se convirtieron en objetivos de las sanciones chinas por haber hablado de Xinjiang.

Teniendo en cuenta “lo que están haciendo a su propia gente” en China y en el extranjero, “es difícil confiar en el gobierno chino”, dijo Perkins a The Epoch Times el miércoles.

Desde la perspectiva de la comisión, “los vemos como un organismo hostil, no como un aliado o un colega, sino como el enemigo de la libertad religiosa”, añadió.

En 2020, al menos 42 practicantes ancianos de Falun Gong murieron a causa de la persecución, el mayor de ellos de 92 años, según Minghui.org, un centro de intercambio de información con sede en Estados Unidos que recoge pruebas de primera mano sobre la persecución.

Bauer dijo que estos informes eran “extremadamente preocupantes”.

“Esto es inaceptable. Las naciones civilizadas no se dedican a este tipo de horribles actividades”, dijo.

“El gobierno comunista chino siente que puede hacer todo lo que quiera para atormentar o herir o dañar a esas personas sobre las que vive”, añadió. “Eso es indignante, y debe parar”.

“La gran elección para el mundo en el siglo XXI”, dijo, será la de elegir entre la libertad y la dignidad humana representadas por Estados Unidos y otros países occidentales, frente al “modelo opresivo de la China comunista que persigue sistemáticamente a Falun Gong, a los musulmanes, a los cristianos, a los budistas y a tantos otros grupos”.

El 25 de abril se cumple el 22º aniversario de una petición pacífica por parte de Falun Gong, en la que 10,000 practicantes se reunieron en la sede de la dirección comunista en Zhongnanhai para pedir por sus derechos de creencia. Al referirse a la ocasión, Bauer expresó su esperanza de que los grupos internacionales de derechos humanos puedan aprovechar la oportunidad para hablar en nombre del grupo y ayudar a poner fin a los continuos abusos.

“Falun Gong y cualquier otro grupo en la China comunista deben tener derecho a reunirse pacíficamente y a seguir los dictados de su corazón”, dijo.

“Mi esperanza es que en el tiempo que me queda de vida, pueda ver el día en que todas las personas que viven bajo el Partido Comunista en China sean libres y tengan todas las libertades y derechos básicos que con demasiada frecuencia damos por sentados aquí en Estados Unidos”.

Con información de Sherry Dong.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS