El FBI, a la vanguardia en la lucha contra la guerra encubierta del PCCh contra EE.UU.

Por Eva Fu
24 de Agosto de 2023 7:53 PM Actualizado: 16 de Noviembre de 2023 3:49 PM

Cuarenta oficiales chinos, un sargento retirado de la policía de Nueva York, dos marineros de la Marina que se convirtieron en espías y dos vigilantes de una comisaría secreta china en Nueva York. Estos casos, y otros, alimentan una lista cada vez mayor de investigaciones del FBI, a medida que la agencia se concentra en la lucha contra las operaciones de espionaje chino, un ámbito que ha calificado de “máxima prioridad de contraespionaje”.

“Los objetivos de nuestros adversarios son los principales activos económicos de nuestra nación: nuestra información e ideas, nuestra innovación, nuestra investigación y desarrollo, nuestra tecnología”, declaró un portavoz del FBI a The Epoch Times.

“Ningún país representa una amenaza más amplia y grave para esos activos que China”.

Para poner la escala en perspectiva, el director del FBI, Christopher Wray, declaró en 2020 que la capacidad “profunda, amplia y persistente” del Partido Comunista Chino (PCCh) para influir en los sectores estadounidenses lleva a la agencia a abrir una investigación relacionada con China aproximadamente cada 10 horas.

Casey Fleming, director ejecutivo de BlackOps Partners Corporation, dijo que el PCCh hará “cualquier cosa para debilitar a nuestra sociedad”.

El objetivo de China, dijo, es “ganar una guerra sin luchar”.

La empresa del Sr. Fleming asesora a las empresas sobre ciberseguridad y estrategias de contraespionaje corporativo.

Casey Fleming, presidente y director ejecutivo de la consultora de inteligencia BlackOps Partners. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“El nivel de espionaje, influencia y subversión del Partido Comunista Chino está más allá de la comprensión de la mayoría de la gente”, declaró a The Epoch Times.

“Una línea divisoria”

La atención del FBI a las amenazas chinas ha marcado un cambio en décadas de política estadounidense, y es algo que sólo se ha intensificado en los últimos cinco años aproximadamente, observó el Sr. Fleming.

A finales de 2018, el Departamento de Justicia lanzó la Iniciativa China como parte de una nueva prioridad estratégica para contrarrestar las amenazas chinas a la seguridad nacional. Dirigida por la división de seguridad nacional del departamento, la iniciativa supuso un aumento espectacular de las acciones judiciales contra el robo de secretos comerciales autorizado por el Estado de Beijing, centrándose en los hackers chinos, los espías y quienes presuntamente robaron propiedad intelectual a sus empleadores estadounidenses en beneficio de China.

En febrero de 2018, el Sr. Wray, que entonces llevaba medio año en el cargo, declaró en una audiencia del comité del Senado sobre el espionaje chino que Beijing representa una amenaza para “toda la sociedad”.

El director de la Oficina Federal de Investigación, Christopher Wray. (Chip Somodevilla/Getty Images)

“Cuando abrimos investigaciones sobre espionaje económico, una y otra vez, siguen conduciendo a China”, dijo a los legisladores.

Varios meses después, el Sr. Wray clasificó el régimen como “la amenaza más amplia, más desafiante y más significativa a la que nos enfrentamos como país”.

El Sr. Fleming dijo que fue por aquel entonces cuando el FBI pareció trazar “una línea divisoria” con China.

“En el pasado, nuestro gobierno miraba hacia otro lado y decía: ‘bueno, eso es algo puntual'”, dijo el Sr. Fleming. Ahora, sin embargo, los casos contra agentes chinos que operan en suelo estadounidense son mucho más frecuentes, dijo.

Un policía militar chino monta guardia frente a la embajada de EE. UU en Beijing el 3 de abril de 2001. (Stephen Shaver/AFP vía Getty Images)

Infiltración militar

El suboficial de la Marina Wei Jinchao sabía en qué se metía cuando un oficial de inteligencia chino presuntamente se le acercó tres meses antes de que se nacionalizara ciudadano estadounidense.

Ese mismo mes, en febrero de 2022, el Sr. Wei dijo a otro marinero de la Marina estadounidense que le habían “pedido que espiara para la RPC [República Popular China]”, según documentos judiciales.

Desde entonces hasta su detención a principios de agosto, el Sr. Wei, de 22 años, pasó al régimen chino más de 50 manuales técnicos, junto con fotos y videos con detalles relacionados con buques y armas militares de la Marina estadounidense, según la imputación. Algunos de los documentos revelan los sistemas operativos y las estructuras de energía de los buques de asalto anfibio de la Marina, las reparaciones y los puntos débiles de los buques.

Al menos 10 de los manuales que entregó nunca habían sido vistos por el encargado chino, según muestran los documentos judiciales. El encargado chino efectuó al menos nueve pagos al Sr. Wei e incluso felicitó al marinero por la obtención de la ciudadanía estadounidense el pasado mes de mayo.

El portaaviones USS Enterprise (CVN 65) navega por el Océano Atlántico el 22 de marzo de 2012. (Foto de la Marina de los EE. UU. por el marinero especialista en comunicación de masas Harry Andrew D. Gordon/Released)

Otro marino de la Marina de California, Zhao Wenheng, en un caso distinto, se embolsó presuntamente casi 15,000 dólares por vender datos militares estadounidenses durante un periodo de tiempo aún más largo.

El ex oficial superior de inteligencia naval estadounidense John Jordan afirmó que el Partido Comunista Chino (PCCh) “quiere vaciar a Estados Unidos” desde dentro.

La existencia misma de sociedades libres es una amenaza para el dominio del PCCh, afirmó. Por tanto, enfrentarse a su influencia “va en contra de la propia supervivencia del sistema político estadounidense”.

El Sr. Fleming dijo que es “totalmente erróneo” que ciudadanos extranjeros como el Sr. Wei estén en el ejército estadounidense.

“Nunca, nunca se le debería haber permitido estar en el ejército estadounidense, nunca”, dijo.

“Y especialmente a cualquier nivel en el que pudiera reunir información de inteligencia y devolvérsela al Partido Comunista Chino. Ése es otro ejemplo de cómo nuestro gobierno y nuestro ejército deben despertar ante el hecho de lo grave que es este espionaje y la guerra sin restricciones del PCCh”.

El Pentágono no respondió a las preguntas de The Epoch Times sobre su política de reclutamiento de extranjeros para puestos militares sensibles.

Operadores realizan operaciones de puente en el buque de asalto anfibio de clase Wasp USS Bataan (LHD 5) en el Océano Atlántico el 30 de agosto de 2022. (Foto de la Marina de los EE.UU. por el Especialista en Comunicación de Masas de 3ª Clase Bradley Rickard)

“Detrás de todo”

El caso del marinero de la Marina fue uno de los últimos supervisados por la división de contrainteligencia del FBI, la principal rama de la agencia encargada de hacer frente al espionaje de potencias hostiles como Beijing.

En los últimos cuatro meses, el FBI también ha presentado casos contra dos hombres que presuntamente intentaron sobornar a un supuesto funcionario del IRS para que ayudara al régimen a “derrocar” a Falun Gong, otros dos sospechosos de dirigir unas instalaciones policiales chinas ilegales en Manhattan, un hombre de Boston a quien las autoridades acusaron de espiar secretamente a activistas prodemocráticos para Beijing, y 40 policías chinos implicados en el acoso a residentes estadounidenses.

En junio, un tribunal de Brooklyn condenó a tres hombres, entre ellos un sargento retirado de la policía de Nueva York, por acosar a una familia de Nueva Jersey y presionarla para que regresara a China. Fue el primer caso de este tipo que llega a juicio y que revela el programa de repatriación coaccionada del régimen, conocido como Operación Fox Hunt.

Tres acusados condenados en el caso relacionado con la Operación Fox Hunt: (De Izq. a Der.) Zhu Yong, Zheng Congying y el exagente del Departamento de Policía de Nueva York Michael McMahon. (Cai Rong, Getty Images/The Epoch Times)

Pasan muchas cosas detrás antes de que un caso pueda avanzar, dijo Marc Ruskin, veterano del FBI con 20 años de experiencia, que ha trabajado en varios casos de contraespionaje.

Para iniciar una investigación preliminar, el FBI necesita proporcionar una causa probable suficiente para asignar un agente al caso.

Contratar a un agente encubierto suele ser la mejor técnica, pero también la más laboriosa y costosa, dijo el Sr. Ruskin a The Epoch Times.

“Necesitas todo un equipo de personas, básicamente, y luego tienes que conseguir distintos niveles de autorización según la naturaleza del caso”, dijo.

Marc Ruskin, agente especial retirado del FBI y autor de “The Pretender”, en Nueva York el 4 de octubre de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Antes de añadir más personal, debe aprobarse una propuesta en la que se detallen distintos escenarios de investigación y de infiltración, así como un desglose presupuestario. La autorización suele renovarse cada seis meses hasta la finalización de la operación, hasta que los fiscales consideren que tienen pruebas suficientes para efectuar una detención, dijo el Sr. Ruskin.

Un ejemplo clásico, dijo, es el reciente caso de soborno del IRS en el que estaba implicado un agente encubierto del FBI que se hizo pasar por funcionario del IRS.

Documentos judiciales revelan que un informante trabajó con el agente encubierto que se hizo pasar por funcionario del IRS para conectar y grabar conversaciones con dos sospechosos, que pagaron al agente para que abriera una investigación contra una entidad gestionada por practicantes de Falun Gong, grupo religioso brutalmente perseguido en China desde 1999.

Los agentes encubiertos “intentan celebrar el mayor número posible de reuniones” con los sospechosos, dijo el Sr. Ruskin.

Al agente que se hizo pasar por funcionario del IRS le dieron un anticipo de 1000 dólares en la reunión inicial, y luego otros 4000 dólares en una segunda reunión.

“De esta forma, tiene dos reuniones en lugar de una. Y puedes obtener el doble de conversaciones y dejar muy claro que ya no hay duda de cuál es el propósito del soborno”, dijo el Sr. Ruskin.

“Eso, en combinación con la llamada telefónica interceptada entre los dos acusados, y luego aportando también las pruebas sobre el funcionario público de la RPC, constituye un caso hermético utilizando el encubrimiento”, dijo.

El Sr. Ruskin dijo que el caso será “muy embarazoso” para el régimen chino.

“No hay duda de la naturaleza del ataque contra Falun Gong”, afirmó. Los agentes chinos intentan interferir en el ejercicio de los derechos constitucionales y la libertad religiosa en suelo estadounidense y, al mismo tiempo, intentan “corromper a funcionarios públicos estadounidenses, lo cual es muy vergonzoso”.

El líder chino Xi Jinping pasa junto a practicantes de Falun Gong que protestan contra la persecución del Partido Comunista Chino a los practicantes de Falun Gong, en Nueva York, el 27 de septiembre de 2015. (Larry Dye/The Epoch Times)

El Sr. Ruskin dijo que los agentes encubiertos son “los mejores testigos”.

“Es el trabajo más valioso que puede hacer el FBI, porque los testigos son agentes del FBI”, dijo. “No es como si tomaras a alguien de la calle y lo convirtieras en testigo, o utilizaras a un informador”.

La fiabilidad de un agente entrenado ante un tribunal es “incuestionable”, dijo, y “no da ningún margen de maniobra al PRC para intentar dar una explicación alternativa de lo ocurrido”.

“Este caso va a ser un éxito rotundo para quien lo enjuicie”.

El libro de jugadas de Beijing

Las tácticas de la campaña china no se limitan a una sola faceta, ni tampoco sus objetivos.

Ya se trate de legisladores, empresas, instituciones académicas o el público en general, ninguno es inmune al alcance del régimen. El Partido amenaza y acosa habitualmente a los críticos radicados en Estados Unidos, ejerce presión sobre los políticos estadounidenses en un intento de moldear las políticas a su gusto, y obtiene agresivamente secretos comerciales e inteligencia estadounidense mediante pagos generosos o hackeo informático.

El robo comercial sistemático y patrocinado por el Estado chino cuesta a Estados Unidos entre 225,000 y 600,000 millones de dólares anuales, según estimaciones de la Comisión sobre el Robo de la Propiedad Intelectual Estadounidense (pdf).

China posee también uno de los mayores ejércitos de hackers del mundo. El programa de piratería informática de China, según las estimaciones del Sr. Wray, es “mayor que el de todas las demás naciones juntas”, y supera en número a los especialistas cibernéticos estadounidenses en al menos 50 a 1.

La Iniciativa China del DOJ dio lugar a una oleada de investigadores acusados penalmente por ocultar sus vínculos con programas de reclutamiento chinos patrocinados por el Estado, conocidos como “planes de talento”, siendo el más destacado de ellos el excatedrático de Química de la Universidad de Harvard, Charles Lieber.

Charles Lieber (C) participa en una foto de grupo delante del Joint WUT-Harvard Joint Nano Key Laboratory, en Wuhan, China, en 2012. (Departamento de Justicia)

El Sr. Lieber fue condenado en abril a dos días de cárcel y dos años de libertad supervisada por seis delitos graves relacionados con las decenas de miles de dólares que recibió de China mientras trabajaba en investigaciones estadounidenses sensibles.

También había abierto y codirigido un laboratorio conjunto de nanotecnología en la Universidad Tecnológica de Wuhan bajo el nombre de Harvard.

La ofensiva del FBI contra el fraude de visados —militares chinos disfrazados de estudiantes en Estados Unidos— unida al cierre del consulado chino en Houston por actividades de espionaje, hizo que más de 1000 investigadores chinos vinculados al ejército abandonaran el país, según declaró en diciembre de 2020 el entonces fiscal general adjunto para la Seguridad Nacional, John Charles Demers.

Consulado chino de Houston el 22 de julio de 2020. (Mark Felix/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, la Iniciativa China suscitó duras críticas por fomentar la discriminación antiasiática, una de las razones que alegó el Departamento de Justicia para suprimirla en febrero de 2022. Matthew Olsen, el nuevo fiscal general adjunto para la seguridad nacional, dijo que el panorama de amenazas del PCCh exigía un enfoque más amplio.

El Sr. Fleming dijo que el cierre del programa jugaba a favor del régimen chino y que la narrativa del odio asiático habría sido alimentada por el régimen.

Al exagerar su supuesto daño a través de las redes sociales y los principales medios de comunicación —con la ayuda de sus subordinados o de los engañados por su propaganda— Beijing logra el objetivo de desviar la culpa y desviar el foco de sus nefastas actividades.

“Estamos despertando lentamente a lo que realmente es esta amenaza”, dijo el Sr. Fleming. “Es una guerra con la que nunca habíamos estado familiarizados en el pasado y en la que tenemos que convertirnos en expertos de la noche a la mañana”.

El portavoz del FBI dijo que China tiene como objetivo las empresas, las instituciones académicas, los investigadores, los legisladores y el público en general de Estados Unidos.

“El gobierno y el sector privado deben comprometerse a trabajar juntos para comprender mejor y contrarrestar la amenaza”, declaró el portavoz.

El FBI ha publicado anuncios específicos en los que pide a los miembros de la comunidad chino-estadounidense que denuncien si han sido víctimas del régimen.

“La violencia estaría bien”

Recientemente, unos investigadores descubrieron más de 100 puestos policiales chinos ilegales en 53 países, incluidos al menos cuatro en Estados Unidos.

La revelación de una de estas comisarías en Nueva York condujo a la detención de dos presuntos agentes chinos, uno de los cuales, según los fiscales, pagó a chinos étnicos en autobuses para dar la bienvenida al líder chino Xi Jinping en 2015 y contrarrestar las manifestaciones de Falun Gong. El hombre también participó en los esfuerzos para obligar a un supuesto fugitivo chino a regresar a China, según alegan los archivos del DOJ.

“El gobierno chino trata de manipular las políticas y la economía de Estados Unidos, al mismo tiempo que intenta integrar su agenda a través de las comunidades locales para servir a su propia agenda e invocar a sus autoridades dentro de nuestras fronteras”, declaró el FBI en un comunicado.

Durante la visita del líder chino Xi Jinping a Estados Unidos en 2015, partidarios del Partido Comunista Chino acosaron a quienes protestaban contra él por sus acciones de confiscación de tierras bloqueando sus mensajes con banderas chinas, en Nueva York, el 26 de septiembre de 2015. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El oficial del ejército estadounidense Xiong Yan probó de primera mano la campaña de represión del régimen mientras se postulaba como candidato a un escaño en el Congreso de Long Island, Nueva York, en las elecciones legislativas de 2022. Xiong, líder estudiantil en las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989, había servido para entonces en el ejército estadounidense durante 27 años y se había nacionalizado ciudadano estadounidense.

“Golpéenlo. Golpéenlo hasta que no pueda postularse a las elecciones”, instruyó un presunto agente chino a un investigador privado en un complot para frustrar la campaña electoral del Sr. Xiong.

El complot comenzó en septiembre de 2021, poco después de que el Sr. Xiong anunciara su candidatura, dijeron los fiscales federales. “En este momento no queremos que salga elegido”, dijo el supuesto agente Lin Qiming en el documento judicial. “Cualquier precio está bien. Siempre que puedas hacerlo”.

El Sr. Lin exigió al investigador privado que implicara al Sr. Xiong en prostitución, evasión fiscal y pornografía infantil. Sugirió contratar a una mujer atractiva como voluntaria de la campaña del Sr. Xiong para “tener una relación con él”.

Cuando el investigador dijo que costaría 40,000 dólares llevar a cabo el plan, el Sr. Lin respondió: “No hay problema. El dinero no es un problema”.

“Si no encuentras nada después de seguirlo durante unas semanas, ¿podemos fabricar algo?”, preguntó el Sr. Lin en una llamada grabada.

“Piénsalo. Accidente de coche, [él] estará completamente arruinado [risas], ¿verdad? No sé, eh, de todas las maneras desde todos los ángulos. O, el día de las elecciones, no podrá llegar por sí mismo, ¿verdad?”.

Yan Xiong (2do desde la derecha), uno de los 21 manifestantes de la plaza de Tiananmen “más buscados” de 1989, habla con los líderes locales a favor de la democracia antes de participar en una manifestación en las calles de Hong Kong, el 31 de mayo de 2009. (Samantha Sin/AFP vía Getty Images)

El Sr. Xiong no fue consciente de la conspiración que se estaba desarrollando a su alrededor durante meses y se sorprendió al verse en los titulares el pasado mes de marzo, cuando voló de regreso a Estados Unidos tras un viaje al extranjero.

Enfadado como estaba, pensó que los esfuerzos eran ridículos.

“No he hecho nada malo que me deshonre y, por tanto, no tengo motivos para temer”, declaró a The Epoch Times.

Pero las revelaciones le permitieron atar cabos en cosas que no tenían sentido. En noviembre de 2021, por ejemplo, recordaba haber salido temprano del estacionamiento de su casa unifamiliar en Long Island para encontrarse con un amigo. Eran alrededor de las 3 de la madrugada, pero justo cuando se dirigía a la salida, se dio cuenta de que entraba un coche. La conductora parecía ser una mujer de unos 40 años que mantenía la cabeza agachada.

“Me habían estado siguiendo todo este tiempo”, recordó que pensó.

Días después de que el DOJ presentara cargos contra los presuntos conspiradores, el Sr. Xiong celebró una gran recaudación de fondos para su campaña. Sólo acudió un tercio de los más de 500 invitados previstos. Uno de los invitados que no asistió llamó más tarde a la campaña del Sr. Xiong y explicó que el consulado chino le había advertido, a él y a otros, que no hicieran donativos a su campaña, no asistieran a sus actos ni votaran por él, pues de lo contrario corrían el riesgo de no poder hacer negocios en China.

“Tenían miedo”, dijo el Sr. Xiong. “No de mí, no es que no les gustara. Lo que temían era que el PCCh pudiera perseguirlos”.

“Clima de miedo”

Retener a familiares como rehenes es una táctica típica empleada por el régimen chino para ejercer control sobre la diáspora china radicada en Estados Unidos y silenciar las voces desfavorables, como ha experimentado la activista uigur estadounidense Rushan Abbas.

La Sra. Abbas ha considerado a su hermana residente en Urumqi, médica china jubilada, como una figura materna desde que fallecieron sus padres. Pero dejó de comunicarse con ella en 2017, año en que fundó la Campaña por los Uigures, organización sin ánimo de lucro, con la esperanza de proteger a sus parientes más cercanos de las represalias de las autoridades chinas.

No sirvió de nada. En septiembre de 2018, seis días después de que la Sra. Abbas hablara sobre los malos tratos a los uigures en el Instituto Hudson, su hermana desapareció, al igual que muchos de los familiares políticos de la Sra. Abbas en China.

