Xi Jinping solidifica su control sobre el ejército chino con nuevos generales: Analistas

Por Andrew Thornebrooke
15 de Septiembre de 2021
Actualizado: 15 de Septiembre de 2021

El líder chino Xi Jinping ascendió a cinco oficiales militares al rango de general a principios de este mes. Los ascensos suman 58 nuevos generales desde que Xi asumió el cargo.

Los expertos creen que los ascensos sirven simultáneamente para solidificar el poder personal de Xi sobre el Ejército Popular de Liberación (EPL) y extender la influencia del Partido Comunista Chino (PCCh) en Asia Central.

En particular, la promoción de Xi a Wang Haijiang al puesto de comandante del Comando del Distrito Occidental, pocos meses después de nombrarlo como comandante de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, ha planteado preguntas sobre la confianza de Xi en los altos mandos militares de todo el EPL.

Consolidación del poder

Kevin McCauley, un analista independiente de China que trabajó 26 años para el Departamento de Defensa de Estados Unidos, dijo que Xi ha utilizado constantemente su poder político para promover generales leales a él.

“Desde que llegó al poder, Xi ha promovido a los oficiales que le son leales y ha utilizado acusaciones de corrupción contra los que consideraba que no le guardaban lealtad”, dijo McCauley a The Epoch Times. “La destitución de oficiales por parte de Xi, y los ascensos de aquellos en los que confía, cimentaron su control sobre el ejército y abrieron el camino al impulso de sus grandes reformas al EPL”.

El líder chino se ha involucrado cada vez más en los esfuerzos para eliminar a sus rivales dentro del PCCh y del EPL. La purga no parece estar terminando. Justo este mes, los medios de comunicación estatales chinos promovieron una nueva “lucha” para alentar el fortalecimiento del liderazgo de Xi sobre la nación y la fidelidad a su imagen.

Ocupando un lugar central en estas purgas ha estado la dirección del Comando del Distrito Occidental (CTO), una región militar creada en 2016 que supervisa regiones intranquilas como Xinjiang y Tíbet, así como importantes fronteras con Afganistán, Bután, India, Kazajistán, Kirguistán, Mongolia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Rusia y Tayikistán.

Wang es el tercer general en ser nombrado comandante del CTO en solo nueve meses.

Zhang Xudong fue asignado al cargo en diciembre de 2020 y fue reemplazado por Xu Qiling en junio, quien posteriormente fue reemplazado por Wang en agosto.

Tanto Zhang como Xu desaparecieron después de ser reemplazados, lo que hizo pensar que aún estaba en pleno apogeo la purga de Xi a oficiales militares percibidos como insuficientemente leales.

McCauley dijo que la promoción de oficiales estrictamente leales era un método clave por el cual Xi ha mantenido el control del EPL y del PCCh. Debido a esto, cree que Wang se someterá o enfrentará un destino similar al de sus predecesores.

“Xi claramente ha ascendido a oficiales en los que siente que puede confiar y tiene la obediencia del EPL”, dijo McCauley. “De manera similar, ha fortalecido su posición dentro del PCCh”.

“Las políticas externas e internas relacionadas con el CTO se determinan dentro de la Comisión y el Partido Militar Central”, dijo McCauley. “Wang ejecutará esas políticas o será eliminado”.

Frank Lehberger, un miembro principal de la Fundación India, Usanas, que pasó veinte años en el Tíbet realizando investigaciones de campo, estuvo de acuerdo y dijo que Xi estaba totalmente concentrado en eliminar a sus enemigos políticos del EPL.

“Xi ahora se está concentrando por completo en derrotar a los enemigos internos que podrían lograr bloquear sus elevadas ambiciones”, dijo Lehberger a The Epoch Times.

Lehberger explicó que Xi estaba reestructurando el PCCh y el EPL a su propia imagen, y que su reestructuración al ejército y la purga de generales tenía como objetivo, en gran medida, superar la dependencia a su predecesor, Hu Jintao, de los caprichos de un ejército moldeado en gran medida por el propio predecesor de Hu, Jiang Zemin.

“En 2013, Xi se enfrentó a un EPL que fue formado por Jiang Zemin, quien fue presidente de Estado de China, secretario general del PCCh y presidente del Comité Militar Central (CMC) de 1992 a 2002”, dijo Lehberger.

“Decidido a no convertirse en el próximo presidente del CMC sólo de nombre, Xi comenzó a desmantelar sistemáticamente el EPL de Jiang”, agregó Lehberger.

Lehberger dijo que la estructura misma de los nuevos Comandos de Distrito, creados en 2016, ayudó a Xi al romper las antiguas bases de poder organizativo de un ejército que todavía venera, en gran medida, las contribuciones de Jiang.

Con este fin, Lehberger cree que un objetivo clave de las reformas militares de Xi fue en realidad evitar que cualquiera dentro del EPL obtuviera suficiente poder para amenazarlo políticamente.

Un EPL expedicionario

Sin embargo, la acumulación de poder de Xi no termina en China. Sus esfuerzos por nombrar generales personalmente leales a él y por modernizar el EPL en una fuerza expedicionaria moderna, capaz de proyectar las ambiciones del PCCh a nivel mundial, ahora están contribuyendo a una situación de seguridad en Asia Central que podría remodelar el orden internacional, dicen los analistas.

“El PCCh claramente quiere desarrollar una capacidad militar expedicionaria y está desarrollando la base teórica, así como el equipo militar para apoyar una mayor presencia militar en el extranjero”, dijo McCauley.

“En este momento, las campañas de influencia del PCCh, combinadas con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, para ganar influencia parecen estar teniendo éxito en la región de Asia y el Pacífico, Medio Oriente y África”, agregó McCauley.

Quizás en ningún lugar sea más evidente este cambio de influencia que en Afganistán, donde los talibanes recientemente resurgidos declararon a China como su principal socio.

Los expertos afirmaron anteriormente que el PCCh sobornaría efectivamente a los talibanes para acceder a lucrativos proyectos de infraestructura y derechos mineros, pero la situación de seguridad en la región de Afganistán, Pakistán e India presenta un problema más complejo de lo que podría sugerir la mera coacción económica.

Específicamente, aunque se espera que el PCCh pueda aprovechar su influencia económica con los talibanes para mitigar el desarrollo de nuevas células terroristas en Afganistán, los talibanes pueden perseguir el desarrollo de tales células en Pakistán o India. Tales células resultarían fructíferas para los islamistas que buscan atacar a la India, aunque, irónicamente, crearían una espina en el costado del PCCh.

“Beijing claramente quiere fomentar relaciones amistosas con los talibanes y ofrecerá ayuda al desarrollo económico no solo para obtener acceso a la riqueza mineral de Afganistán, sino también para influir en los talibanes, para que no apoyen a los grupos terroristas dentro de la RPC [República Popular China]”, McCauley dijo.

“El apoyo de los talibanes a los grupos insurgentes en India podría aumentar las tensiones en la región”, agregó McCauley. “Estos desarrollos podrían conducir a otra crisis entre Pakistán e India”.

“Los talibanes, envalentonados y armados por Estados Unidos, ahora podrían verse tentados a fortalecer las corrientes fundamentalistas en Pakistán y ganar control sobre su gobierno y su ejército, el cual posee arsenal nuclear”, dijo Lehberger. “Los chinos no tienen forma de evitar que los talibanes hagan todo eso dentro de Pakistán”.

Así, aunque la floreciente relación entre el PCCh, Pakistán y los talibanes se ha descrito como un nuevo “eje de colaboradores“, la realidad de la situación es más precaria, y el regreso de los combatientes de al Qaeda a Afganistán puede acabar amenazando las ambiciones chinas en la región.

Con este fin, tanto McCauley como Lehberger creen que la posibilidad de disturbios y terrorismo en Asia Central sigue siendo una amenaza para el PCCh, pero también consideran que ni esa amenaza ni la mayor presencia de los ejércitos aliados de Estados Unidos en el Indo-Pacífico están disuadiendo adecuadamente a Xi de apalancar al PCCh y al EPL para que no lleven a cabo sus ambiciones.

“Estados Unidos y sus aliados necesitan desarrollar un programa estratégico coherente para contrarrestar la propaganda del PCCh y sus campañas de influencia y para contrarrestar el uso de programas de desarrollo económico por parte del PCCh para expandir su influencia en el extranjero”, dijo McCauley.

“Estados Unidos y sus aliados deberían prestar más atención para fortalecer las relaciones con los países de Asia Central y debilitar la influencia de la República Popular China y Rusia en esta área”, agregó.

Lehberger dijo: “La comunidad internacional simplemente no debería cooperar con China y debería analizar sus intenciones mucho más de cerca”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS