EE.UU. redobla su confrontación con el régimen chino durante la pandemia

Por Cathy He
15 de Mayo de 2020
Actualizado: 15 de Mayo de 2020

Análisis de noticias

El mal manejo y la desinformación del régimen chino en torno a la pandemia han reavivado las tensiones entre los Estados Unidos y China, al tiempo que han puesto de relieve la actual campaña de la administración Trump para contrarrestar a Beijing en ámbitos que van desde el comercio hasta la seguridad nacional.

La interrupción de las cadenas de suministro mundiales por la pandemia ha acelerado una iniciativa de la administración para reducir la dependencia de la manufactura de China. Mientras tanto, también están saliendo a la luz una serie de otras medidas de los organismos gubernamentales de los Estados Unidos que combaten la seguridad y otras amenazas que plantea el régimen.

El presidente Donald Trump ha adoptado un “enfoque de toda América” para hacer frente al desafío del Partido Comunista Chino, dijo la portavoz del Departamento de Estado Morgan Ortagus a The Epoch Times en una reciente entrevista.

“Esta pandemia ha puesto de relieve lo acertado, creo, que ha sido el presidente Trump desde que comenzó la campaña para el cargo en 2015 sobre la necesidad de proteger nuestras fronteras, de llevar a casa la fabricación crucial, y (…) lo que es importante para Estados Unidos, de tener relaciones recíprocas en todo el mundo, de tener un campo de juego parejo”, dijo Ortagus.

“Y eso es lo que estamos pidiendo en nuestra relación con China, ya sea en el comercio, o si está trabajando en esta pandemia, o en cuestiones de seguridad nacional”.

El presidente y los altos funcionarios de la administración han intensificado sus críticas al encubrimiento del brote de virus por parte del régimen, al tiempo que la administración lleva a cabo una investigación sobre los orígenes del virus. El presidente ha dicho que los aranceles serían “el castigo máximo” para Beijing, aunque los funcionarios de la Casa Blanca han indicado que no están considerando medidas punitivas contra el régimen.

“Hay muchas cosas que podríamos hacer”, dijo Trump a Fox Business el 14 de mayo. “Podríamos cortar toda la relación”.

Añadió: “Ahora, si se hace, ¿qué pasaría? Se ahorrarían 500,000 millones de dólares si se cortara toda la relación”, refiriéndose al déficit comercial de Estados Unidos con China.

Posición de endurecimiento

En los últimos años, Washington ha adoptado una línea dura en los asuntos de China. Pero la pandemia ha “sobrecargado” los esfuerzos en ciertas áreas, dijo Walter Lohman, director del Centro de Estudios Asiáticos de la Fundación Heritage, con sede en Washington, a The Epoch Times.

La pandemia ha puesto los problemas que rodean la vulnerabilidad de la cadena de suministro de Estados Unidos, en particular en los productos farmacéuticos y suministros médicos, “al frente y en el centro”, dijo. La administración está buscando formas de estimular a las compañías para que trasladen sus fuentes de abastecimiento y fabricación fuera de China, según Reuters.

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, propuso en abril la idea de ayudar a las empresas estadounidenses a trasladarse fuera de China, permitiéndoles deducir de sus declaraciones de impuestos el costo total de los gastos de capital asociados con el traslado.

En el frente comercial, la semana pasada Trump dijo que estaba “muy desgarrado” por la fase uno del acuerdo comercial entre EE.UU. y China alcanzado en enero. Le dijo a Fox News que la pandemia ha cambiado su punto de vista sobre el asunto desde la firma del acuerdo, añadiendo que estaba “pasando un momento muy difícil con China”.

En virtud del acuerdo, el régimen comunista acordó comprar 200,000 millones de dólares adicionales de bienes y servicios estadounidenses, incluidos los productos agrícolas, en los próximos dos años. Aunque ambas partes, durante una reciente llamada telefónica, acordaron cumplir sus obligaciones en virtud del acuerdo, los datos comerciales del primer trimestre muestran que China está muy por detrás del ritmo necesario para cumplir su objetivo de compra.

A principios de esta semana, la administración ordenó a la Junta Federal de Inversiones de Ahorro para la Jubilación (FRTIB) —el organismo independiente que supervisa el fondo de pensiones para los empleados federales y los miembros militares— detener los planes de inversión en las empresas chinas que plantean problemas de seguridad nacional y los derechos humanos.

En 2017, la Junta decidió cambiar su estrategia de inversión para su fondo internacional de 40,000 millones de dólares para seguir un índice que incluye las acciones de empresas con sede en China que están siendo examinadas en Washington. Entre las empresas se encuentra Hangzhou Hikvision Digital Technology, que fue incluida en una lista negra de comercio estadounidense el año pasado porque la tecnología de dicha empresa se estaba utilizando para la represión de los musulmanes uigures en la región occidental de Xinjiang de China, así como la empresa de aviación y aviónica Aviation Industry Corporation of China, que suministra armas al ejército chino.

En una carta de Kudlow y del asesor de Seguridad Nacional Robert O’Brien al secretario de Trabajo Eugene Scalia el lunes expresando su oposición a la medida de inversión, los funcionarios citaron el “riesgo económico significativo e innecesario” de invertir en empresas chinas, señalando “la posibilidad de futuras sanciones resultará de las acciones culpables del gobierno chino” con respecto a la propagación del mortal coronavirus.

