El PCCh busca “impulso total” para obtener nuevas armas tras prueba informada de misil hipersónico

Por Andrew Thornebrooke
29 de Octubre de 2021 11:49 PM Actualizado: 29 de Octubre de 2021 11:49 PM

Análisis de noticia

El ejército de China “abrirá nuevos caminos” en el desarrollo de nuevas armas y otros equipos, dijo el líder chino Xi Jinping en una conferencia reciente, según los medios estatales chinos.

El “desarrollo a gran escala” en equipos militares y armas ha mejorado críticamente las capacidades estratégicas de China, dijo Xi, en un guiño a la estrategia de la nación de priorizar tecnologías críticas y emergentes como la inteligencia artificial.

A lo largo de los años, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha incrementado sus esfuerzos para superar a los Estados Unidos, buscando de manera efectiva eludir las estrategias tradicionales de desarrollo saltando hacia tecnologías más nuevas que las harían irrelevantes.

Un ejemplo notable de esta estrategia en la práctica es la prueba reportada de un arma hipersónica china en julio, que podría permitir efectivamente al ejército chino concentrarse en desarrollar tecnologías de armas de próxima generación sin tener que invertir en el avance de sus sistemas de misiles más antiguos y tradicionales.

El vicepresidente de la Comisión Militar Central de China, Zhang Youxia, pidió un “impulso total” para acelerar la modernización militar y aumentar la autosuficiencia en la producción, según el mismo informe del 26 de octubre.

“Los líderes del PCCh han afirmado que buscan ser autosuficientes en la tecnología y que es hora de acelerar la modernización de todos los aspectos de sus capacidades militares para exhibir lo que consideran un ejército de clase mundial”, dijo Sam Kessler, asesor geopolítico de North Star Support Group, una empresa multinacional de gestión de riesgos.

“Las tendencias indican que esa es la dirección en la que se dirige el PCCh, y su economía y sistema se están reestructurando para satisfacer esas necesidades”.

La modernización de China requiere tecnología extranjera (por ahora)

China atraviesa actualmente un intenso período de modernización militar. Está expandiendo y modernizando rápidamente su arsenal nuclear, invirtiendo en armas antisatélite y probando hipersónicos con capacidad nuclear de una variedad que está años por delante del desarrollo de Estados Unidos.

Los comentarios de Xi reflejaron la actual falta de China de una base de suministro y fabricación nacional necesaria para sostener estos muchos esfuerzos, dijo Kessler.

“En su circunstancia, será fundamental para el PCCh unificar y consolidar las capacidades de fabricación en cuanto a sus procesos de producción de armas”, dijo.

“Desarrollar una base de fabricación nacional y una cadena de suministro para tecnología como los semiconductores es un proceso complicado de perfeccionar”.

Se requieren semiconductores avanzados para la fabricación de los sistemas de armas más avanzados de China, lo cual hace que su producción sea un problema de seguridad nacional.

Pero la industria de semiconductores de China no está tan desarrollada como la de Estados Unidos y sus aliados, dijo Kessler. Por esta razón, el régimen chino ha intentado obtener dichas tecnologías de empresas occidentales, a menudo utilizando medios cuasi legales para ocultar la relación entre sus fuerzas armadas y las empresas privadas chinas que las importan.

Si bien las leyes de exportación de Estados Unidos tienen el propósito de bloquear semiconductores avanzados y otras tecnologías sensibles de ser vendidos a los actores extranjeros que amenazan la seguridad nacional, incluyendo los militares chinos, expertos y legisladores dicen que se ha quedado corto de lograr su propósito. Esto se debe a que gran parte de esta tecnología se vende a empresas chinas civiles sin pretensiones que no están cubiertas por las leyes, dicen, y luego se redirige a las fuerzas armadas del PCCh.

Incluso las empresas chinas sancionadas por Washington han podido acceder a alguna tecnología estadounidense, argumentaron los legisladores republicanos, señalando unas licencias de exportación por valor de USD 103,000 millones concedidas de noviembre a abril a proveedores de dos empresas chinas incluidas en la lista negra: Huawei y Semiconductor Manufacturing International Corp.

En un intento por evitar que la tecnología estadounidense sensible caiga en manos de Beijing, el Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad de EE. UU. lanzó recientemente una campaña para advertir a las empresas sobre los esfuerzos integrales del PCCh para adquirir tecnologías estadounidenses que podrían mejorar las capacidades militares chinas.

Reconociendo el creciente retroceso global contra las ambiciones tecnológicas de Beijing, el PCCh está “muy interesado” en desarrollar capacidades de fabricación locales, según Kessler.

“De hecho, han hecho un pensamiento estratégico a largo plazo para abordar ese problema, como asegurar el acceso a los minerales y minas que se utilizan para desarrollar tales armas y tecnología en su propio territorio”, dijo.

El desarrollo de armas de China tiene la atención de EE. UU.

Tal aumento en la producción nacional de tecnologías críticas y emergentes podría significar más avances rápidos en los sistemas de armas que desafían las propias capacidades de los Estados Unidos.

La prueba reportada de un vehículo de deslizamiento hipersónico con capacidad nuclear a fines de julio, que supuestamente tomó por sorpresa a la comunidad de inteligencia de EE. UU., es un ejemplo de esto.

Los republicanos de la Cámara de Representantes dijeron que la prueba probablemente fue ayudada por tecnologías estadounidenses obtenidas por el ejército chino.

El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, se refirió a la prueba como un “evento muy significativo” y la comparó con uno de los momentos más tensos de la Guerra Fría.

“No sé si es un gran momento del Sputnik”, dijo Milley, “pero creo que está muy cerca de eso. Tiene toda nuestra atención”.

El lanzamiento por parte de la Unión Soviética del Sputnik, el primer satélite artificial en orbitar la Tierra, provocó ansiedad y temor masivos de que Estados Unidos se estuviera quedando atrás de su enemigo de la Guerra Fría en el avance tecnológico.

Los esfuerzos del PCCh para adquirir el conocimiento y las tecnologías necesarias para expandir su ventaja estratégica, y ahora sus esfuerzos para producir esas tecnologías a nivel nacional, podrían conducir a una nueva carrera armamentista, según Kessler. Por mucho que el Sputnik condujera a la “carrera espacial” que vio la creación de la NASA, los esfuerzos de China para superar la hegemonía militar de Estados Unidos podrían desencadenar profundos avances en el desarrollo mundial de armas.

“Ese es un gran tema que fue planteado por líderes y pensadores en la comunidad de inteligencia de Estados Unidos alrededor del período 2008-2009”, dijo Kessler. “Ellos evaluaron que una mayor competencia empresarial, financiera y tecnológica mundial conduciría a una nueva carrera armamentista y a un nuevo período de competencia entre grandes potencias”.

“Hemos visto que eso ha evolucionado durante la última década y continúa teniendo un mayor impacto en el panorama estratégico y diplomático global”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.