Beijing enfrenta un “momento Chernobyl” por su manejo de la pandemia, dicen expertos

Por Eva Fu
16 de Abril de 2020 8:09 PM Actualizado: 16 de Abril de 2020 8:09 PM

El intento del régimen chino de encubrir el brote del virus del PCCh marca el “momento Chernobyl” del país, según una carta abierta firmada por más de 150 políticos y expertos en China.

La carta del 14 de abril señalaba al gobierno autoritario del Partido Comunista Chino (PCCh) como la causa raíz de la pandemia global e instó a una revisión de lo que sus políticas draconianas podrían haber costado al mundo.

“La actual crisis mundial ha sido causada por el régimen que muchos de ustedes han tolerado o apoyado durante décadas”, decía la carta dirigida a ciudadanos chinos y amigos de China en todo el mundo. Los políticos que firmaron la carta incluyen varios miembros del parlamento de Gran Bretaña, Lituania, Estonia, la República Checa y la Unión Europea.

El desastre de Chernobyl en 1986 en la entonces Ucrania Soviética hace 34 años, sigue siendo el peor accidente nuclear en la historia mundial y probablemente provocó decenas de miles de muertes. Los funcionarios del Kremlin no reconocieron la catástrofe durante días a pesar de la amenaza letal de la radiación sobre los ciudadanos ucranianos y países vecinos.

“Los gobiernos totalitarios gobiernan por miedo y mentiras”, dijo Jakub Janda, director ejecutivo del think-tank Centro de Valores Europeos para la Política de Seguridad, con sede en República Checa.

Después de décadas de la actividad comunista en su propio país, Janda vio “muchas similitudes entre los comunistas soviéticos y los comunistas chinos actuales”, dijo en un correo electrónico.

“El actual encubrimiento de la pandemia del COVID-19 por parte del PCCh es lo mismo que hicieron los comunistas soviéticos durante el desastre de Chernobyl de 1983. Pero esta vez, es mucho peor”, dijo Janda. El grupo de expertos también aprobó la carta.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“Raíces de la pandemia”

Las autoridades chinas sabían que existían riesgos de que el virus se transmitiera de persona a persona, pero ocultaron la información al público, inicialmente diciendo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que no había evidencia clara de tales riesgos. El régimen recién lo confirmó públicamente el 20 de enero, tres días antes de que el epicentro del virus, Wuhan, fuera cerrado.

En una entrevista el 27 de enero con los medios estatales, el alcalde de Wuhan admitió que el gobierno central había tomado la decisión de retener información sobre el brote.

Mientras tanto, una serie de citaciones policiales, detenciones y desapariciones forzadas continuaron en China a medida que el régimen reprimía a los periodistas ciudadanos Fang Bin y Li Zehua, y al doctor Li Wenliang, quien lanzó advertencias críticas desde donde estaba.

El estudiante universitario Zhang Wenbin desapareció poco después de publicar un mensaje que reflejaba la historia de represión del régimen gobernante y pedía al Partido que renunciara.

La última carta abierta llamó al encubrimiento del PCCh las “raíces de la pandemia” e instó a la gente a “nunca olvidar que el momento Chernobyl de China fue una herida autoinfligida”.

Un informe del 7 de abril de un think-tank con sede en Washington, el American Enterprise Institute, estimó que China probablemente tenga alrededor de 2,9 millones de casos confirmados en lugar de las cifras reportadas de menos de 100,000. Un informe reciente de la Sociedad Henry Jackson, con sede en el Reino Unido, sugirió que el régimen chino es responsable de al menos USD 4 billones de daños relacionados con la pandemia en todo el mundo.

“La pandemia mundial nos obliga a todos a enfrentar una verdad incómoda: al politizar todos los aspectos de la vida, incluida la salud de las personas, el continuo gobierno autocrático de un solo partido en la República Popular de China ha puesto en peligro a todos”, decía la carta.

Un creciente cuerpo de legisladores y expertos internacionales de EE.UU. también han destacado el papel del régimen chino en el desastre de salud global.

El 14 de abril, siete senadores republicanos pidieron a la OMS que publicara las comunicaciones que envió y recibió del PCCh relacionadas con el virus. Un senador del estado de Wisconsin presentó una resolución para condenar a Beijing por engañar “deliberada e intencionalmente” al mundo sobre la verdadera situación en Wuhan, una respuesta al consulado chino local luego de que solicitara que el senador elogiara los esfuerzos de contención del brote del régimen.

La carta apunta a hacer una distinción entre el PCCh y el pueblo chino, que son los más víctimas del régimen, y muestra solidaridad con ellos.

“Creo que el pueblo chino es un pueblo maravilloso e increíble”, dijo el senador de Wisconsin Roger Roth a The Epoch Times. “Solo que han sido tomados como rehenes por este régimen brutal y opresivo durante los últimos 70 años”.

“China es mucho más grande que el régimen que ocupa sus salas de poder”, dijo a The Epoch Times Shuvaloy Majumdar, director del Centro para el Avance de los Intereses en el Extranjero de Canadá en el Instituto Macdonald-Laurier, con sede en Ottawa.

“El pueblo de China, y los amigos del pueblo, merecen saber que la propaganda que difunde su gobierno es evidentemente falsa, que el mundo comparte las aspiraciones y los temores del pueblo chino”.

Zhang, el estudiante recientemente desaparecido, es un ejemplo de un mayor despertar en China “más allá de la propaganda gubernamental en las escuelas y de un control más amplio de la información”, dijo Majumdar.

“El pueblo chino está descubriendo las verdades del legado del Partido Comunista”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

La cronología del encubrimiento del COVID-19 hecho por el régimen chino

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.