Extensión en EEUU de la lista negra de empresas chinas pretende “purgar los activos rojos”: experto

Por Eva Fu
06 de Junio de 2021
Actualizado: 06 de Junio de 2021

Estados Unidos se está preparando para desarraigar los “activos rojos”, dijo un analista después de que Washington se movilizara para prohibir a los estadounidenses invertir en docenas de firmas militares chinas.

Dos días antes, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva que incluye en la lista negra a 59 empresas chinas de tecnología de defensa y vigilancia. La prohibición amplía una orden de la era Trump, que abarcaba un total de 44 empresas para hacer frente a “la amenaza que supone el complejo militar-industrial de la República Popular China”. Entrará en vigor el 2 de agosto, dando a los inversores un año para desprenderse de las acciones de las empresas afectadas.

“Es una limpieza del capital y de los activos de Estados Unidos para purgar los activos rojos”, dijo Su Tzu-yun, director del Instituto de Investigación de Defensa y Seguridad Nacional de Taiwán, a The Epoch Times.

Li Hengqing, analista de China con sede en Washington, dijo que la decisión refleja un enfoque de mayor confrontación hacia China.

“La estrategia nacional que ha establecido Estados Unidos es la de entrar en una rivalidad total”, dijo a The Epoch Times. “Es una rivalidad en todos los frentes, más que en un solo aspecto”.

En Washington, existe un raro consenso bipartidista para ser duros con China. Tanto la Cámara como el Senado han avanzado en proyectos de ley integrales que buscan hacer frente a la coerción económica y al abuso de los derechos humanos por parte del régimen.

Kurt Campbell, el coordinador de Estados Unidos para los asuntos del Indo-Pacífico, también declaró recientemente que el “período que se describía ampliamente como de compromiso ha llegado a su fin”, un comentario que algunos expertos han interpretado como una señal de un cambio en el sentimiento global hacia el Partido Comunista Chino.

“Los dos países están ahora en una relación de confrontación. ¿Por qué iba a invertir dinero en mi rival para hacerlo más poderoso, para que pueda volverse contra mí? Es un principio muy simple”, dijo Li.

Entre las empresas sometidas a la última prohibición se encuentran la empresa de vigilancia Hikvision, a la que Estados Unidos había señalado anteriormente por su papel en la ayuda a las violaciones de los derechos humanos en Xinjiang, el fabricante de equipos de telecomunicaciones Huawei, el mayor fabricante de chips de China, Semiconductor Manufacturing International Corporation, y las tres compañías telefónicas estatales del país.

Una cámara de Hikvision en un centro comercial en Beijing el 24 de mayo de 2019. (Fred Dufour/AFP vía Getty Images)

Un alto funcionario estadounidense dijo a varios periodistas el 3 de junio que “esperan plenamente” añadir más empresas a la lista “en los próximos meses”.

Un total de 248 empresas chinas cotizaban en las principales bolsas de Estados Unidos en mayo de 2021, con un valor de mercado total de 2.1 billones de dólares, según datos del gobierno estadounidense.

Si las empresas prohibidas no pueden seguir reuniendo su capital en Wall Street, una opción, dijo Li, es que acudan a Hong Kong, que todavía tiene una de las cinco principales bolsas de valores del mundo. Sin embargo, esa ventana se está reduciendo: los inversores han estado huyendo del centro financiero a la luz del control cada vez más estricto de Beijing, que está haciendo que la ciudad sea cada vez más indistinguible de la parte continental.

A menos que China se democratice por completo, la exclusión de las entidades con vínculos estatales o militares chinos del mercado estadounidense —aunque sea un reto— acabará siendo inevitable, dijo Li en relación con los retos que plantea el régimen comunista gobernante en China.

Señaló la agresiva estrategia nacional del Partido Comunista Chino denominada “fusión civil-militar”, según la cual el régimen reutiliza la tecnología y la investigación civiles para alimentar su ascenso militar. “China es totalmente capaz de convertir una empresa privada en una empresa militar-industrial de la noche a la mañana”, dijo.

Sobre esto, no hay que mirar más allá del destino del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, dijo Li.

La empresa entró en conflicto con el régimen después de que su fundador, Jack Ma, criticara públicamente a los reguladores financieros chinos. Desde entonces, ha recibido un castigo tras otro. Ma desapareció de la vista del público durante meses y la empresa recibió recientemente una multa récord de 18,200 millones de yuanes (2800 millones de dólares), a la que expresó “gratitud y respeto”.

“Independientemente del poderoso respaldo que tenía Ma, en no más de cuatro meses, Alibaba se está convirtiendo casi en una empresa estatal”, dijo Li. “Ma Yun (nombre de Ma en mandarín) se ha visto entre la espada y la pared”.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, en una rueda de prensa el viernes, acusó al gobierno estadounidense de “abusar del aparato de seguridad del Estado para reprimir y restringir gratuitamente a las empresas chinas” y prometió tomar “las medidas necesarias”.

Li dijo que la aparición ante las cámaras era un intento del régimen por mantener las apariencias. “Todo esto es un espectáculo para el pueblo chino”, dijo.

Su, el analista de defensa de Taiwán, dijo que la reacción de Wang no fue diferente de cómo el régimen ha actuado ante situaciones similares en el pasado.

“Supongo que el Ministerio de Asuntos Exteriores chino probablemente no tiene mucho que decir en este momento, por lo que está repitiendo estos dogmas como un tocadiscos”.

“Occidente ya había abordado los desafíos a sus acusaciones”, dijo, y añadió que las amenazas de operaciones de espionaje chinas son “claras y están bien documentadas” tanto en Estados Unidos como en otros países occidentales.

“Es probablemente porque el Ministerio de Asuntos Exteriores chino carece de confianza para respaldar su posición que opta por apoyarse en protestas verbales rimbombantes”, dijo.

Luo Ya contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS