Informe del Dpto. de Estado denuncia “crímenes contra la humanidad” y represión por pandemia en China

Por Eva Fu
31 de Marzo de 2021
Actualizado: 31 de Marzo de 2021

El Departamento de Estado destacó el empeoramiento del historial de derechos humanos en China, acusando al régimen de cometer “genocidio” y “crímenes contra la humanidad” en un informe recién publicado.

El informe anual, que cubre la situación de los derechos humanos en el año 2020 en aproximadamente 200 países, utilizó un lenguaje más asertivo sobre la represión de Beijing en la región de Xinjiang. El documento dice que esos crímenes “ocurrieron durante el año contra los uigures predominantemente musulmanes y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang” y “eran continuos”.

“Las líneas de tendencia sobre los derechos humanos continúan moviéndose en la dirección equivocada”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken en un discurso en el que presentó el informe el 30 de marzo, y señaló el abuso de Xinjiang entre una lista de otras violaciones de derechos en todo el mundo.

“Utilizaremos todas las herramientas de nuestra diplomacia para defender los derechos humanos y responsabilizar a los perpetradores de abusos”, dijo Blinken.

La conjunto de herramientas, dijo, incluye trabajar con el Congreso para sancionar a los infractores, imponer sanciones económicas y restricciones de visa; incentivar a los países a “dar pasos positivos hacia el respeto de los derechos humanos” con beneficios comerciales y ayuda al desarrollo; trabajar con aliados; y defender a los defensores de los derechos humanos. Blinken mencionó la reciente sanción conjunta con Canadá, el Reino Unido, y la Unión Europea por las atrocidades de Xinjiang como un caso del “poder de los países que alzan la voz juntos”.

El secretario defendió la decisión de la administración Biden de volver a unirse al “defectuoso” Consejo de Derechos Humanos de la ONU, argumentando que ellos “pueden hacer mucho más para moverlos en la dirección correcta cuando tenemos un asiento en la mesa en lugar de permanecer fuera de la sala” y que “en nuestra ausencia, hemos visto cómo los gobiernos autocráticos utilizan estas instituciones para socavar los derechos humanos”.

Blinken, marcando una desviación de su predecesor Mike Pompeo, no llegó a condenar al partido comunista de China, sino que hizo generalizó sus comentarios.

“[Así] sea China, Rusia o cualquier otra persona, no nos oponemos a ninguno de esos países. No estamos tratando de, por ejemplo, contener a China o mantenerla baja”, dijo en respuesta al retroceso de los funcionarios chinos durante la reunión de Alaska.

“Lo que hacemos es defender los principios básicos, los derechos básicos, y un orden internacional basado en reglas que nos ha servido a nosotros y a los países de todo el mundo muy, muy bien”, continuó. “Y cuando cualquier país de cualquier manera busque socavar esos derechos o socavar ese orden, sí, nos mantendremos firmes y hablaremos enérgicamente al respecto”.

Represión impulsada por la pandemia

Blinken añadió que los gobiernos autocráticos han utilizado la pandemia del COVID-19 “como pretexto para atacar a sus críticos y reprimir más derechos humanos”.

En medio de la crisis del virus, Beijing ha “desaparecido” a periodistas ciudadanos que fueron a Wuhan y publicaron por redes sociales chinas lo que vieron. Zhang Zhan, una de los cuatro más prominentes entre ellos y exabogada, fue sentenciada a cuatro años de prisión por “provocar peleas y provocar problemas”, una acusación común que el régimen utiliza contra los disidentes.

Beijing, ayudado por la automatización de su maquinaria de censura, duplicó su control de la discusión pública sobre el virus, suprimiendo las referencias a la respuesta del gobierno a la pandemia y castigando a los académicos que se desviaron de las narrativas oficiales en nombre del mantenimiento de la estabilidad social.

El informe del Departamento de Estado señaló el arresto de Chen Zhaozhi, un profesor retirado de Beijing, luego de sus comentarios online de que el virus debería llamarse “virus del Partido Comunista Chino”. Un maestro de escuela primaria chino perdió su licencia de maestro en marzo y pasó 10 días detenido por cuestionar las cifras de virus de las autoridades.

La restricción de la libertad de prensa también aumentó “significativamente”, y algunos periodistas describieron “una atmósfera de paranoia debilitante”, según el informe.

Las autoridades han puesto en cuarentena a los periodistas para silenciarlos bajo el disfraz del control del virus y obligaron a salir a los periodistas extranjeros al negarles la renovación de sus visas o revocar sus credenciales de prensa. En diciembre, la policía arrestó a una reportera de Bloomberg en su apartamento, acusándola de “poner en peligro la seguridad nacional”. El Club de Corresponsales Extranjeros de China, en un informe anual sobre la libertad de los medios, descubrió que el 82 por ciento de los corresponsales informaron “interferencia, acoso o violencia”, y el 70 por ciento experimentó la cancelación de entrevistas debido a la intervención de las autoridades.

Supresión cultural y religiosa

El informe también documentó un mayor control ideológico sobre los grupos religiosos y étnicos, por ejemplo, al reemplazar la enseñanza del idioma mongol por chino mandarín en las escuelas de Mongolia Interior.

Además de la detención masiva y la tortura en Xinjiang, el régimen de Beijing ha sometido a los practicantes de la disciplina de meditación, Falun Gong, a una persecución brutal desde 1999.

The Epoch Times informó que la policía fue a las casas de los practicantes de Falun Gong para recolectar por la fuerza sus muestras de sangre en septiembre pasado, lo cual los expertos advirtieron que podría ser una señal de sustracción forzada de órganos. Algunos sobrevivientes de los campos de concentración de Xinjiang también informaron que se sometieron a pruebas similares.

Zhou Xiuzhen, una practicante de Falun Gong de la provincia de Hebei, al norte de China, murió en abril a causa de las heridas sufridas por su encarcelamiento y el acoso policial. Su esposo Bian Lichao está encarcelado desde 2012 por su fe.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS