Pompeo critica hipocresía de Beijing tras rechazo a artículo de opinión del embajador de EE.UU.

Por Frank Fang
10 de Septiembre de 2020
Actualizado: 10 de Septiembre de 2020

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, en una declaración criticó la “hipocresía de Beijing” en respuesta a un medio de prensa chino que decidió negarse a publicar un artículo de opinión redactado por el embajador de Estados Unidos en China, Terry Branstad.

Pompeo dijo que el medio de prensa People’s Daily, portavoz oficial del Partido Comunista Chino (PCCh), citó una “larga lista de agravios” en una carta dirigida a la embajada de EE.UU. en China para explicar sus fundamentos para rechazar el artículo de opinión de Branstad.

“La respuesta de People’s Daily expone una vez más el temor del Partido Comunista Chino a la libertad de expresión y al debate intelectual serio, así como la hipocresía de Beijing cuando se queja de la falta de un trato justo y recíproco en otros países”, declaró Pompeo el 9 de septiembre a través de un comunicado.

El secretario de Estado señaló que, en contraste, el embajador de China en Estados Unidos, Cui Tiankai, este año ha dado entrevistas exclusivas y publicó cinco artículos de opinión en prominentes medios de comunicación estadounidenses, como el Washington Post, CNN y CBS.

El artículo de opinión propuesto por Branstad, titulado “Restablecimiento de la relación basada en la reciprocidad”, indica que el régimen chino aprovecha la sociedad abierta de Estados Unidos, mientras que impide a los funcionarios estadounidenses, incluido el propio Branstad, relacionarse libremente con el pueblo chino. Además hace poco Beijing impuso restricciones a los periodistas estadounidenses que trabajan en China.

Como ejemplo, el embajador escribió que las empresas chinas que cotizan en la bolsa de EE.UU. se niegan a someterse a las normas de auditoría de Estados Unidos que todas las demás empresas deben cumplir. Un pequeño número de estudiantes e investigadores chinos a su vez robaron propiedad intelectual estadounidense para beneficiar a Beijing, mientras estudiaban o trabajaban en universidades, empresas o institutos de investigación estadounidenses.

Branstad también se dirigió a un tema de discusión de la propaganda china —que Estados Unidos está tratando de “contener” el ascenso de China— diciendo que tal afirmación era “categóricamente falsa”.

Por ejemplo, “en nuestras universidades, seguimos acogiendo a la gran mayoría de los estudiantes chinos, pero nosotros hemos tomado medidas para negar las visas a los que adquieren ilegalmente propiedad intelectual y resultados de investigaciones estadounidenses”.

El gobierno de EE.UU. revocó más de 1000 visas de ciudadanos chinos por sus vínculos con el ejército chino, dijo el miércoles un portavoz del Departamento de Estado. Por su parte el Departamento de Justicia de EE.UU. también procesó recientemente a varios investigadores chinos que ocultaron sus vínculos con el ejército chino al obtener sus visas de no inmigración.

“La causa fundamental de las actuales tensiones en la relación es la estrategia de larga data de China de solo ‘acoplarse’ selectivamente a Estados Unidos y controlar sistemáticamente el acceso de los estadounidenses a la sociedad china”, dijo Branstad.

Branstad terminó su artículo de opinión pidiendo a Beijing que aborde las preocupaciones de Estados Unidos sobre “el desequilibrio en la relación”, y que permita a la gente de ambos países “construir relaciones a través de un compromiso sin restricciones y una discusión sin censura”.

En una carta dirigida al portavoz de la embajada de EE.UU. en China, el People’s Daily rechazó el artículo de opinión propuesto por Branstad, acusándolo de estar “lleno de lagunas y seriamente inconsistente con los hechos”. Publicar el artículo sería como hacer “propaganda” para Estados Unidos, añadió.

En una aparente sugerencia de represalias “ojo por ojo”, People’s Daily enumeró ejemplos de cómo los institutos mediáticos chinos estaban sujetos a la “supresión” de Estados Unidos, por el hecho de estar designados como “misiones extranjeras”.

A principios de este año, el Departamento de Estado nombró nueve medios de comunicación chinos, incluyendo CCTV, CGTN, y el People’s Daily, como misiones extranjeras, identificándolos como órganos de propaganda del PCCh. Estos medios están obligados a registrar a sus empleados y propiedades estadounidenses en el Departamento de Estado.

Sin embargo, la designación no impide que estos medios de prensa chinos sigan operando en Estados Unidos.

En su declaración, Pompeo pidió a Beijing que permita a los diplomáticos occidentales “hablar directamente con el pueblo chino”. Además, Beijing debería dejar de intimidar y acosar a los periodistas extranjeros y chinos que “se esfuerzan por defender la integridad del ‘quinto estado’ para servir al bien público”, dijo.

Cheng Lei, una ciudadana china naturalizada australiana, fue arrestada en China en agosto de este año. Ella trabaja como presentadora de noticias para CGTN, la emisora estatal de habla inglesa de China. Desde entonces fue puesta bajo “vigilancia residencial” en un lugar desconocido.

A principios de esta semana, los corresponsales chinos de la Australian Broadcasting Corporation y Australian Financial Review regresaron a Australia bajo protección consular, después que funcionarios chinos golpearan las puertas de sus residencias en China para someterlos a interrogatorios sobre Cheng.

Según Reporteros Sin Fronteras (RSF) el arresto de Cheng es injustificado, de acuerdo a un comunicado en respuesta a la detención. Cédric Alviani, jefe de la oficina de RSF para Asia Oriental, pidió a las democracias que “aumenten su presión sobre el régimen de Beijing para que libere a Cheng Lei y a otros 115 periodistas y defensores de la libertad de prensa encarcelados”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El Nerón de China: 20 años de una represión fallida

TE RECOMENDAMOS