Trump ordena desclasificar registros de espía que fueron retenidos por largo tiempo

Por Ivan Pentchoukov
05 de Octubre de 2020
Actualizado: 05 de Octubre de 2020

El presidente Donald Trump ordenó el lunes al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, que comenzara el proceso de desclasificación de más documentos relacionados con la investigación de la administración Obama y el espionaje a la campaña presidencial Trump 2016.

“Él me ha encomendado la tarea de hacer que se produzca una desclasificación en el seguimiento a algunas de las solicitudes que Devin Nunes y otros han hecho”, dijo Meadows a “Fox and Friends” el lunes por la mañana, refiriéndose al miembro de rango del Comité de Inteligencia de la Cámara, Devin Nunes (R-Calif.)

Los presentadores del programa no le pidieron detalles a Meadows, pero la referencia a Nunes sugiere que parte de la desclasificación puede tratar de documentos que el republicano de California mencionó durante una entrevista el domingo.

Nunes le dijo a la presentadora de “Sunday Morning Futures”, de Fox News, Maria Bartiromo, que está buscando desclasificar dos resúmenes más de las entrevistas que el FBI le hizo a Igor Danchenko, la fuente principal del infame expediente Steele.

Danchenko, un ciudadano ruso establecido en Washington, fue sospechoso de ser espía para Moscú y fue investigado por el FBI, según documentos publicados por el fiscal general, William Barr, el mes pasado. El resumen de la primera entrevista del FBI con Danchenko reveló que Christopher Steele, el autor del expediente Steele, amplificó los rumores de Danchenko y los presentó como afirmaciones serias en el expediente. El resumen de la entrevista también reveló que Danchenko no era una fuente de alto rango del Kremlin, sino un analista corriente de Washington que obtuvo su información de conocidos de la infancia.

“El público estadounidense necesita ver los tres informes que conocemos, al menos el del espía ruso de los demócratas que ellos contrataron”, dijo Nunes.

El congresista también se refirió a más documentos clasificados ligados a la información divulgada la semana pasada por el director de Inteligencia Nacional (DNI), John Ratcliffe. En una carta (pdf) dirigida al presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham (R-S.C.), Ratcliffe reveló que la CIA, a fines de julio de 2016, tomó posesión de un análisis de la inteligencia rusa que afirmaba que Hillary Clinton aprobó un complot, el 26 de julio de 2016, para ensuciar la campaña de Trump al insinuar un vínculo entre la campaña de Trump y Rusia en relación con el supuesto pirateo al Comité Nacional Demócrata. El plan estaba destinado a distraer al público del escándalo del correo electrónico de Clinton, según la inteligencia.

“La campaña de Clinton creó esta enfermiza fantasía. Luego salieron y contrataron avatares para hacerlo”, dijo Nunes.

“Los documentos subyacentes que ahora hemos visto, solo he visto algunos de ellos, definitivamente son armas humeantes (información que acredita quien cometió un delito). Definitivamente, esa información debe estar disponible para el público estadounidense. Y por lo que tengo entendido, hay aún más evidencia subyacente que respalda lo que dijo el director Ratcliffe”, agregó.

Nunes subrayó el tiempo que tardó el gobierno en publicar algunos de los documentos. Él y sus colegas han estado presionando para obtener la información desde principios de 2017.

“Queremos toda la maldita evidencia que cada agencia de inteligencia tiene o tal vez es hora de cerrar esas agencias, porque al final del día nuestras libertades son más importantes que cualquier otra cosa que tengamos en este país y han sido aplastadas por estos policías sucios y por el Partido Demócrata y los medios de comunicación que no informan al respecto”, dijo Nunes.

El director de la CIA, John Brennan, informó personalmente al presidente Barack Obama en julio de 2016 sobre la inteligencia de Clinton, según el DNI, que citó notas tomadas por Brennan. La inteligencia también se transmitió como una remisión criminal al director del FBI, James Comey, y al agente especial Peter Strzok.

En un testimonio ante el Comité Judicial del Senado, Comey afirmó que no recordaba haber recibido la remisión.

Los comentarios de Meadows no limitaron la solicitud de desclasificación a lo que dijo Nunes el domingo. A lo largo de los años, Nunes ha buscado una gran cantidad de documentos relacionados con los orígenes de Crossfire Hurricane, el nombre en clave del FBI para la investigación a la campaña de Trump y la conducta de sus investigadores. La referencia de Meadows a “otros” puede incluir solicitudes de documentos del Senador Chuck Grassley (R-Iowa), el Senador Ron Johnson (R-Wisc.) y Graham, entre otros.

El FBI de la era Obama utilizó distintas herramientas de vigilancia del gobierno en 2016 y 2017 para atacar a los asociados de la campaña de Trump, como parte de la investigación Crossfire Hurricane. La oficina utilizó el expediente de Steele, sin verificarlo, para obtener una orden de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) con el propósito de espiar al exasesor de campaña de Trump, Carter Page. La campaña de Clinton fue el cliente final de Steele, un hecho que el FBI no reveló al tribunal de vigilancia secreta.

Uno de los funcionarios involucrados en la obtención de la orden FISA contra Page se declaró culpable en agosto por un cargo de declaraciones falsas. El abogado del FBI, Kevin Clinesmith, admitió haber falsificado un correo electrónico para que se creyera falsamente que Page no había sido una fuente de la CIA, a pesar de que la CIA le había informado a la oficina que lo contrario era cierto.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Documentos filtrados: El PCCh intenta que empresas extranjeras se queden en China

TE RECOMENDAMOS