La medida debía entrar en vigor a finales de este año, pero el FRTIB anunció el 13 de mayo que retrasaría indefinidamente esos planes.

La presión de la administración en este caso señaló un “disparo de advertencia” al régimen, dijo Stephen Moore, un economista y exasesor de campaña de Trump, a NTD, medio afiliado a The Epoch Times.

“Hay una verdadera sensación de que Estados Unidos tiene que ser más punitivo con China por lo que ha pasado con el COVID (…) que ha sido tan devastador para Estados Unidos”, dijo Moore.

Trump también indicó el 14 de mayo que su administración está considerando “con mucha fuerza” exigir a las empresas chinas que cotizan en las bolsas de valores de Estados Unidos que cumplan con las normas de contabilidad de Estados Unidos. Actualmente, el régimen impide que los reguladores estadounidenses examinen los papeles de auditoría de las empresas chinas, diciendo que contienen “secretos de estado”.

Sin embargo, señaló que este enfoque tendría sus inconvenientes.

“Digamos que lo hacemos bien. Entonces, ¿qué van a hacer? Van a trasladar su lista a Londres o a algún otro lugar”, dijo Trump.

Enfoque técnico

Lohman dijo que espera que la administración siga endureciendo las normas relativas a la transferencia de tecnología sensible a China.

El Departamento de Comercio publicó recientemente reglas para hacer más difícil para las empresas estadounidenses exportar ciertos tipos de tecnología avanzada a China que podrían ayudar a sus militares.

Ahora requiere que las compañías estadounidenses obtengan licencias para vender ciertos artículos —incluyendo equipos de producción de semiconductores y sensores— a compañías en China que apoyen al ejército chino, incluso si los artículos son para uso civil.

Mientras tanto, las empresas chinas de telecomunicaciones y tecnología siguen siendo objeto de un intenso escrutinio por parte de los Estados Unidos en lo que respecta a sus riesgos de seguridad nacional. Desde el pasado mes de mayo, una serie de empresas chinas, entre ellas el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, fueron incluidas en una lista negra para que no hicieran negocios con empresas estadounidenses por motivos de seguridad o abusos de los derechos humanos.

El mes pasado, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) comenzó a tomar medidas para prohibir la operación en EE.UU. de tres empresas de telecomunicaciones controladas por el Estado chino, citando los riesgos de seguridad derivados de la preocupación de que estén sujetas a la influencia del Partido Comunista Chino (PCCh).

El comisionado de la FCC, Brendan Carr, dijo recientemente a The Epoch Times que la agencia está llevando a cabo una revisión de todas las compañías chinas que operan en el país.

Empuje del Congreso

Por otra parte, el Congreso ha sido cada vez más elocuente a la hora de adoptar una postura contra el régimen, y existe ahora una creciente campaña encabezada por los legisladores republicanos para que Beijing rinda cuentas de la crisis sanitaria mundial.

Para ello se han presentado diversos proyectos de ley, entre ellos una legislación que despojaría a China de la protección de la inmunidad soberana para poder ser demandada en los tribunales de los Estados Unidos, la imposición de sanciones al régimen y la reducción de la dependencia de la cadena de suministro de China.

Los legisladores también han presentado iniciativas dirigidas a las empresas tecnológicas chinas, incluido un plan para prohibir a los empleados federales el uso de plataformas tecnológicas bajo la influencia del PCCh, como Tencent, Alibaba y Baidu.

Mientras tanto, la infiltración del régimen en los campus universitarios ha sido objeto de un creciente escrutinio.

Los republicanos de siete comités de la Cámara a principios de mayo presionaron a la secretaria de Educación Betsy DeVos para obtener información sobre la inversión de Beijing en las universidades americanas para promover sus objetivos estratégicos y de propaganda. Los legisladores señalaron que los programas culturales financiados por Beijing, como los Institutos Confucio, sirven como vehículo para promover la propaganda de Beijing a los estudiantes americanos, así como “un lugar de encuentro para las agencias de inteligencia china”.

La semana pasada, los republicanos de la Cámara de Representantes lanzaron un nuevo grupo de trabajo para combatir las amenazas del PCCh. El “Grupo de Trabajo sobre China”, compuesto por 15 miembros, espera publicar un informe a finales de este año que cubra temas como las operaciones de influencia de Beijing en las instituciones académicas americanas, sus esfuerzos para obtener una ventaja tecnológica sobre los Estados Unidos y su manejo del brote inicial.

“Su encubrimiento del coronavirus es otra llamada de atención sobre la evolución de la amenaza que representan para el mundo”, dijo el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante Michael McCaul (R-Texas), que dirige el grupo de trabajo.

“No solo tenemos que hacer responsable al PCCh por su papel en la propagación del coronavirus, sino que Estados Unidos debe tomar medidas audaces para abordar el programa maligno del PCCh y competir mejor con China en el escenario mundial”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

EEUU: PCCh usa red de cuentas falsas en Twitter para desinformar sobre la pandemia | Al descubierto

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

TE RECOMENDAMOS