Hasta dos años después, la Sra. Abbas se enteró de la condena a 20 años de prisión de su hermana. Mientras hacía campaña por la libertad de su hermana desde Estados Unidos, los medios de comunicación estatales chinos la atacaron, afirmando que había robado imágenes de uigures como utilería para fabricar mentiras.

La fundadora y directora ejecutiva de la Campaña por los Uigures, Rushan Abbas, sostiene una foto de su hermana, Gulshan Abbas, encarcelada en China, en una protesta por la libertad de los uigures, en Nueva York, el 22 de marzo de 2021. (TIMOTHY A. CLARY/AFP vía Getty Images)

En todo caso, dijo la Sra. Abbas, el régimen ha subestimado la fuerza de su voluntad.

“El PCCh pensó que podría silenciarme. Pero han fracasado, y eso sólo me hace más fuerte, porque lucho con más ahínco”, declaró a The Epoch Times, cuando el encarcelamiento de su hermana se acerca a su quinto año.

Pocos días después del primer testimonio de la Sra. Abbas ante el Congreso sobre la difícil situación de su hermana en 2019, el sitio web de su organización se colapsó, incidente que ella vinculó a los ciberataques patrocinados por el Estado chino.

El Partido intenta crear “un clima de miedo, autocensura y vacilación en los grupos disidentes”, dijo la Sra. Abbas.

Agradece la creciente atención de Estados Unidos contra los agentes del PCCh, pero dijo que se necesita más para ayudar a proteger a los disidentes como ella cuando se enfrentan a “este poder gigantesco”.

“Si nadie puede hacer nada por las personas que se enfrentan al genocidio dentro de las fronteras de China, ni por los practicantes de Falun Gong que son perseguidos dentro de las fronteras de China, ni por los tibetanos, ni por los hongkoneses, al menos los gobiernos [occidentales] pueden proteger a las personas que están fuera de China y que siguen enfrentándose a la represión transnacional del PCCh”, declaró la Sra. Abbas.

Un grupo de personas sostiene pancartas durante una protesta contra los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 por la crisis de derechos humanos del régimen chino en Xinjiang, en Sausalito, California, el 3 de febrero de 2022. (Justin Sullivan/Getty Images)

“Imponer costos reales”

Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información sobre Falun Dafa, que reside en Nueva York, afirmó que el aumento de los procesamientos por parte del Departamento de Justicia probablemente esté haciendo reflexionar a los partidarios del régimen.

“Cualquier detención por parte del FBI actúa como elemento disuasorio”, declaró a The Epoch Times.

Todos los que persiguen a Falun Gong y a otros disidentes en el extranjero “lo hacen porque van a cobrar más dinero si consiguen algunas ‘victorias’, y van a conseguir ascensos si consiguen ‘victorias'”, dijo el Sr. Browde.

Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información sobre Falun Dafa. (Benjamin Chasteen/The Epoch Times)

Ver a otros ser detenidos por el FBI debería hacer pensar al resto: “¿Merece la pena acabar en una cárcel estadounidense por ese dinero y ese ascenso profesional?”.

El Sr. Jordan dijo que Estados Unidos debería empezar a poner “sanciones sobre la mesa” e “imponer costos reales al Partido Comunista Chino”.

“Esto no va a parar hasta que a Beijing le resulte más caro continuar con esto que pararlo”, dijo. “Porque harán un análisis de costos y beneficios: así de sencillo”.

El Sr. Xiong observó que los esfuerzos estadounidenses han hecho retroceder significativamente la “arrogancia” de los agentes pro-Beijing.

Antes, los actos y manifestaciones de la comunidad china en protesta por los abusos del régimen atraían a montones de alborotadores que “colgaban banderas rojas por todas partes”. Ahora, dijo, “ya no se atreven a ser tan descarados”.

Un grupo de personas pasea por Chinatown, en Washington, el 16 de noviembre de 2015. (Mark Wilson/Getty Images)

El Sr. Fleming dijo que quiere que el gobierno estadounidense dedique al menos 10 veces más recursos a contrarrestar al PCCh.

“El nivel de espionaje, influencia y subversión del Partido Comunista Chino está más allá de la comprensión de la mayoría de la gente”, afirmó.

“Es comunismo contra libertad. Eso es lo que está en juego”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.