La Franja, la Ruta… el virus

Por Brian Cates
23 de Marzo de 2020
Actualizado: 23 de Marzo de 2020

Comentario

Mientras el mundo entero ha luchado para hacer frente a las consecuencias del virus del PCCh, todos los ojos se han fijado en Italia, donde el virus está cosechando su más terrible cuota. Las muertes en Italia por el virus han sobrepasado ahora el conteo oficial difundido por las autoridades comunistas de China.

A fecha del 22 de marzo, China ha reconocido un total de 3261 muertes por la enfermedad llamada COVID-19, mientras que el número de víctimas en Italia ha superado con creces el de 4825 y está aumentando rápidamente.

Otro de los países más afectados es Irán, que afirma tener 1685 muertos, aunque como en el caso de China, hay buenas razones para creer que el régimen iraní está ocultando las verdaderas cifras. España y Francia también se han visto profundamente afectadas, con 1756 y 562 muertes, respectivamente.

Si se considera que las cifras del Partido Comunista Chino (PCC) y de Irán son probablemente mucho más altas de lo que se ha informado, porque no se puede confiar en que esos regímenes informen con precisión, el verdadero impacto de este desastre en Italia es aún más evidente. Se puede confiar en las cifras de Italia, al igual que en las de España y Francia, y por lo tanto, la disparidad es evidente, y oscila entre 4825 y 1756 y 562.

Y así, la pregunta surge inmediatamente: ¿Por qué Italia, un país libre y democrático, tiene un número tan alto de muertos?

¿Por qué Italia?

Recientemente se ha especulado y comentado mucho sobre esta evolución, centrándose sobre todo en el envejecimiento de la población de Italia o en la calidad de la atención sanitaria disponible.

De hecho, la razón principal por la que Italia se encuentra ahora en el centro de lo peor de esta pandemia actual no se debe a una mayor población de ancianos o a una atención médica deficiente. Se puede resumir en una palabra: globalismo.

La clase política de la élite de Italia cometió dos errores claves.

El primer error fue permitir una enorme migración de chinos al país. Ahora se estima que hay 320,000 chinos viviendo en Italia, muchos de ellos en la parte norte del país donde el virus ha sido especialmente malo (el número real podría ser mucho mayor ya que hay un floreciente comercio ilegal de contrabando de personas).

El segundo error fue entrar en un acuerdo económico con el PCCh llamado la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI, también conocida como “La Franja y la Ruta”). El Partido utiliza esta política económica en países como Italia para posicionarse para el dominio mundial, y específicamente como competidor de los Estados Unidos.

Como explicó el Consejo de Relaciones Exteriores en un artículo publicado en enero, titulado “La masiva iniciativa de la Franja y la Ruta de China“:

“La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, a veces llamada la Nueva Ruta de la Seda, es uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos jamás concebidos. Iniciado en 2013 por el presidente Xi Jinping, el vasto conjunto de iniciativas de desarrollo e inversión se extenderá desde Asia oriental hasta Europa, ampliando considerablemente la influencia económica y política de China”.

Abrir la puerta a una pandemia

Tracy Beanz, del sitio web de noticias de investigación UncoverDC.com, publicó un sorprendente informe el 20 de marzo titulado “¿Por qué Italia?”, en el que se analizaba en profundidad por qué se convirtió tan rápidamente en el país más vulnerable del mundo al virus del PCCh y sus devastadores efectos.

En su informe, Beanz cita varios artículos de noticias de hace años donde esta migración masiva de décadas de China a Italia fue examinada de manera mayormente positiva, como este artículo, que apareció en septiembre de 2010 en The New York Times, titulado “China rehace la etiqueta de moda ‘Made in Italy’“.

Hace exactamente un año que se materializó el acuerdo económico BRI entre el PCCh y el gobierno italiano.

Ahora, parece que un título mucho más exacto para esta política sería “La Franja, la Ruta… el virus”.

El mayor resultado general de esta pandemia mundial lanzada desde el interior de China es que está haciendo que muchos de los líderes políticos del mundo reevalúen su relación, tanto económica como diplomática, con el PCCh.

El mundo despierta a la amenaza global del PCCh

La pandemia ha despertado a muchos al peligro directo y muy real de depender del régimen de Beijing (bajo el férreo control del PCCh) para productos y servicios vitales como suministros médicos, medicamentos que salvan vidas y productos electrónicos clave.

El globalismo fue vendido por nuestra clase de la élite política como un concepto maravillosamente positivo durante las últimas décadas, ya que se enmarcó como la inevitable ola del futuro. Sin embargo, también hay peligros y trampas muy reales que vienen con la subcontratación de la infraestructura médica y de seguridad nacional vital de su país a lo que bien puede ser una potencia extranjera hostil.

Antes del estallido de esta pandemia, el PCCh ciertamente se había comportado lo suficientemente mal en los últimos años como para llevar a cualquier líder político responsable a cuestionar seriamente cualquier política de subcontratación de infraestructura vital a China.

El senador Josh Hawley (R-Mo.) y el senador Tom Cotton (R-Ark.) y varios otros legisladores han estado trabajando incansablemente para señalar la amenaza muy real del espionaje desenfrenado y el robo de tecnología del PCCh, y también cómo la subcontratación de la tecnología 5G a Huawei fue un compromiso directo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Solo el año pasado, con su burdo manejo de las protestas de Hong Kong, seguido de la flagrante autocensura de la NBA, junto con la revelación de los masivos campos de concentración creados para los uigures, ya había muchas razones para que la administración del presidente Donald Trump empezara a buscar formas de desvincularse de la dependencia económica y de infraestructura de los Estados Unidos con respecto a China.

Incluso algunos de los principales demócratas que estuvieron al frente de la agenda globalista en los años de Bush y Obama han llegado a la sabiduría de mantenerse alejados del PCCh cuando se trata de la infraestructura vital de los Estados Unidos.

La verdad es evidente: el PCCh es una potencia extranjera hostil

Si el actual gobierno totalitario de China hubiera sido honesto con el resto del mundo desde noviembre de 2019 hasta enero, el virus podría haber sido contenido dentro de China.

En cambio, incluso a mediados de enero, el PCCh estaba mintiendo a la Organización Mundial de la Salud, que estaba pasando información falsa a Trump. Eso fue mientras las autoridades chinas trataban desesperadamente de suprimir la verdad, deteniendo y encarcelando a los médicos y a los denunciantes que estaban revelando la realidad de la situación.

El gobierno del PCCh ha seguido esta duplicidad con una exasperante campaña de desinformación sobre los orígenes del virus en China, a la que siguió la amenaza de retirar de los Estados Unidos los medicamentos fabricados por el PCCh durante la presente crisis.

Estas no son las acciones de un gobierno amigo. Ciertamente no son las acciones de un socio comercial de confianza.

El PCCh es una potencia extranjera hostil y ya es hora de que muchos gobiernos del mundo empiecen a tratarlo de esa manera.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala administración del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

Descubra

Residente encerrada informa nuevos casos de virus del PCCh desde Wuhan

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS